Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/07/24 00:00

    A repensar la guerra

    La guerrilla diseñó una respuesta que no es más que enfatizar en los principios más elementales de la guerra de guerrillas. Tropa, más tropa y más tropa no resolverá absolutamente nada.

COMPARTIR

En medio de la gravísima crisis de seguridad en Cauca, el Comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, dijo: “No nos cabe la menor duda que esta es la guerra de masas de las FARC, empleando a los indígenas y a la población campesina como escudos“. Empero, la explicación gubernamental es que los permanentes ataques indican el éxito de las operaciones de bloqueo de corredores estratégicos para la guerrilla y el narcotráfico. Es decir, la escalada violenta lo que prueba es que se están haciendo las cosas bien.
 
En realidad pareciera que no se comprende lo que está pasando. Todas las declaraciones y acciones, incluido el Plan Espada de Honor que lleva siete meses de ejecución demuestran que solo se ve el árbol pero no el bosque. Insistir en que todo es simplemente una respuesta a las operaciones militares sirve como recurso de propaganda pero también para insistir en una estrategia equivocada para enfrentar a las FARC en esa zona del país.
 
Tal diagnóstico solo puede llevar a repetir en las mismas fórmulas: dar de baja objetivos de alto valor, operaciones beta de bombardeo sobre zonas campamentarias de los terroristas, control militar de áreas, identificación y judicialización de integrantes de milicias, control de corredores estratégicos, ingreso a zonas de retaguardia, etc. Sin duda, tales acciones son importantes en el norte del Cauca y deben ejecutarse, pero el problema es que a pesar de que han dado parcialmente resultado y que se pueden hacer mejor, no transformaran favorablemente el escenario de la confrontación y, por el contrario, pueden agudizarlo.
 
¿Cuál es la razón de semejante planteamiento? Primero, la guerra cambió y drásticamente. No sólo porque las FARC se redujo en poco más de 50% en su elemento encuadrillado, la asimetría militar a favor del Estado es enorme, el grupo está aislado de los grandes centros de desarrollo económico y no tiene capacidad para realizar grandes operaciones, sino porque también ha sido capaz de adaptarse a esa nueva realidad.
 
En la guerra irregular las cosas no son como parecen, mucho menos si se tiene en cuenta que es fundamentalmente política y cuando se emplea con una eficaz acción de desgaste. Las estadísticas que muestran una guerrilla debilitada, marginal y objeto de duros reveses conducen en primera instancia a pensar que se está cerca de pasar la página y puede llevar a valoraciones estratégicas equivocadas. Pues no. No es así. La guerrilla se dedicó a descifrar la estrategia militar del Estado y diseñó una respuesta que no es más que enfatizar en los principios más elementales de la guerra de guerrillas y de la combinación de todas las formas de lucha.
 
Y le está dando resultado. La fórmula contrainsurgente clásica de presión militar y aislamiento político se desmorona. En lo político Cano y Timochenko supieron conducir al gobierno a la idea de que están cerca de decidir el abandono de la violencia, al punto que lo llevaron a reformar la Constitución con el llamado Marco Jurídico para la Paz que le da impunidad a los crímenes de lesa humanidad y de guerra que han cometido y cometan en el futuro los integrantes de las FARC, con lo cual, de paso, los legitiman como medios válidos de acción política. El propio presidente Santos se encargó de romper el aislamiento político.
 
Y en materia militar han respondido con tino. Si bien el grupo concentra sus acciones y presencia en cerca de diez “madrigueras”, lo cierto es que la extensión de éstas en algunos casos es enorme, solo basta mirar el teatro de operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega que comprende territorios de tres departamentos.
 
Por otro lado, el momento de la guerra hace que las FARC no intenten controlar con sus guerrillas zonas amplias del territorio de la forma en que lo hacían en los años noventa, tampoco repetir ataques como los de Las Delicias o El Billar. Ante la pérdida de esa capacidad construyeron mecanismos de control social más eficaces ligados a las milicias y al Partido Comunista Clandestino PC3, que hacen que a pesar de que en algunas zonas el Ejército haya llegado hace bastante tiempo se mantengan bajo la influencia de la guerrilla. De nuevo, el trabajo de masas es la respuesta.
 
