Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/02/08 08:24

    La muerte de los niños guajiros que Oneida no quiere asumir

    No debería extrañar que el desfalco al Bienestar Familiar en La Guajira, que supera los 2.280 millones de pesos, haya empezado por el municipio donde Pinto Pérez tiene el poder para poner y quitar alcaldes.

COMPARTIR

No sé si Rigoberta Menchú, la líder indígena guatemalteca, embajadora de la Unesco y premio Nobel de Paz 1992, sabe en realidad quién es Oneida Pinto Pérez, la actual gobernadora de La Guajira. No sé si la galardona indígena, que preside una fundación que lleva su nombre y que según una nota del diario Excélsior de México cobra 10 mil dólares por cada invitación que le hacen como conferencista, sabe quién es Juan Francisco “Kiko” Gómez Cerchar y la estrecha relación que este mantuvo con la mandataria regional.

No sé si sabe que esta señora, representante de una etnia indígena, fue la esposa de Pablo Parra, alias El Negro, un mafioso investigado por la Fiscalía, vinculado con la muerte de Jorge Eliécer Jiménez Aragón, primo hermano de la hoy gobernadora y candidato en 2002 a la alcaldía de Albania (Guajira), cargo al que aspiraba también la ‘Princesa Negra’, apodo con el que le llaman algunos de sus coterráneos.

Para quienes quizá no recuerden el hecho, Jiménez Aragón fue asesinado en septiembre de 2002 mientras descansaba en la plaza de mercado del municipio que aspiraba a dirigir. Para la época de su muerte era concejal y el mayor opcionado para llegar a la alcaldía de ese pueblo guajiro. Según el dictamen de Medicina Legal, el primo hermano de Oneida Pinto Pérez murió de cinco impactos de balas, tres de los cuales alcanzaron el lado izquierdo de su cabeza y los otros dos hicieron blanco en uno de sus hombros.

Las razones de la muerte de Jiménez Aragón, según una nota del diario El Tiempo, se debieron, por un lado, a las jugosas regalías del carbón que superan los 200 mil millones de pesos, y por otro lado a los ingresos, igualmente millonarios, que recibiría Albania por concepto de gas y sal. Las balas, como lo informó la prensa, acabaron con las aspiraciones de Jiménez Aragón, lo que permitió que La “Princesa Negra” fuera dos veces alcaldesa de ese municipio.

Curiosamente, el Negro Parra fue durante ese tiempo el jefe de guardaespaldas de su mujer y mantenía una relación muy cercana con funcionarios del CTI y la Policía de la época. Este hecho le permitía tener en sus manos información reservada de los organismos de seguridad del Estado. Poco después de que la justicia vinculara a Kiko Gómez con varios homicidios y de tener nexos con grupos paramilitares y narcotraficantes, razón por la cual la Procuraduría procedió a desvincularlo de su cargo de gobernador, el Negro Parra se constituyó en una pieza fundamental del partido Cambio Radical en ese departamento de la costa norte colombiana. Tanto así que el 12 de diciembre del 2013 se convirtió en el anfitrión de una reunión de gamonales políticos que buscaba proponer una terna para elegir a la persona que sucedería al gobernador que había sido despojado de su funciones. Cambio Radical, por supuesto, no puso reparos a los nombres propuestos, entre estos el de Sugeila Oñate, quien sería ungida, con la venia del presidente Santos, como la nueva gobernadora del departamento, una persona, por supuesto, muy cercana al grupo político de Oneida Pinto y de su marido Pablo Parra.

Por eso, no debería extrañar que los últimos dos alcaldes del municipio de Albania (Guajira) hayan sido cuotas políticas de la pareja Parra-Pinto. Tampoco debería extrañar que el escándalo desatado por el desfalco al Bienestar Familiar en La Guajira, que supera los 2.280 millones de pesos, haya empezado por el municipio donde Pinto tiene el poder para poner y quitar alcaldes. Tampoco debería extrañar que entre los nombres señalados del “atraco” se encuentren varios parientes cercanos de la actual gobernadora.

Según una nota del diario El Espectador, entre los detenidos por la apropiación de los dineros al Bienestar Familia en La Guajira se encuentra Emerson Segundo Pinto, un primo cercano de la mandataria, quien es señalado de ser una de las cabezas visibles del desfalco al instituto. Curiosamente, todos los detenidos por la Fiscalía por este caso pertenecen al grupo político de la gobernadora y son muy cercanos al condenado exgobernador Kiko Gómez.

Tampoco debería extrañar que los atracos en la administración de la “Princesa Negra” continúen. Hace poco firmó el decreto donde designa a Salustio Solano Cerchiaro, primo hermano de Juan Francisco “Kiko” Gómez como Secretario de Obras del departamento. No olvidemos que este señor enfrenta en este momento dos investigaciones por el asesinato de seis personas. Aunque la mandataria negó luego en un trino la designación de Solano como su Secretario de Obras, los hechos la contradicen, pues en el acto de nombramiento estuvo el cuestionado primo de Kiko Gómez, quien fue presentado como el nuevo secretario del Departamento de Obras.

El fondo del asunto radica en que mientras la gobernadora Pinto Pérez se reúne con la Nobel Rigoberta Menchú para visitar pueblos y rancherías donde hace varios años se mueren los niños de sed y hambre, colaboradores y cercanos suyos son investigados, están prófugos o tras las rejas por la apropiación de recursos que tienen como objetivo, precisamente, aliviar las necesidades de los niños de una región que recibe miles de millones de pesos en regalías, pero que nadie sabe con certeza para dónde se van.

En Twitter: @joarza

E-mail: robleszabala@gmail.com

*Docente universitario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?