Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1992/04/13 00:00

    SAMPER ESTA SOLO

    Si Pastrana es un Maradona pero en la selección de Guatemala, Samper es un centro delantero en la selección alemana...

COMPARTIR

POLITICAMENTE, LAS ULTIMAS ELECCIOnes sólo tuvieron un ganador: Ernesto Samper. Porque de alguna manera, lo que sucediera en ellas o lo debilitaría, abriéndole paso a un competidor, o lo fortalecería, creciéndolo en la soledad de sus posibilidades, y sucedió lo segundo.
No sólo no le surgió ningún rival a nivel de otros partidos o movimientos, sino que el propio liberalismo se consolidó como un gigante rodeado de aspirantes enanos. Casi que si Samper hubiera podido diseñar los resultados electorales que más le convinieran no hubiera podido escogerlos mejor.
El caso de Andrés Pastrana, por ejemplo, un nombre que de un tiempo para acá se baraja automáticamente al lado del de Samper entre las opciones presidenciales para el 94, fue calamitoso. Hábilmente salió a los medios a justificar sus resultados alegando que la Nueva Fuerza no estaba compitiendo, pero la verdad verdad es que si Andrés no puso candidatos ni a alcaldes ni a corporaciones se debió a que no tenía candidatos. Y en Bogotá, ciudad en la que fue alcalde y de la que deriva su prestigio, de cuatro aspirantes al Concejo se le ahogaron los cuatro.
Pero además, Andrés Pastrana cometió un grave error. No sólo no apoyó a Juan Diego Jaramillo, sino que ordenó en su movimiento que no lo apoyaran. Sucedió entonces que Juan Diego obtuvo 110 mil votos sin ayuda de Pastrana, cuando de haberlo apoyado, la misma cifra se le hubiera atribuido a su ayuda, con lo que no habría exhibido vacío en su propia ciudad.
Del M19, ni hablemos. Hubo colapso total en el movimiento, que en todo el país no logró sacar más de 200 mil votos. Se le hundieron al M19 casi todas sus candidaturas en el país, salvo la de Barranquilla, que aun que es mencionada automáticamente por este movimiento como su máximo trofeo electoral, el triunfo que se asocia con ella es un tanto sofístico. El que ganó en Barranquilla fue el cura, más que el M19. Como igualmente habría ganado el cura de haber militado en cualquier otro movimiento. Hasta aquí los que pueden ser rivales de Samper fuera del liberalismo. Pero dentro de él las cosas no son distintas. Encuestas conocidas por esta columnista indican que Carlos Lemos arrancó en diciembre con el 40 por ciento de la votación y que llegó a marzo apenas con el ocho por ciento, y que de 12 concejales que se le calculaban en diciembre logró sacar únicamente dos por cociente y uno por residuo. Pero además de sus expectativas electorales no cumplidas, Lemos, realmente, obtuvo una baja votación cerca de 50 mil votos para un candidato presidencial. Y eso en Bogotá, la ciudad donde es fuerte, porque en el resto del país registra en las encuestas poco reconocimiento. (Tengo en mis manos una en la que el índice de conocimiento nacional de Andrés Pastrana es del 96 por ciento, de Samper del 92 por ciento y de Navarro del 87 por ciento, mientras el de Lemos es apenas del 43 por ciento). Y si a eso se le suma que le ganó Enrique Parejo, puede concluirse que a Carlos Lemos los resultados electorales últimos le abrieron un inmenso boquete.
Desde luego que, aunque ganador en Bogotá, a Enrique Parejo no se le ven tampoco muchas posibilidades como rival de Samper, porque por fuera de Bogotá es poco conocido, y porque tiene cero de organización política. Pero además, porque aún en esta ciudad Parejo es prestigioso en una franja extrema, moralista y mesiánica que no corresponde a la gran avenida de los votantes. Y como si lo anterior fuera poco significativo para las posibilidades de Ernesto Samper como candidato, el liberalismo obtuvo el 60 por ciento de la votación, lo que indica que es el partido más fuerte, y que Samper es el candidato más fuerte en el partido más fuerte.
Acudiendo a un símil en el lenguaje futbolístico, Andrés Pastrana es Maradona pero en la selección de Guatemala, mientras Ernesto Samper es el centro delantero pero de la selección de Alemania. Entre todos sus posibles rivales, es que el que combina suficiente imagen y organización, dos constantes históricas para ganar las elecciones en Colombia. Pastrana tiene imagen pero sin organización, y Navarro no tiene ni imagen ni organización.
Esto es lo que permite concluir que por ahora Ernesto Samper está solo. Solo en el camino hacia la Presidencia.














¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.