Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/01/12 00:00

Quien pega primero, pega dos veces

Óscar Fernando Sevillano explica por qué cree que con la liberación de Clara Rojas y Consuelo González el acuerdo que podría llevar a la libertad a quienes fueron tomados como rehenes por parte de las Farc se complica aun más.

Quien pega primero, pega dos veces

Con la liberación de Clara Rojas, ex candidata a la Vicepresidencia, y Consuelo González, muchos colombianos pueden pensar que el camino hacia el intercambio humanitario con las Farc comienza a despejarse y que este es el primer paso para que este tenga un final feliz. Me alegra mucho saber que el capítulo del secuestro físico para estos dos personajes ha terminado, pero puedo deducir que con este paso, el acuerdo que podría llevar a la libertad a quienes fueron tomados como rehenes por parte del grupo subversivo se complica aun más.

No quiero sonar aguafiestas, ni quitarles las esperanzas a quienes tienen a sus familias en la selva, el secuestro es un mal indeseable, pero lo cierto es que si se observan las posiciones de las partes en conflicto, es fácil concluir que las Farc no van a ceder en su pretensión del despeje de los municipios de Pradera y Florida, y el gobierno del presidente Uribe tomará el hecho de la reciente liberación unilateral como ejemplo claro de que no es necesario un despeje militar para que el grupo al margen de la ley libere a quienes tiene en su poder.

El hecho de que la guerrilla haya dejado en libertad a dos de sus retenidos no significa que esté interesada en dialogar con el gobierno actual, este acto confirma su intención de presentar un desagravio al presidente venezolano, Hugo Chávez, luego de que su homólogo colombiano suspendiera su labor como facilitador, pero también lo hacen con la intención de demostrar a Colombia y al mundo que quien se opone al intercambio no son ellas, sino el gobierno central, y forzar una presión nacional e internacional alrededor de Álvaro Uribe, al que en un comienzo, cuando anunciaron el hecho, en el que incluían al hijo de Clara Rojas, no le dejaron más opción que aceptar de nuevo en el ruedo al vecino país, quien además se ve forzado a permitir a más personajes en el acompañamiento internacional en el que estaba presente alguien que poco o nada tenía que ver con el tema, como lo fue el director de cine Oliver Stone. Sin embargo, con lo que las Farc no contaron es con que el presidente Álvaro Uribe tenía un as bajo su manga, el que no dejó de utilizar para demostrarle al mundo entero que el grupo guerrillero mentía al asegurar que tenía en sus manos a Emmanuel y que por esto no procedieron a entregar a los rehenes para la fecha estipulada.

De esta manera el Jefe de Estado logra golpear a las Farc en el escenario internacional, y ahora que se ha dejado en libertad a Clara Rojas y la ex representante González, tiene más peso su tesis con la que argumenta que no es necesario el despeje de territorio para demostrar que se tiene voluntad de paz.

De no haber sido por el episodio del bebé nacido en cautiverio, las Farc tendrían todas las de ganar, pero lo cierto es que el cálculo les falló y deja a Uribe como ganador en esta ocasión, pues con su golpe certero, el que supo dar a tiempo, demostró que quien pega primero, pega dos veces, pues ahora para que las Farc logren reivindicarse en el escenario internacional, se necesita que, de manera unilateral, liberan a más retenidos y demuestren que su intención no es precisamente la de dejar morir en la selva a quienes tienen en su poder, y por el lado del primer mandatario, así no lo quiera y no le guste, se verá forzado a permitir la labor de intermediación del presidente Chávez y de la senadora Piedad Córdoba, pues quedó demostrado que su trabajo ha sido clave y gracias a esa labor Clara Rojas y Consuelo González hoy vuelven a nacer


PD: Un saludo a Clara de Rojas, a quien tuve la oportunidad de conocer y compartir escenario laboral. Conozco la calidad humana que posee y me siento feliz de que su sufrimiento como madre haya culminado.
 
 
 
*sevioscar@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.