Sábado, 20 de diciembre de 2014

| 2013/05/20 00:00

¿Quiénes se quedan en la Unidad Nacional?

Les llegó el momento a los que tienen el corazón dividido de definir de qué lado están.

. Foto: .

Con el anuncio reeleccionista del presidente Santos en días pasados, quedó claro que a los partidos políticos que mantienen su corazón dividido entre el primer mandatario, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, la oposición y la indecisión, les llegó el momento de definir de qué lado están.

No será posible iniciar una campaña a favor de la reelección del presidente Santos, si los partidos de su coalición están divididos, porque de esta manera sería difícil entender qué es lo que quieren las personas que representan a los colombianos en el panorama político nacional.

Lo anterior sucedería porque no se sabría con exactitud, por ejemplo, si el Partido Conservador desea la continuidad de una política progresista que ha trabajado por los intereses de una clase vulnerable como las víctimas del conflicto armado, olvidadas durante mucho tiempo; lucha por facilitarles a los más necesitados una vivienda digna, etc., o si más bien desea el retroceso nacional, y que volvamos a ser gobernados por una política de derecha inhumana que durante ocho años se dedicó a repartir bala sin ninguna clemencia en todo el territorio; desconoció los derechos de la clase trabajadora; otorgó grandes privilegios a la clase empresarial en materia de impuestos y amplió el espacio a la corrupción política en las instituciones oficiales.

Tampoco sería fácil entender lo que buscaría en las próximas elecciones el Partido de la U, que debería estar en todo su conjunto defendiendo el trabajo del gobierno nacional por ser el partido de gobierno, pero que sin embargo ha preferido dividir su corazón en dos agendas: una la que ha trazado Juan Manuel Santos, quien desde el inicio de su mandato ha querido marcar rumbo propio y no ser un títere de su antecesor, y otra la que ha tratado de imponer Álvaro Uribe desde la sombra, queriendo evitar a toda costa que todo lo que hizo mal durante su gobierno salga a la luz pública y se corrija.

Es al Partido de la U en todo su conjunto a quien le corresponde darse a la pelea y defender todo cuanto hace el presidente Santos, y no salir como novia celosa y caprichosa a hacer reclamos, cuando el primer mandatario, ante la ausencia de un partido serio que le apoye, busca el respaldo del oficialismo liberal, que le ha demostrado más lealtad y compromiso con sus tesis, que la que le ha dado los miembros de su casa política.

Ahora, al Partido Verde y Cambio Radical bien valdría la pena aplicarles el dicho de Horacio Serpa Uribe que “no son ni chicha ni limonada”, porque en el tiempo que llevan dentro de la Unidad Nacional han pasado sin pena ni gloria, y sus miembros se debaten entre la oposición, la colaboración y la indecisión.

Con este panorama político al interior de la Unidad Nacional, el presidente Santos inicia la carrera por la reelección, a la que se suma la pereza y desidia de la mayoría de los miembros del gabinete ministerial para enfrentar el debate con la valentía política que se requiere en una campaña para mantenerse en el Palacio de Nariño.

Por lo anterior, creo que es necesario que el primer mandatario le dé la orden contundente a sus ministros y les aprete el cinturón a los integrantes de la coalición, pidiéndoles ser claros y decidir al lado de quién están, y sobre todo preguntar quiénes se quedan y quienes se van.

Justamente por esto último es que aplaudo la decisión del presidente Juan Manuel Santos de buscar un segundo periodo en la Casa de Nariño, porque gracias a esto se sabrá por fin de qué lado está cada quién en la política, y le permite al primer mandatario enfrentar y defender sus tesis de gobierno de los ataques de quienes se oponen, bien sean porque las consideran equivocadas como el caso del Polo Democrático y los Progresistas, o porque se sienten nostálgicos del poder y del “tapen tapen”, como les sucede a quienes hacen parte del Centro Democrático.

Cambiando de tema: Me pregunto si el llamado carrusel de la contratación en Bogotá, habrá sido práctica exclusiva en la Alcaldía de Samuel Moreno Rojas, o si más bien no sería una cosa que se venía incubando desde tiempo atrás.

@sevillanojarami

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×