Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/01/15 10:36

    El centro del centro

    Me quiero referir a la desafortunada situación que se viene presentando con respecto al Senador Iván Duque, quien fuera elegido por sus colegas de todos los partidos políticos en el Congreso, como el mejor Senador.

COMPARTIR

El Partido Centro Democrático -CD- es una de las opciones con más posibilidades de llegar al poder presidencial en el 2018. Su protagonismo en el triunfo del NO en el plebiscito del 2 de octubre, junto a líderes conservadores como Andrés Pastrana, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordoñez, así como a sectores representativos de las Iglesias Cristianas, lo ubicó en un lugar privilegiado del partidor en la carrera por llegar a la Casa de Nariño.

Nacido apenas hace tres años de la mano de su máximo líder Álvaro Uribe Vélez, el CD logró una significativa representación en el Congreso y su presencia en las regiones va en notorio ascenso. Este éxito electoral contrasta con las divisiones internas que en lo últimos días se han venido evidenciando, las cuales son clara consecuencia de la competencia que se ha iniciado entre los tres precandidatos presidenciales Oscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque Márquez.

Me quiero referir a la desafortunada situación que se viene presentando con respecto al Senador Iván Duque, quien fuera elegido por sus colegas de todos los partidos políticos en el Congreso, como el mejor Senador. Desde cuando inició el nuevo año, varias personas que hacen parte del CD han publicado artículos en distintos medios de comunicación, a través de los cuales atacan directamente al Senador Duque, acusándolo de no defender ni representar las ideas del partido y de tener vínculos con la izquierda.

Después de leer algunos de esos artículos, así como varios comentarios negativos, injustos e irrespetuosos contra Iván Duque, con quien comparto una edificante amistad hace más de 18 años, conversé con él para repasar los orígenes de su relación con el Expresidente Uribe y con el nacimiento mismo del Centro Democrático. Me recordó el senador que los primeros pincelazos conceptuales del partido los empezó a trazar Uribe en la Universidad de Georgetown, donde fue profesor entre septiembre de 2010 y marzo de 2011, acompañado precisamente de Duque como apoyo en sus clases. Hablaba en ese entonces de los países que a partir del “puro centro democrático” habían logrado superar los errores y desatinos de las izquierdas y también los desafueros de las derechas.   También recordó que él hace parte del pequeño grupo de congresistas, que como funcionarios de su gobierno acompañó al expresidente en sus dos administraciones. Finalmente, que se ganó el respeto intelectual de Uribe, por cuenta de la libertad con la que lo controvierte, siempre con argumentos serios y sustentados.

Continuando con la conversación le pregunté acerca de su opinión con respecto a los radicalismos de derecha, que dicen representar la pureza doctrinal del Centro Democrático, y qué tanto queda de la ideología de “centro” que inspiró su creación. En su repuesta hizo hincapié en que esa idea del “centro”, que le da el nompbre al partido, aparece hoy intacta en la propia página web del expresidente, quien lo expresa con claridad: “No somos izquierda ni derecha, somos una expresión democrática de centro. Creemos firmemente en el equilibrio entre la seguridad y la justicia desde las instituciones del Estado Social de Derecho, la inversión con responsabilidad social y la cohesión como elemento fundamental de una sociedad democrática con espacios de bienestar para todos sus habitantes”. 

Finalmente remató con una frase que ilustra su talante político: “yo quiero ser el centro del centro, por eso quiero llegar a la presidencia de la república para gobernar sin los odios que hoy alimentan las divisiones entre los colombianos”. Cuando terminó la conversación me dio envidia de la buena, pues en mi partido conservador, hoy casi extinto, ya ni siquiera hay ideología, solo “mecánica” política y pragmatismo electorero.

*Ex Viceministro de Justicia. Decano Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda.

@ceballosarevalo

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.