Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/02/28 11:50

    Reforma política: conflicto y anticorrupción

    Posconflicto y anticorrupción deben ser los dos pilares fundamentales sobre los cuales se estructure la reforma política para que sea votada por el constituyente primario.

COMPARTIR

Posconflicto y anticorrupción deben ser los dos pilares fundamentales sobre los cuales se debe estructurar la nueva reforma política para que sea votada por el constituyente primario.

Con el debido respeto por el señor ministro del Interior, la reforma política propuesta no llena las expectativas de lo que debe ser: la etapa posconflicto y lucha contra la corrupción.

La reforma política por la cual venimos abogando desde hace varios años no pueden ser paños de agua tibia, ni mucho menos la cortina de humo para opacar los escándalos de Odebrecht, entre muchos otros actos de corrupción que preocupan a los colombianos.

El posconflicto debe quedar incluido puesto que el mapa electoral quedará reformado con el partido de las FARC, que muy seguramente se lanzará a la arena política a conquistar curules, para las diferentes corporaciones legislativas.

También es importante señalar claros derroteros para combatir la compra y la venta de votos, trashumancia electoral y demás delitos contra el sufragio, de donde se derivan en mayor parte los nichos de corrupción en la administración pública y la privada.

Pero antes que todo, lo primero que se debe hacer es la reestructuración de los partidos políticos, dándoles cierto límite de tiempo para que corrijan sus falencias y los ajusten a las nuevas normas electorales, las cuales deben estar contempladas en la reforma; en caso contrario, proceder a cancelarles la personería jurídica.

Debemos ser claros y entender que el ejercicio político en nuestro país está tan mal y pervertido; que sus partidos están desactualizados, si se les hace una revisión jurídico-administrativa, ninguno se salva, adolecen de fallas tan protuberantes; que sirven de escampadero para que los corruptos hagan de las suyas, especialmente con la venta de avales en épocas preelectorales.

De otro lado, no se justifica que existan: congresistas, disputados y concejales empotrados en las curules con más de 50 años, que ya de rengos y de viejos las utilizan para ir a dormir, cuando existen dentro de las nuevas generaciones mentes lúcidas y claras que pueden prestar un servicio legislativo eficiente.

En la nueva reforma política, también debe quedar estipulado que ningún ciudadano pueda ser reelegido para más de dos períodos a una misma corporación legislativa.

Finalmente, la reforma política debe ser aprobada por el constituyente primario, puesto que el Congreso de la República lo hará pero a su conveniencia, conservando para su beneficio los vicios de siempre.

urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.