Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/02/07 00:00

    Santiago Giraldo: el reto por ser mejor

    El domingo pasado el mejor tenista colombiano del momento llegó a su primera final de un torneo ATP. Y a pesar de perder, valerosa y dignificante es la forma en que está compitiendo.

COMPARTIR

En los cuadros estadísticos oficiales su línea de proyección es ascendente. El historial de su ranking indica que, a través de los años de su carrera profesional iniciada en 2006, no ha parado de crecer. El autor intelectual de los elogios es Santiago Giraldo, el mejor tenista colombiano del momento, receptor de todos los flashes y destinatario de la tinta de la prensa especializada. El pereirano jugó el domingo su primera final de un torneo profesional, el ATP 250 de Santiago de Chile sobre polvo de ladrillo que reparte un premio de casi medio millón de los verdes.
 
Giraldo perdió contra el español Tommy Robredo 6-2, 2-6 y 7-6 (5), después sacar para el partido 5- 3 en el tercer parcial. Para el ibérico, ex top 10, era la decimoséptima final de su carrera y con éste, obtuvo su décimo trofeo de alcurnia. Yo soy de los que piensan que hay formas y formas de perder, más en un deporte como el tenis de carácter esencialmente individual y sin contacto (difícil equilibrar la balanza con el mero factor físico), cuya lógica de la predominio histórico son más apreciables y determinantes.
 
“Estoy algo decepcionado porque serví para el partido. Pienso que mi falta de experiencia jugó en ese momento, quizás me puse algo tenso, y eso se volvió en mi contra”, declaró Giraldo tras el match. Y agregó: “Por otra parte estoy muy feliz por el partido que jugamos. Di todo lo que tenía, jugué con todo mi corazón y, al final, Tommy ganó porque fue el mejor”. La humildad no se compra en la verdulería. En un mundo donde los egos vuelan a altura de los rascacielos, la cabeza hay que tenerla bien puesta, y Giraldo, de 23 años, quien juega a tenis desde que tiene conciencia de sí mismo, está sacando credenciales en ese rubro. “He tenido una gran semana aquí, y espero seguir por este buen camino”, expresó al final. Si pecó o no pecó por la primiparada, eso queda en el anecdotario. Igual no es poco lo que ha hecho: desde 1995 ningún colombiano había podido llegar a una final de un torneo ATP. El último mohicano fue Hadad.
 
Haber. La evolución técnica de Giraldo es notoria, sus golpes están siendo más dañinos y sólidos, su saque lo ha mejorado con variables de velocidad, así como sus golpes de fondo de cancha; ha acentuado su estrategia en ser más ofensivo y su madurez personal le ha aportado una lectura paciente y más perspicaz. Tiene un guía sabio, el jefe del equipo Colsanitas y entrenador, el español Mark Gorriz. Felicitaciones para ellos también, para preparadores físicos, nutricionistas y sicólogos. Por más de que se juegue de a uno su entrenamiento y su práctica es grupal. A la hora en que las papas queman, ahí sí la soledad.

Pero, porque todos a este nivel le pegan bien a la pelotita, lo más meritorio de Giraldo es su mejoría en la parte mental. Motivación. Ganas. Ilusión. Metas. Optimismo. Esas cinco palabras que dijo en una entrevista antes de que jugara la semifinal en Chile contra el italiano Potito Staracce son su espejo. En aquel torneo venía de dejar en el camino al argentino Juan Ignacio Chela y al ruso Igor Andreev, dos jugadores con un peso específico especial.

Nacido el 27 de noviembre de 1987, el pereirano comenzó el año con el pie derecho. Llegó a semifinales del ATP de Auckland, en Nueva Zelanda, eliminado por el siempre difícil David Ferrer, hizo cuartos de final en el ATP de Brisbane, en Australia, vencido por el surafricano Kevin Anderson, todo antes al inicio del primer Grand Slam del año, y en el Abierto de Australia llegó a segunda ronda, instancia en la cual fue eliminado por el croata Marin Cilic. En 1998 Giraldo llegó al equipo Colsanitas justo en tiempos en los que dos de los representantes más brillantes del deporte blanco en el país, Fabiola Zuluaga y Mauricio Hadad, se encontraban en la palestra pública, ella por su paso fértil por cada cancha de pisaba, y él, transitando el fin de su etapa como player, junto a Miguel Tobón y Jaime Cortés (actual director de tenis del equipo juvenil de la Federación Colombiana de Tenis). “Sabíamos que venía empujando Fallita, Giraldo con un proceso muy bueno, y eso generó competencia sana, motivación y progreso. Hoy se recoge la cosecha”, manifiesta Hadad.

El mensaje de ir partido a partido se puede aplicar a la vida y extenderlo a la cotidianeidad como un chicle. Eso es lo que está haciendo Giraldo, parte del secreto. Es valerosa y dignificante la forma en que está compitiendo este atleta. Con el poder de la ética y la disciplina como raqueta, para demostrarse a sí mismo que puede medírsele a cualquier cristiano del circuito. Protagonizó a fin de 2010- año en el que había conseguido dos cuartos de final, sus mayores logros, en Chennai, India y en Hertogenbosch, Holanda- una de las páginas de plata en el Gran libro del tenis colombiano. Con la posibilidad de acceder al Grupo Mundial la selección nacional con Alejandro Falla, Carlos Salamanca y Robert Farah, jugó y perdió el Play Off contra Estados Unidos, y Giraldo en una gran actuación, le ganó a Sam Querrey el primer punto de sencillos y perdió después el punto definitivo contra Mardy Fish 8- 6 en el quinto set, tras una batalla memorable.

Cada lunes del año la ATP actualiza el escalafón mundial, de acuerdo a los puntos ganados y perdidos por los jugadores en cada competición. Hoy Santiago Giraldo está la casilla 47. Según el jugador su meta para 2011 es meterse dentro de los 30 mejores del planeta. Sin embargo y alejándose de la rigidez de las estadísticas, cabe un análisis no lineal en la viña del tenis y en la del deporte todo. Hadad, el único colombiano en tener un título profesional llegó en su carrera al puesto 78 del mundo, allá en 1995. E Iván Molina, uno de los jugadores- pioneros en el país, quien compitió en la década del setenta, alcanzó en 1976 el puesto 40, hasta ahora el nativo que más alto llegó.

Así no alce trofeos, el fuego de su promoción profesional tonifica. Reaviva esperanzas hacia el futuro. Giraldo ha cocinado los anhelos de un chico talentoso, con las pretensiones de un hombre dueño del valor de querer ser mejor. Lo que no es poco. Por lo pronto y como reza el refrán popular, el que persevera alcanza.

*Del 12 al 20 de febrero se disputará en el Centro de Alto Rendimiento de Bogotá la Copa BBVA-Colsanitas, el torneo femenino más importante de Sudamérica creado en 1993, actualmente parte al Circuito Mundial Profesional Femenino de Tenis, Sony Ericsson WTA Tour. Competirán trece jugadoras que están entre las 100 mejores tenistas del mundo y también las mejores sembradas a nivel local. Reparte 220 mil dólares en premios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.