Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/12/29 15:46

    Respuesta del gerente de Telecaribe

    He leído con el respeto que me merecen los columnistas de opinión, porque son eso, opiniones, el más reciente escrito de Joaquin Robles Zabala en el portal Semana.com

COMPARTIR

Trato en lo posible de no comentar públicamente lo que se escribe sobre la licitación pública que abrió la junta del Canal Telecaribe que gerencio hace cerca de cinco años, no obstante no puedo por respeto y consideración con la junta del canal pasar por alto varias inexactitudes del columnista que pueden distorsionar la visión que sobre este proceso tengan los lectores de Semana.com, quiero antes de dar mi punto de vista sobre lo escrito, contar que el canal Telecaribe ha experimentado unos profundos cambios desde que está bajo mi gerencia, hemos logrado aumentar significativamente la audiencia gracias a un trabajo delicado y esforzado de mejoramiento de la calidad de los contenidos.

Hemos creado una franja de opinión, Cara a Cara, donde participan los periodistas más prestigiosos y de mayor aceptación entre lo receptores comprobando resultados a través del rating.

Logramos devolverle al canal su tradición de productora de seriados de gran envergadura y con Déjala morir, le recontamos al país y al mundo la bella historia de la niña Emilia, icono del folclor Colombiano. Preparamos desde ya una serie similar para  2018, esta vez con la historia de una leyenda viva de la música, el señor Aníbal Velásquez, el hombre que puso a bailar y cantar a una generación.

Nuestra participación en la producción y emisión de los pasados Juegos Bolivarianos de Santa Marta fue impecable, demostramos que estamos listos para eventos como los próximos Juegos Centroamericanos y del Caribe que se realizarán en Barranquilla en el mes de julio de 2018. Tenemos la red TDT más amplia de la televisión Regional y gracias a ello hemos puesto al aire un nuevo segmento a través de la multicanalidad que nos permite la señal digital, un canal deportivo que hoy es referente entre los televidentes.

Adicional a ello, produjimos el clásico mundial de béisbol, la visita del papa Francisco, el seriado Los Yotuve, Telecaribe 360, impulsamos el cambio de imagen corporativa, tuvimos en 2017 dieciséis nominaciones India Catalina, ganamos dos premios Tvynovelas , nuestro balance de ingresos fue positivo generando ganancias en 2017, entre muchos logros adicionales.

Paso ahora a referirme de la columna del señor Robles Zabala:

Concluye de entrada Joaquin que hay un “escándalo de corrupción que sacude al canal Telecaribe”. Ni escándalo, ni corrupción, ni cisma.

El canal Telecaribe abrió un proceso licitatorio legítimo y absolutamente legal, publicó unos pliegos que buscan adjudicar siete programas de opinión, uno por departamento para ampliar el rango de participación de esos puntos de nuestra geografía en el canal como lo ordena la Ley 182. Fue la junta del canal, que tiene 11 miembros entre ellos el Ministerio de las TIC, la que autorizó ese proceso, lo avaló e impulsó.

No entiendo como gerente a qué “escándalo de corrupción” se refiere el titular de la columna sobre un proceso que se está surtiendo y que no se ha adjudicado.

Se refiere el columnista a mí, en la columna afirmando de manera equivocada y espero no malintencionadamente que soy cuota de un grupo político “poderosísimo” en el canal. Quiero contar al columnista y a su audiencia que mi cargo es producto de un concurso de méritos público y abierto al que concurrieron muchas personas y que al final recayó en mí porque la junta de ese momento determinó que mi perfil profesional era el adecuado. No milito en ningún partido, soy un comunicador que se ha dedicado por años a hacer cine y series documentales, conozco las normas legales y tengo perfectamente claro los límites que me impone la ley en el cargo.

Es imperioso aclarar aquí que el canal ha crecido en audiencia en la región según las mediciones de Ibope y los guarismos de la ANTV, que nos reconoce como uno de los tres canales regionales con mejor gestión en Colombia.

Multiplica Robles Zabala una información de un colectivo de periodistas de Barranquilla que no es cierta en el sentido en que se exige un pago anticipado de 300 millones de pesos para privilegiar el puntaje de la licitación de los proponentes; claro que los programadores deben pagar por los espacios, Telecaribe es una empresa industrial y comercial del Estado, y los programadores deben hacerlo porque de lo contrario incurrirían ellos en una falta y nosotros en un ilícito.

Pero decir que deben pagar por adelantado es una imprecisión y una falta a la verdad que han instalado como posverdad quienes quieren que se perpetúe en el canal un monopolio de opinión que va en contra de los intereses de la audiencia regional.

Finalmente resulta exótico que dos años después, léase bien dos años, se venga a cuestionar un estudio adjudicado a través de licitación pública a una firma que emitió una investigación que trazó, como lo ordena la ley, la ruta estratégica que dio pie a este proceso.

El proceso licitatorio se encuentra suspendido hoy por decisión de la gerencia y nuestra junta, mientras la Procuraduría revisa, de manera preventiva, los pliegos producto de la radicación de anónimos en ese organismo de control.

Mucho hubiera apreciado que el columnista previamente conversara conmigo, como se estila en estos casos, para que la información que seguramente recibió de terceros y que lo condujo a error no hubiera generado esta respetuosa comunicación que les remito y la publicación de una columna de opinión que registra imprecisiones.

*Gerente Telecaribe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?