Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/01/26 00:00

¿Régimen parlamentario?

Una lista al Senado con Álvaro Uribe, Germán Vargas Lleras y Jorge Enrique Robledo podría ser el hecho más apasionante de los últimos 50 años.

José Manuel Acevedo

Nunca hubiera imaginado Alfonso López Michelsen que su propuesta de instaurar en Colombia un régimen parlamentario comenzaría a tomar forma de la manera menos esperada. 

La especulación sobre las listas al Congreso en el 2014 ha despertado tal interés entre los ciudadanos, que la gente ya no está hablando de quién puede enfrentársele a Santos para la Presidencia, sino de cómo van a ser los debates de un parlamento en el que cohabiten Álvaro Uribe Vélez, Germán Vargas Lleras, Roy Barreras y Jorge Enrique Robledo.  

Todavía no está claro que el expresidente y el ‘superministro’ vayan a enfrentarse en las elecciones legislativas, pero si esto ocurre, el resto de partidos tendrá que escoger figurones de talla para encabezar sus propias listas y no desvanecerse en un escenario polarizado y radical.

La lucha de titanes que se nos viene en este frente no solamente constituye el hecho político más apasionante de los últimos 50 años, sino que se puede configurar como la prevalencia de la rama legislativa sobre el poder ejecutivo; ni más ni menos que un parlamentarismo de facto.

Si a todo lo anterior agregamos la posibilidad de que los congresistas puedan ser ministros –una reforma que va ganando cada día más adeptos entre los miembros de la unidad nacional–, el Congreso tendrá todavía más poder y participará no sólo en el diseño legal, sino en la instrumentación de políticas públicas como parte del gobierno central.

Que la gente esté pensando más en líderes de bancadas que en caudillos sueltos en busca del poder presidencial puede ser una de las mejores noticias en este año preelectoral. Además, si algunas de estas colectividades –¡ojalá la mayoría!– recurren a la lista cerrada y no al voto preferente, habremos ganado también en la búsqueda de una cohesión ideológica y un sano alinderamiento político en torno a banderas más claras y menos personalistas.

Falta le hace a nuestro desprestigiado Congreso el aterrizaje de hombres y mujeres con mucha significación política, que convoquen electores dispuestos a votar con pasión y convicción por un congresista.

El presidencialismo ha fracasado en América. En Estados Unidos, símbolo de este sistema de gobierno, Barack Obama ha tenido que lidiar con los peores problemas de gobernabilidad por no tener unas mayorías parlamentarias que lo respalden. La súper potencia estuvo al borde del abismo fiscal por el bloqueo político del Congreso en contra de la Presidencia.

Quizá sea hora de ponerle bolas a la propuesta que López Michelsen murió pregonando y que personalidades como Tito Livio Caldas, Juan Manuel Charry y Alfonso Gómez Méndez todavía sostienen. La realidad supera siempre al derecho y los pasos que en la política se están dando nos pueden llevar hacia allá. ¿Le llegó la hora al parlamentarismo en Colombia?

    

Twitter @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×