Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/04/29 00:00

    Hay una fiera herida

    Las negociaciones de paz habría que adelantarlas también con esa extrema derecha representada por Álvaro Uribe, en su condición de Comandante en Jefe de todo lo que hay detrás suyo.

COMPARTIR

En días recientes La FM de RCN publicó una noticia que deja ver un malestar subterráneo –aunque de profundidad desconocida- dentro de las Fuerzas Armadas, en apariencia originado en la declaración del presidente Juan Manuel Santos según la cual si se le presentara la oportunidad de matar a Timochenko “lo pensaría dos veces”.
 
La información habla de un mensaje de WhatsApp que habría sido enviado y compartido entre la oficialidad del Ejército y la Policía Nacional, que dice así: “Para todos nuestros familiares y amigos, por favor no elijan otra vez a Santos. Ustedes saben bien todas las promesas que nos ha hecho y entregó el país a las Farc. A la pregunta de Vicky Dávila sobre ¿si encuentra a Timochenko lo daría de baja?, el presidente respondió que lo pensaría dos veces. Señor presidente: ¿acaso la tortura y posterior asesinato de todos los hombres, militares y policías en Putumayo y Cauca, no son razón suficiente para romper los supuestos diálogos de paz? ¿O acaso estos héroes de la Patria solamente les importan a sus padres, viudas y huérfanos? Este gobierno no valora suficientemente los sacrificios que tienen que hacer estos hombres que trabajan las 24 horas del día y solo ven a sus familias dos veces al año. Todos a apoyar al Centro Democrático. Páselo a todos sus contactos”.
 
Busqué en Internet y la información que encontré fue casi nula, incluso la que suministra La FM, pues esta se limita a divulgar una sola y desabrida respuesta del comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez, donde no desmiente que ese mensaje se haya transmitido entre las filas, en ninguna parte habla del acatamiento que le debe a su superior inmediato el presidente de la República, se refiere en términos vagos al “compromiso institucional en el cumplimiento de la misión”, y remata con que “seguiremos desarrollando nuestro plan, que es nuestro norte”.
 
No hace falta leer entre líneas para concluir que tanto en el WhatsApp como en la declaración del general Rodríguez se percibe un malestar represado, en parte comprensible por los sucesos que se desencadenaron a raíz del descubrimiento de la sala Andrómeda de Inteligencia Militar (desde donde al parecer ‘chuzaban’ a los negociadores de La Habana), sumado al escándalo por los actos de corrupción del coronel Robinson González que provocaron la salida del entonces comandante de las FF MM, general Leonardo Barrero, y de otros cinco generales. Esto sin mencionar los mal llamados ‘falsos positivos’, algo que como hilo conductor involucra tanto al coronel mencionado como al gobierno de Álvaro Uribe, quien no deja de insistir en que sus autores son “héroes de la patria” y “perseguidos por la Fiscalía”. 
 
Ahora bien, ¿quién sería en lo político el más directo favorecido de esta situación de malestar represado? La respuesta es de Perogrullo. Podría parecer que se quiere hilar delgado, pero no deja de ser coincidente que a la par que el recién defenestrado general Barrero adhiere a la campaña de Óscar Iván Zuluaga y se hace acompañar del muy beligerante general Harold Bedoya, entre la oficialidad del Ejército y la Policía circula un mensaje (que el comandante de las FFMM no desmiente, a modo de velada advertencia) donde después de despotricar contra el presidente Santos se invita a “Todos a apoyar el Centro Democrático”, cuyo candidato es Zuluaga.
 
Lo que en últimas está de por medio –y atravesado, para el sector más radical del Ejército- es el proceso de paz. Es obvio que si midiéramos en una balanza hacia dónde se inclinan los afectos de las Fuerzas Militares, si a favor de la paz o de las posiciones rabiosamente contrarias que pregona Álvaro Uribe, este no solo llevaría las de ganar sino que en la práctica las va llevando, como lo demuestra por ejemplo la entrega clandestina de las coordenadas secretas, que divulgó en Twitter, del lugar donde serían recogidos unos guerrilleros para llevarlos a Cuba.
 
Esto indica a las claras que el presidente Santos se mueve en un terreno de arenas movedizas, donde es el Comandante en Jefe de unas fuerzas que le deben obediencia por simple cadena institucional de mando, pero la lealtad parece estar en el otro lado de la balanza, el de su mayor ‘enemiguis’.
 
Un hecho incontrovertible es que si se consolidara la paz, el Ejército obligatoriamente tendría que reducir su tamaño, pues el actual creció en la proporción requerida para enfrentar el conflicto armado. Pero eliminado este quedaría mucha gente y dependencias sobrando, y habría entonces una notable reducción (además) en el gasto militar. Solo que no es estratégico decirlo o reconocerlo, y es por ello que el presidente se esfuerza en hacerles creer lo contrario. 
 
El problema es que no le creen, por una sencilla y también incontrovertible razón: porque la paz para el Ejército no es buen negocio ni en lo militar, ni en lo político ni en lo económico. En lo militar, lo sienten como una derrota; en lo político, como una abdicación del Estado frente al terrorismo; y en lo económico… (bueno, aquí todo lo que diga puede ser usado en mi contra). Por eso prefieren creerle al expresidente Uribe, en quien han puesto sus más ‘secretas’ complacencias.
 
MORALEJA Y CONCLUSIÓN: Las negociaciones de paz habría que adelantarlas también con esa extrema derecha representada por Álvaro Uribe, en su condición de Comandante en Jefe de todo lo que hay detrás suyo. Son cada día más frecuentes los sucesos que advierten sobre la presencia agazapada de una fiera herida que, mientras no se apacigüe su dolor, en cualquier momento puede dar el zarpazo. 
 
En Twitter: @Jorgomezpinilla
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.