Dada la asimetría militar, la guerra de desgaste y el planteamiento táctico y estratégico adoptado no requieren tener un número de miembros en su aparato armado igual al de hace una década. Más aún, es posible que sea más eficiente tener hoy ese mismo número pero distribuido entre encuadrillados y milicianos. Claro, por el momento.
Esa adaptación de las FARC se traduce en el Plan Renacer Revolucionario de las Masas. Se tiende a identificarlo con el aumento de uso de artefactos explosivos improvisados, francotiradores, pequeñas unidades tácticas, pisa suaves, acciones de avasallamiento y mayor importancia a las milicias, pero se olvida el apellido del plan: “masas” y que la respuesta siempre será en el marco de la combinación de las formas de lucha.
 
El Cauca demuestra como en ningún otro caso en Colombia la implementación adecuada de ese concepto. Se trata de neutralizar la superioridad militar del Estado con los recursos mencionados, pero, y aquí está la innovación, con movilización popular. Si bien las FARC siempre han tenido claro que el trabajo de masas es decisivo, solo hasta ahora logran llegar a este nivel de implementación, a través de la infiltración y manipulación clandestina del movimiento indígena.
 
Lo que pasa en Cauca no es una cuestión circunstancial ni la respuesta desesperada a las operaciones militares, menos resultado de la improvisación. Es más, mucho más: una elaborada estrategia política, apalancada en la violencia, que recoge en su diseño el aprendizaje de experiencias anteriores en la misma zona y en otros lugares del país. Empieza por un eficaz esfuerzo de infiltración para impulsar e incidir en la conducción de las grandes movilizaciones campesinas e indígenas en los últimos años, al igual que comprende el apoyo a través de diversos aparatos, desde juntas de acción comunal, ONG y sindicatos, a lo que se denomina el proceso del suroccidente colombiano, con el que pretenden articular todo el trabajo que realizan en Nariño, Cauca y el Valle.
 
El papel del PC3, el Movimiento Bolivariano y las Milicias es decisivo. Es la manipulación de las masas, armonizada convenientemente con las acciones violentas, la que pone en jaque la política de seguridad. Las FARC aprenden más rápido que el Estado y avanzan ya en la implementación en otras regiones de las lecciones extraídas del laboratorio del Cauca.
 
Las reglas de la guerra revolucionaria enseñan que es posible que una fuerza inferior derrote a una superior y que es posible cambiar la correlación de fuerza a favor de la primera a través de la movilización de recursos militares y sociales. También, que tales recursos se emplean de acuerdo a la relativa correlación de fuerzas. Así, entre más fuerte sea el Estado más dispersión debe existir. La habilidad ahora es que esa conducta en el plano militar la complementan con la utilización de lo que llaman “recursos sociales” para conseguir neutralizar la asimetría militar. La demostración es la expulsión de soldados con palos y machetes en puntos del departamento del Cauca. Ante esa maniobra las capacidades militares no se pueden emplear, pues hacerlo justificaría el discurso legitimador de la violencia de las FARC, le quitaría legitimidad al Estado mientras se la otorga a los terroristas.
 
¡Hay que reconocerlo! La fuerza pública perdió en el norte del Cauca su carácter disuasivo. Si militares y policías tuvieran el respeto de los indígenas estos no se hubieran atrevido a humillarlos en la forma que lo hicieron. La autoridad de las FFMM y de la Policía para restablecer el orden y garantizar la convivencia quedó en entredicho. Lo que ahora sorprendió e indignó puede ser una imagen constante en el futuro y un mecanismo eficaz para hacer inútil la superioridad militar del Estado.
 
Hay que repensar la victoria sobre el terrorismo. Solo un nuevo enfoque permitirá ganar en el Cauca. Tropa, más tropa y más tropa no resolverá absolutamente nada. Se necesita una nueva ecuación. Control territorial no es solo despliegue del poder coercitivo del Estado, es construcción de legitimidad democrática y de estado de derecho, base de un Estado fuerte. Eso solo se consigue volcando las instituciones estatales, creando una nueva narrativa basada en hechos concretos que despierten apoyo del pueblo Nasa. El trabajo de masas de las FARC exige responder con un intenso trabajo de masas desde la democracia, haciendo política, buena política, y ganando credibilidad. Es esa la guerra que se debe ganar en el Cauca, la guerra por la legitimidad.
 
En el Comando General de las FFMM se expidió el plan de guerra pero eso es solo una herramienta de la contrainsurgencia. El problema no está tanto en el sector defensa, como en la conducción política de la guerra que incluye la definición del objetivo político al igual que la coordinación de todas las instancias del Estado, conforme a una estrategia nacional contra las FARC, donde lo militar es solo un punto y no el esencial en este momento. Es esa estrategia la que no existe.
 
*Exviceministro de Defensa Nacional. Autor del libro Paz Justa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.