Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/01/31 00:00

Quemar el año viejo

Mantener el año viejo fuera del alcance de los niños y de todos los ciudadanos de bien las 24 horas del día.

Quemar el año viejo

Despues del guayabo de Nochebuena muchos colombianos ya deben estar pensando en la fascinante pero arriesgada liturgia de armar el año viejo. Ese personaje de nuestra geografía nacional que por esta época aparece en los bordes del camino a medida que uno se aventura en las profundidades del país. El año viejo, sin embargo, no es un simple muñeco inerme y sin vida al que se le taca la barriga de pólvora para luego prenderle fuego y quemar con él todas nuestras penas pasadas. El año viejo hace parte de nuestra personalidad histórica y su versión final es una extensión caricaturizada de nosotros mismos, de nuestras angustias, deseos y frustraciones. Por eso, y para despedir este desastroso año, a continuación va una lista de materiales para que cada uno arme su año viejo como quiera.

— Dos costales de paja, de la más pura y seca. Aunque se encuentra en todos los rincones del país, la que mejor chamusca se consigue en la caseta elíptica de la Plaza de Bolívar. Preguntar en horas del día por el senador Miguel Pinedo y en la noche por el representante Armando Pomárico.

— Papel periódico. Entre tres y cinco ediciones dominicales informativamente amarillentas. Los titulares inflados hacen más volumen y la prensa-kerosene garantiza un buen espectáculo.

— Un transistor RC&@ multifrecuencia para que le sirva de caja de resonancia a los bombazos, totes y triquitraques.

— Una bayetilla roja bien engrasada por los años de intensa maquinaria y preferiblemente con la etiqueta turbolopista. (Cuidado: jamás lavar a mano).

— Una docena de voladores sin palo de 10 totes y bomba. Proveedores autorizados: en Bogotá, Carlos Moreno de Caro, mejor conocido en el gremio polvorero como ‘Charlie Brown’, y en Barranquilla, el cura ‘la Mecha’ Hoyos.

— Una caja grande de avioncitos. Se pueden utilizar los clásicos ‘Mariposa’ pero se recomienda la nueva línea ejecutiva del sector financiero. Tienen más autonomía de vuelo y su conducta ética es altamente inflamable. Líneas de luxe (en promoción): la kamikase del Banestado y la sub judice del Banandino.

— Unas rodilleras y coderas en fibra de vidrio FMI importadas de Washington y firmadas especialmente por Monica Lewisnky.

— Dos mamoncillos biches. Se dan silvestres en los jardines de Palacio pero basta empinarse para alcanzarlos en el frondoso árbol genealógico que le da sombra al consejo de ministros.

— Dos metros de banda cambiaria de nylon reforzado marca Banrep.

— Un par de botas ‘Machita’ con el sello de garantía Gabino (‘Nada les pasa’).

— Unos guantes profilácticos talla XL, de los que no dejan huella. Comunicarse con Marta Catalina Daniels al 9-800-Foncolpuertos. Domicilios.

— Una botella de aguardiente Líder para recordar viejos tiempos.

— Un cinturón fiscal de cuero de bisonte con doble hebilla.

— Unos lentes bifocales especiales para el estrabismo presidencial.

— Una mecha larga. Veinte metros por encima de la explosión esperada.

Indicaciones

— Rellenar el rabo de paja con muchísimo cuidado, es altamente probable que pueda resultar quemado.

— Ajustar las rodilleras y coderas FMI de tal forma que las extremidades del muñeco queden inflexibles a cualquier inversión social, cambios en el entorno e inclemencias del clima.

— Colocar los dos mamoncillos biches detrás de los lentes bifocales.

— Atar con fuerza las manos del muñeco a un árbol con la banda cambiaria de nylon.

— Sujetar la institucionalidad del muñeco apretando el cuello con la bayetilla roja. Se recomienda el nudo gordiano.

— Apretar el cinturón fiscal hasta el ultimo punto, no importa si se desbarajusta el muñeco. Es cuestión de rutina.

— Ubicar el año viejo de tal forma que el sol caiga a sus espaldas. De lo contrario corre el riesgo que los lentes bifocales sirvan de lupa y el muñeco se queme antes de tiempo.

— Encomendarse al Divino Niño antes de prender la mecha.

— Prenderlo el 31 de diciembre a las 24:00 hora local.

Precauciones

— Mantener el año viejo fuera del alcance de los niños y de todos los ciudadanos de bien las 24 horas del día.

— Prohibido tomar o fumar durante su fabricación.

— Cuidado: NO juntar los extremismos del muñeco. Recuerde, es altamente explosivo.



(Motivo vacaciones esta columna reaparecerá a mediados de enero. Bueno, depende de la longitud de la mecha...)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.