Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/11/25 00:00

    ¿se deshiela el polo?

    Gustavo Petro pasò de ser el coco guerrillero que hacìa debates basado en medias verdades, al ganador del debate sobre paramilitarismo que paraliza el paìs

COMPARTIR

¿Habrá alguna posibilidad de que la izquierda no ponga el Presidente de la República en 2010?

Si contestáramos esta pregunta sobre la base de una fotografía que tomáramos hoy de la situación política del país, la respuesta sería no.

Las magulladuras del establecimiento favorecen todo movimiento que represente el antiestablecimiento o que

garantice un verdadero viraje en la situación de decaimiento interno institucional.

Aunque reconocido por editorialistas y comentaristas, el triunfo del Polo en sus elecciones internas de hace 15 días fue mucho más contundente de lo que se le ha concedido.

A la hora de escribir esta columna, el Polo tiene 555.302 afiliados carnetizados, que fue el resultado final del número de gente que acudió a votar en las urnas por los representantes del próximo congreso del partido.

Eso es gracia, porque el que salió a votar por el Polo necesitaba previamente registrarse como miembro oficial del partido antes de votar. O sea, se le exigía dejar registrada su filiación partidista. Y eso implica un ánimo de pertenencia y permanencia de quien se registra.

Fue tan sorpresiva la avalancha de votantes, que rebasó ampliamente los cálculos de la Registraduría, hasta el punto de que hubo gente que tuvo que esperar más de dos horas en una cola para acceder hasta la urna.

De manera que el Polo arranca con 555.302 militantes carnetizados que recogió en apenas la mitad de los municipios, porque en alrededor de 500 la precaria organización electoral no permitió que hubiera puestos de votación.

En semejante resultado influyó, sin duda alguna, la situación política general que atraviesa el país, con los partidos tradicionales hechos trizas, el partido de La U luchando por alcanzar algún día una coherencia interna, el juicio que le ha abierto la Corte Suprema a la clase política tradicional por sus vínculos con el paramilitarismo y el desmayado prestigio de instituciones como la Iglesia, los organismos de control, las fuerzas del orden y los escándalos de corrupción en el interior de varias ramas del gobierno.

Para escoger 2.700 delegados que asistirán al congreso del Polo, 10.000 personas salieron a hacer campaña por el país sin ayuda de ninguna propaganda ni impresa, ni radial ni televisiva.

Finalmente el éxito de los resultados no se lo adjudicó ninguna de las vertientes del Polo, ni la de centro ni la radical, ni tampoco pasaron cuenta de cobro los personalismos de quienes constituyen las cabezas más prometedoras de ese movimiento.

El ex candidato Carlos Gaviria, que salió a explicar los resultados electorales con la ponderación que lo caracteriza, logró transmitir hábilmente que el éxito de las elecciones internas del Polo era una victoria colectiva, con lo que logró que las divisiones internas, que desde luego aún subsisten, pasaran a un segundo plano, y la pugnacidad con la que a veces han competido diera paso a un ambiente de tolerancia interna que le impuso muy buen colorido a los resultados electorales.

Y mientras son inciertos los nombres de los aspirantes a suceder a Uribe que aportarán los partidos tradicionales y el propio uribismo, en el Polo ya se han graduado con un carisma muy especial personajes como Carlos Gaviria, el alcalde Lucho Garzón, Antonio Navarro y, sorprendentemente, Gustavo Petro, que pasó de ser el coco guerrillero que hacía debates parlamentarios basados en medias verdades, al ganador indudable del debate sobre paramilitarismo que hoy tiene paralizado el país.

Sus denuncias de hace muchos meses resultaron ciertas y vienen siendo confirmadas gradualmente por los pronunciamientos recientes de la Fiscalía y la Corte Suprema.

¿Qué más le falta al Polo para poner al futuro Presidente en 2010?

Tiene medio millón de afiliados carnetizados en tan sólo la mitad del país, lo que implica disciplina. Indudablemente es una fuerza política que viene en permanente crecimiento y tiene ambición de triunfo. Tiene líderes visibles y carismáticos y como partido de oposición, viene funcionando como reloj suizo.

Si logra conquistar el voto de opinión y seguir controlando los personalismos poniendo por encima los intereses comunes del partido, pónganle la firma.

ENTRETANTO…
¿Será que ahora las Farc salen a ponderar la 'excelencia' de la justicia norteamericana, que se abstuvo de condenar a 'Simón Trinidad' a pesar de la avalancha probatoria en su contra?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.