Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/06/01 08:19

    Las enseñanzas de Nairo

    Trabajo incesante, respeto del otro, sinceridad, y compromiso solidario, son pues también maneras de aludir a este personaje que emociona multitudes, que brinda enseñanzas sin proponérselo y que cada vez más se convierte en leyenda.

COMPARTIR

Pasada la euforia y las emociones del Giro, y a la espera de las que sin duda vendrán con el Tour de Francia, vale la pena hacer una pausa para reflexionar sobre las enseñanzas que nos viene dejando Nairo Quintana, con sus pedalazos, sus gestos y sus cuidadas palabras. No aludo obviamente a las que deja su epopeya deportiva, pues su balance corresponde a los especialistas. Me refiero a las que desde hace tiempo este hombre menudo, con cara siempre adusta, de la que en todo caso se desgaja de tiempo en tiempo una franca sonrisa, ofrece para la sociedad y para la construcción de lo colectivo.

Humildad, coraje, tenacidad, serenidad y sentido común, son expresiones con las que se le ha identificado de manera reiterada. A ellas se suman otras que también podrían definirlo y que quisiera destacar especialmente, pues se convierten en valiosos referentes para una sociedad a la que le urge creer en sí misma, sintiéndose orgullosa de sus logros y sus posibilidades y encontrar motivos que nos unan y que nos permitan trabajar reconciliados en pos de un país en que quepamos todos.

Así, a la cultura del mínimo esfuerzo, de la ganancia inmediata, Nairo opone el ejemplo de la entrega sin medida por asegurar unos cuantos segundos, aún a sabiendas de no poder ganar. A la imagen del vivo, del ventajoso, opone la del caballero que entiende que solo se triunfa con honor. Este, el de su ancestro Pedro Pascasio Martínez y el de la gente de su tierra, mi tierra, del ordeño al alba, del trabajo digno y del peso ganado con sudor.

Hombre leal que siempre reconoce en el otro, incluido el adversario, su valía, y que sabe que el esfuerzo de todos merece respeto, especialmente el de sus compañeros, pues nada importante se logra por sí solo, y que es el trabajo en equipo el que nos hace llegar tan lejos como la ilusión compartida lo pretenda.

Hombre auténtico, orgulloso de su raza, de su gente, de su campo, que si bien ambiciona la gloria deportiva y por supuesto lo mejor para los suyos, no pretende ser lo que no es y desarma con palabras justas el desprecio envuelto en el alago insulso o en la crítica insensata.

Como hombre sincero, no ha estado, ni estará ajeno a la controversia. El episodio reciente con la Federación de ciclismo, su inevitable exposición en los medios, pueden ser percibidas con mayor o menor aprobación por diversos sectores. Sin embargo, nadie puede desconocer que intenta actuar de manera responsable, midiendo sus palabras, pero sin dejar de decir lo que su conciencia le indica, como debe ser en una sociedad democrática, en la que nadie debe temer expresar lo que piensa, siempre y cuando lo haga con respeto del otro y de las diferencias.

Esa responsabilidad que lo ha llevado en la medida de sus posibilidades a comprometerse con sus coterráneos, particularmente con los jóvenes que vienen detrás de él en el oficio, o a apoyar la paz a su manera, con el ingenio de la tierra, consecuente con su condición de personaje público y con los deberes que le atañen.

Trabajo incesante, respeto del otro, sinceridad, y compromiso solidario, son pues también maneras de aludir a este personaje que emociona multitudes, que brinda enseñanzas sin proponérselo y que cada vez más se convierte en leyenda.

Sin duda esas palabras igualmente pueden reflejar a todos esos Nairos que andan por la calle en Colombia renovando cada día nuestros mitos fundadores. Esos de los que a veces no somos conscientes, o no queremos serlo, pero ese es otro tema del que podríamos hablar en algún otro momento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.