Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/11/05 00:00

    ¿Se caerá el euro?

    Colombia, sin duda, estáen mejor posición que muchos países emergentes para enfrentar una crisis eventual.

COMPARTIR

Tan inmersos como estamos los colombianos en nuestros problemas, no hemos puesto la suficiente atención sobre una posibilidad que tiene a los economistas con los pelos de punta: que el euro puede colapsar si Europa no logra poner en cintura a Grecia.

Aunque el primer ministro griego, Papandreu, ya no va a recurrir al mecanismo del referendo para poner a consideración de la opinión griega las medidas que le habrían sido impuestas por la troika -Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo- para poder hacerle el desembolso del crédito que necesita su país, la situación, lejos de haberse calmado, sigue muy incierta.

Hasta que Papandreu no cuente con el voto de confianza de su Parlamento y no le aprueben el paquete de medidas de la troika, la Unión Europea y el Fondo Monetario no le van a desembolsar los 8.000 millones de euros que negociaron. Y sin esos recursos, Grecia se quedará sin liquidez y no podrá pagar los salarios de más de setecientos mil empleados públicos ni de más de dos millones de pensionados. En pocas palabras, Grecia entraría en una moratoria.

Si el país gobernado por Papandreu deja de pagar su deuda, el efecto contagio se esparcirá por toda la región. Los más afectados serían los países que tienen más interconexiones con Grecia y que ya tienen severos problemas fiscales, como puede ser el caso de Italia, Portugal, España y hasta Francia y Bélgica.

Para ser más exactos: todos los acreedores de Grecia y todos los que tengan bonos públicos griegos, es decir, bancos privados, fondos de pensión y los gobiernos se verán seriamente afectados, lo cual implicaría que el rescate a los bancos tendría que ser mucho mayor y que por el aumento del costo de la deuda pública varios países europeos entrarían en las mismas dificultades que hoy enfrenta Grecia.

A pesar de que Colombia no tiene unas relaciones comerciales estrechas con Europa, sí se vería afectada, aunque menos que otros países de la región, como podría ser el caso de Chile y Brasil. El principal impacto sería la escasa liquidez en moneda extranjera para que el sector privado pueda fondearse, lo cual generaría una crisis de confianza en el sector financiero que podría resultar en una caída del crédito, que a su vez frenaría de un momento a otro el crecimiento de la economía y, por ende, el consumo y la inversión.

Es decir, si este efecto dominó sucede, podíamos pasar de crecer del 5 por ciento a solo el 2 o el 3 por ciento. Para no hablar de lo que le puede pasar al país y al mundo si China se ve afectada con la crisis europea y se desploman los precios de commodities como el petróleo.

Lo curioso es que en esta ocasión por primera vez los economistas, y especialmente el Fondo Monetario Internacional, han sido los primeros en alertar al mundo sobre la posibilidad de que el euro colapse y de que se contagie el resto de los países. Ciertamente no lo hicieron con la crisis de Wall Street, que prácticamente los tomó por sorpresa y los dejó muy mal parados. Ahora quieren reivindicarse y se han dedicado de manera muy disciplinada a estudiar los peligros que se derivarían de un colapso del euro si no se logra salir avante en el tema de Grecia.

Paradójicamente, este nuevo celo permite que los países que aún no están contagiados tomen medidas preventivas. Colombia, sin duda, está en una mejor posición que muchos países emergentes para enfrentar una crisis eventual: su deuda privada en moneda extranjera es baja y los bancos están menos expuestos a fondeos en moneda extranjera, en parte por las nuevas regulaciones y porque hemos aprendido de crisis anteriores. También ayuda el hecho de que en Colombia los bancos extranjeros tengan la figura de sucursales con capital propio y no sean una extensión del banco extranjero, como pasa en la mayoría de los países de América Latina. Eso hace que si se cae un banco grande europeo, los efectos en Colombia sean menores.

Aunque no lo diga públicamente, el gobierno colombiano ha entendido que lo importante es tomar medidas preventivas para enfrentar los efectos de una crisis de esa índole y que tiene que darle confianza al mercado y asegurarle al sector privado suficiente liquidez, porque de lo contrario todo este boom que estamos viviendo se puede ver seriamente mermado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.