13 septiembre 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¿Reelección? ¡Mamola!

Por Germán UribeVer más artículos de este autor

OPINIÓNHe aquí unos pocos de los más destacados desatinos de Santos por los cuales creo que no solo no se merece la reelección, sino que no la va a conseguir.

¿Reelección? ¡Mamola!.

Foto: SEMANA

La percepción que tengo del presidente Santos es simplemente la de una persona obsesionada en extremo por el poder. Por el poder, no para poder, sino por el poder como símbolo. Y agregaría: sin carácter para el liderazgo ni talante de caudillo, espera que el poder por sí solo le facilite cierta
trascendencia histórica. 

Probablemente el referente de su tío abuelo, Eduardo Santos, haya sido lo que lo ha impulsado para acometer esto o aquello durante su administración. Como lo ha dejado entrever, quisiera superarlo, lo que no es difícil, y sin embargo apenas, y si acaso, hace tablas con él. Y no es porque no lo hayan dejado Iván Cepeda, Uribe o Robledo, o el invierno y los paros, o la presión real y palpitante de las desigualdades sociales y económicas. 

No. Es porque se preparó, sí, para ser presidente, pero no para ser gobernante. Llegó al poder y se enredó en él. O mejor, mató al tigre y se asustó con el cuero. Y ahora, probablemente consciente de ello, ruega y sufre por una nueva oportunidad que lo reivindique. 
 
Juan Manuel Santos, sin embargo, tiene en su haber algunas valiosas ejecutorias. Los juicios políticos con frecuencia generan la ceguera y obstruye la razón y no permitiremos que eso nos suceda. 

Por ello debemos reconocer que aunque no pase a la historia por ellas, sí se abrirán algún campo en la memoria de muchos y en las páginas de los lustrosos volúmenes oficiales que seguramente recogerán detalles de su paso por gobierno. 

¿Cómo no aceptar la valía de actuaciones administrativas suyas de enorme penetración social y repercusiones inapreciables tales como la educación gratuita y de calidad de la juventud colombiana desde los grados cero a once en los colegios públicos, o la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, o el reconocimiento de la confrontación con las guerrillas como “conflicto armado”, o la recomposición de las relaciones con Venezuela y Ecuador, o los diálogos de paz con las FARC-EP en Cuba? 
 
Pero ahora, para acreditar con evidencias lo de “mamola” para su reelección, veamos a manera de inventario unos pocos de sus más destacados desatinos por los cuales creo sinceramente que no solo no se merece la reelección, sino que no la va a conseguir: 
 
Aunque no tan atinado como Uribe para hacerse rodear de malandros, algunos de sus asesores, ministros y altos funcionarios parecen haberse escogido para fastidiar la sindéresis y atropellar el sentido común. 
 
Recojo una apreciación repetidamente invocada: la lealtad no es lo suyo. 
 
Es asombrosamente dialéctico pero al estilo de la Chimoltrufia: “Yo como digo una cosa, digo otra”, tipificando al habilidoso tahúr pokerista cuya mayor virtud radica en desconcertar para desconcentrar a los otros.  
 
Echa mano con voz altisonante hasta de lo más delicado sin reflexionar sobre sus consecuencias a fin de congraciarse, en ocasiones con el establishment: “el tal paro nacional agrario no existe”; en otras con las encuestas: “el fallo de la Corte Internacional de Justicia no es aplicable”, etc. 
 
Hará hasta lo indecible -ya veremos- por sobrepasar el 50 % de favorabilidad popular antes del 25 de noviembre, fecha límite para anunciar su reelección. Así las cosas, a los campesinos, maestros, camioneros, grafiteros, cerrajeros, cebolleros, paneleros, plomeros y lustrabotas, etc., les llegó su agosto. Pidan que serán complacidos. Es que el poder vuelve y llama a su puerta. 
 
Poniendo en peligro sus vidas señala como “instigadores de la violencia” -aquí la forma hace la diferencia: el “cachaco” es eufemístico, el bronco paisa les decía “terroristas”-, sin pruebas y menos respetando los valores conceptuales ideológicos implícitos en sus calificadas posiciones de izquierda, a líderes populares de gran calado como Jorge Enrique Robledo, Piedad Córdoba, Iván Cepeda o a los miles de militantes de la Marcha Patriótica. 
 
Su índole dubitativa sumada a su ánimo improvisador, cuando no lo llevan a crasos errores, lo colocan en los aprietos de correcciones apresuradas. 
 
Intentó convertirnos en un país más de la Unión Europea cuando propuso hacer de Colombia un Estado “integrante” de la OTAN.
 
Mientras invita a la mesa a Timochenko para dar por terminado el conflicto y firmar la paz civilizadamente, da la orden perentoria de que si lo ven, lo den de baja. 
 
La venta de Isagen: ¡Qué carga de profundidad contra los contradictores del neoliberalismo! ¡Qué ligereza en el manejo de un importante patrimonio público nacional! 
 
Anunció, casi como un hecho, la supresión de la visa para los colombianos que visitaran cualquier país europeo. Por fortuna, sus anuncios efectistas y sus cortinas de humo siempre han durado lo que dura un suspiro.
 
Ahora mismo, necesariamente con su anuencia, su ministro de Defensa presenta un proyecto de ley al Congreso cuya contenido expele un cierto tufillo de criminalización de las protestas ciudadanas; y el de Hacienda, anuncia la prórroga del cuatro por mil un año más pese a su compromiso de llevarlo al tres por mil en el 2013 y en el 2014 reducirlo al dos por mil. 
 
Y el “Gran Pacto Agrario” que se cocina en estos momentos sin la participación manifiesta y activa de los campesinos, más parece una conspiración entre Santos y los poderes económicos de la agroindustria que una “reingeniería del sector agrícola” en beneficio de nuestros labriegos. 
 
Todo lo anterior y, desde luego, mucho más, habrá de sopesarse cuando llegue la hora, preguntándonos sin vacilaciones: ¿Es este el presidente que quiere su reelección? 
 
Y la respuesta tendrá que ser solo una: ¡Mamola!
 
guribe3@gmail.com 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Otras columnas de este autor

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad