Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/04/18 19:17

    La politización de la Policía

    El asesinato premeditado de los 11 soldados del Ejército Nacional distrajo la atención de los medios de comunicación y la opinión pública del regreso a la participación en política de la Policía Nacional.

COMPARTIR

El asesinato premeditado y a traición de los 11 soldados del Ejército Nacional en Buenos Aires, Cauca por parte de las Farc distrajo la atención de los medios de comunicación y la opinión pública sobre un hecho de suma gravedad que no podemos dejar pasar: el regreso a la participación en política de la Policía Nacional.

Ocurrió el pasado 9 de abril. Ese día 1.100 policías vestidos de civil participaron en la llamada “Marcha por la Paz” obedeciendo a una orden impartida por la mayor general, Luz Marina Bustos Castañeda, subdirectora general de la institución.

Según un poligrama del 7 de abril de 2015 firmado por el mayor general, José Vicente Segura Alfonso, director (E) de Talento Humano de la Policía Nacional, la subdirectora determinó que las unidades en Bogotá deberían disponer “del mayor número de personal” para participar dos días después del homenaje a los militares y policías caídos en acción organizado por el Ministerio de Defensa.

“Posteriormente –dice el documento- este personal asistirá a la Marcha por la paz” Los oficiales de mayor graduación quedaron obligados a enviar la relación del personal que asistiría a esa actividad. “Se exige estricto cumplimiento”, finaliza.

La general Bustos admitió en La FM que policías vestidos de civil estuvieron en la marcha por la paz. Explicó que nunca tuvo el propósito de ocultar que eran policías y que no los llevaron para hacer "bulto".

Que la Subdirectora General de la Policía promueva la presencia masiva de personal a su cargo en la ceremonia de reconocimiento a militares y policías víctimas del conflicto armado por el Presidente de la República, vaya y venga. Se trata de una actividad institucional. Pero que ordene la presencia masiva de agentes en traje de civil a la marcha por la paz es una clara violación de la Constitución Nacional que les prohíbe a los miembros de las fuerzas armadas participar en política.

Habrá quien diga que la marcha no era una actividad política, que es un propósito nacional. Todos los días vemos que no es así. Que el país está polarizado frente al proceso de paz lo demuestran todas las encuestas y no es buena idea obligar a policías en servicio activo a tomar partido a favor o en contra del mismo.

Colombia no se puede dar el lujo de permitir la politización de la Policía Nacional. Tenemos muy malos recuerdos de la época en que se permitió.

No podemos sentar el precedente de que un par de comandantes puedan ordenar a miles de sus hombres salir a las calles, así sea en traje de civil, a manifestarse a favor de una posición política por bien intencionada que parezca.

Hoy la disculpa puede ser la paz. Pero, ¿qué pasaría si mañana un alto oficial decide ordenar que no se permita el ingreso a las mesas de votación de quienes apoyan una u otra postura ideológica o política? ¿ Qué pasaría si a un sargento le da por ordenar que hombres a su mando, en traje de civil, acudan a reforzar la manifestación de un candidato o partido de sus afectos?

Como diría la tía Rosita: ¡dejemos los santos quietos! No busquemos más problemas, que ya bastantes tenemos.   

@RicardoGalanO
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.