Martes, 21 de febrero de 2017

| 1998/02/16 00:00

SAMPER Vs LEMOS

Las confusas circunstancias de la licencia del Presidente contrastan con el mensaje de paz de la presidencia fugaz de Carlos Lemos.

SAMPER Vs LEMOS


QUEDO LA SENSACION CLARA DE QUE A la unica persona a la que se le olvido avisarle el presidente Samper de su decision de abandonar el poder por 10 días para hacerse un chequeo en Canada fue al medico canadiense que deberia hacerle el chequeo.
Eso se desprende de la decena de entrevistas que concedio el doctor Jonathan Meakings a la prensa colombiana a partir de su tajante desmentido en SEMANA: "Por tercera vez le repito, no hay ninguna cita medica; su Presidente esta en perfecto estado de salud". Sus afirmaciones posteriores estan llenas de temores, contradiccioncs y afirmaciones vagas que sólo coinciden entre si en que el Presidente esta en perfecto estado de salud.
El doctor dijo primero que no habia cita medica pero si una cita social, pero despues el gobierno salio a decir que Meakings habia callado lo de la cita por prudencia. No entiende uno por que prudencia para la cita medica pero no para la social: es normal que un presidente se haga examinar de un medico en Montreal, pero es muy raro que un jefe de Estado se separe de su cargo para ir a tomar trago en una reunion social. Si de prudencia se trata, yo habria sido prudente con esta.
Mas adelante el medico dijo que tal vez SEMANA habia citado mal sus palabras y luego afirmó que no le habia dicho toda la verdad a la revista pero que no le habia mentido. Todo esto para terminar en que si tenia una cita con el presidente colombiano y que le iba a hacer unos examenes, entre los que solo pudo mencionar una radiografia.
El tema de la salud es el menos grave todos sabemos que el Presidente esta bien y que los efectos de las heridas de bala que recibio estan bajo control, y tambien sabemos que es logico que el Presidente sea revisado cada cierto tiempo para evitar cualquier problema.
Mas aun: para cualquier persona debe sonar lógico que el Presidente pida una licencia para que le revisen sus heridas, aunque no le pase nada si se hace la revision ocho meses mas tarde. La salud de un presidente es un tema serio para el pais, y se asume que cuando un mandatario elegido por el pueblo dice que se quiere hacer chequear es porque siente que lo necesita. Y eso debe bastar.
Como tambien el Presidentc habria podido pedir su licencia al Senado con el argumento de que queria darle una paloma a Carlos Lemos por un asunto de estabilidad politica quc sc logro con su designacion como vicesresidente y a cambio de lo cual el primer mandatario consideraba justo elevarlo a la categoria de ex presidente. Alla el Senado si le daba la licencia o no.
Pero lo que no puede hacer el Presidente es mentirle a todo el país en un tema tan serio como la Presidencia de la Republica y argumentar una falsa necesidad medica para pagar un favor politico. Eso es manosear algo que no le pertenece. El Presidente puede pedir licencia por la razon que le de la gana, pero no tiene derecho a mentir.
Todo este enredo de declaraciones que dejan un mal sabor en la boca contrasta con la actitud de Carlos Lemos al tomar posesión de su cargo de Presidente. Toda la dignidad que le falto a la licencia de Samper la tuvo de sobra Lemos, quien no solo se ubico en el plan de un modesto servidor de la patria, agradecido con su suerte y su destino, sino que aprovecho la tribuna para hablar de paz.
Y habla bien, diciendole a la clase dirigente lo que le tiene que decir: que lo que hace a la sociedad belicosa y violenta, mucho mas que los guerreros del monte, es el tono agresivo e hiriente de los discursos de los politicos, de los dirigentes del sector privado y de los periodistas.
Me gusto la sensatez de Carlos Lemos y me parece que, como el mismo lo dijo, valdria la pena contar con sus servicios para que se sume a los esfuerzos de paz en los que esta empeñado el pais, un poco a tientas, aprovechando que ya nadie le podra decir que el esta buscando algun privilegio politico con ello.
En medio de todo el barullo con la licencia del Presidente, el paso de Lemos por la Presidencia, así sea por una semana larga es un soplo refrescante que puede ayudar a limpiar un ambiente enrarecido, el cual amenaza con ponerse mas turbio ahora que arranca la tanda brava de las elecciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.