Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/10/03 00:00

    Religión y política

    La torpeza del fundamentalismo cristiano de Bush convirtió en guerra de religión lo que era un conflicto económico a causa del petróleo

COMPARTIR

Las dos italianas secuestradas en Irak declararon tras su liberación:

-No nos pareció que ellos (los secuestradores) fueran un grupo político, porque hablaban fundamentalmente de religión.

Me pareció sorprendente. Porque las secuestradas no eran un par de niñitas ignorantes. Tienen 30 años, llevan muchos trabajando en organizaciones de ayuda al Tercer Mundo; y, sobre todo, son italianas. O sea: mujeres nacidas y criadas en el país en donde está la sede de la más poderosa y activa organización política que haya operado en el mundo durante dos mil años consecutivos, que es la Iglesia Católica Romana. Deberían saber, por tanto, que no hay nadie más político que quien 'habla fundamentalmente de religión'. La palabra misma, según algunos etimologistas (pues hay discusiones políticas al respecto), viene del latín religare, que significa 'unir' (y, por supuesto, implica 'separar').

Pero a lo mejor las secuestradas italianas no se dan cuenta de que la religión es pura política, pese a ser italianas, por la misma razón que, según Borges, hace que en el libro del Corán no figuren los camellos. Lo obvio sobra.

En fin: el caso es que la declaración de las liberadas italianas sobre la apoliticidad de sus secuestradores iraquíes me asombró tanto como me había asombrado, hace unos años, algo que leí en una biografía de Karol Wojtyla, hoy Juan Pablo II. Por lo visto hace tres décadas, cuando Wojtyla fue nombrado arzobispo de Cracovia en su Polonia natal, los agentes secretos de la KGB soviética que vigilaban atentos todo el este de Europa enviaron a Moscú un informe tranquilizador. Según ellos, Wojtyla era un cura que no se metía en política, porque sólo se ocupaba de religión. Como si en Polonia, y por lo menos desde el año 1000, la religión no fuera la forma principal de la política.

A continuación, claro, pasó lo que pasó. Eligieron Papa de Roma a este obispo de Cracovia que no hacía política, y desencadenó de tal manera la religión de los polacos que acabó con el imperio soviético.

En la guerra de Irak, y en el más amplio enfrentamiento entre los Estados Unidos y sus aliados de Occidente con el mundo islámico, estamos viendo lo mismo. La torpeza del fundamentalismo cristiano del presidente Bush ha convertido en guerra de religión lo que originalmente era un conflicto económico a causa del petróleo. Una guerra que, como suele suceder con las de religión, puede durar otros mil años. Y a ver quién gana.

(Salvo que en el proceso intervengan, por supuesto, los chinos: desde hace varios milenios, confucianos o budistas o maoístas: en todo caso, siempre ateos).

Pero bueno: mientras no lleguen los chinos a imponernos su ateísmo (digamos, en el próximo medio siglo), el conflicto seguirá siendo entre las religiones. Como antes. Como antes, salvo en el llamado 'estúpido siglo XIX', que ha sido hasta el momento el menos estúpido de todos los que conoce la Historia escrita: el único siglo en el que no se emprendió ninguna guerra por motivos religiosos.

Nota: sé que no debería hacerlo. Pero a la vez creo que es útil recomendarle al lector de este artículo la lectura de un libro mío publicado por El Ancora que se titula Occidente conquistó el mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.