Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/05/09 07:20

    La revocatoria no se puede desconocer

    El alcalde no puede ocultar que la arrogancia con la que asume ciertas decisiones que afectan a los bogotanos ha generado un malestar generalizado por la manera como conduce su gobierno y por la falta de resultados tangibles.

COMPARTIR

Es evidente el divorcio entre el alcalde Peñalosa y un sector importante de la ciudadanía bogotana (700 mil firmas piden revocarlo). Como las parejas en proceso de separación, cada una de las partes quiere sacar la mejor tajada del pastel. 

Y para resolver este proceso de separación surge como juez el Consejo Nacional Electoral (CNE), no propiamente el más imparcial. Apéndice de los partidos políticos, allí están unidos en una sola causa liberales, la U, el Centro Democrático, Cambio Radical y el conservatismo para evitar la revocatoria del Alcalde Peñalosa. Un magistrado, el de las minorías, salvará su voto. Una decisión, a última hora, revela la intención del CNE de ponerle todas las trabas al proceso ciudadano; expidió una resolución absurda que exige nuevos requisitos, entre otros, el de pedirle a los promotores explicar por qué están pidiendo la revocatoria.

Contrario a la Constitución ( Art. 152 CP) el CNE desconoce el derecho del elector a “imponer por mandato al elegido el programa que presentó al inscribirse como candidato” ,y sabemos que la carta fundamental es taxativa. Entonces, ¿de qué requisitos hablan los ocho de nueve magistrados?

Es claro que el CNE no tiene competencia para modificar los mecanismos de participación, y la revocatoria es uno de ellos. Sólo lo puede hacer el Congreso, según el artículo 152 de la CP, a través de una reforma estatutaria. Entonces la pregunta que salta a la vista es si el CNE estará invadiendo competencias que no le corresponden, porque establecer nuevos requisitos es de ley y no puede hacerlo con base en una resolución como pretende el órgano electoral. Otra pregunta: ¿es coherente implementar nuevos requisitos para procesos en curso? El sentido común me dice que cuando se legisla es hacia el futuro, no retroactivamente.

Sí, son 102 las revocatorias contra alcaldes y gobernadores que cursan en este momento en el país, pero es clarísimo que las recientes medidas del CNE tienen nombre propio: Enrique Peñalosa.

Es evidente que ésa institución busca bloquear el proceso de revocatoria, y si lo logra sería una decisión equivocada que podría provocar reacciones insospechadas en la gente que está haciendo uso de un instrumento democrático y participativo que contempla la Constitución Política. Negar esa instancia es regresivo y le hace daño a la “sólida democracia colombiana”, como dice el presidente Santos.

Bien me decía recientemente un experto constitucionalista: la figura de la revocatoria no es para hacer oposición, es un mecanismo para revocar al mandatario que no cumple y eso lo deben entender los magistrados que hoy quieren coartar esa posibilidad.

En cualquier caso, más allá de las 700 mil firmas y de la insistencia legítima de los promotores de la revocatoria a Peñalosa, el alcalde no puede ocultar que su arrogancia y el clasismo con que a veces asume ciertas decisiones que afectan a los ciudadanos de la capital rebosaron la copa y que, efectivamente, hay un malestar generalizado por la manera como conduce su gobierno y por la falta de resultados tangibles. Modificar el proyecto de El Metro para la ciudad así como la más reciente cancelación del subsidio de transporte para la población en situación de discapacidad y para los ancianos desmotiva al bogotano al que ahora, además, le quieren meter la mano en el bolsillo bajo la propuesta de incrementarle el impuesto predial a más de medio millón de capitalinos para financiar la flotilla de buses por la carrera séptima.

Decía el Concejal Juan Carlos Flórez en una reciente entrevista radial: “al alcalde Peñalosa no lo quieren ni en el country ni en los sectores más populares de la ciudad”. Lapidaria frase, que suscribo plenamente. Recapacite Alcalde, puede estar a tiempo de hacerlo.


@jairotevi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.