Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2002/10/20 00:00

    Sí, no, tal vez

    El artículo que sanciona la dosis personal "sin cárcel" es la primera Ley de Leyes que tipifica un asunto menor de policía

COMPARTIR

Lo mejor que puede decirse del referendo es que evitó lo peor del referendo. Y como a cada señor hay que darle su honor, admito que en este caso casi todos los aplausos se le deben al Congreso.

En primer y principal lugar, porque evitó el choque de trenes que hubiera dado al traste con la economía y con la democracia. Mejor dicho, esquivó los dos choques que casi causa el gobierno:

-El proyecto inicial permitía que el Presidente cerrara el Congreso en cualquier momento. El texto aprobado exige que éste se autodisuelva "por mayoría absoluta", lo cual al menos disimula el atropello que, a decir verdad, sigue por ahí flotando.

-Lo de "acudir al pueblo" que dijeron el Presidente y el Ministro fue algo más que un retozo democrático. Fue una presión ilegal, porque la Constitución dice inequívocamente que un referendo para reformarla no puede someterse al pueblo sin que lo apruebe el Congreso.

El segundo mérito del Congreso fue parar en seco lo de la Cámara única. O éste era un capricho académico y nada convincente del doctor Uribe, o era el anuncio de que se venía una "asamblea" de bolsillo, como la de Chávez o la de Fujimori.

El tercer logro del Congreso fue meter algo de reforma política en un proyecto que se limitaba a atacar la política. Mantuvo la circunscripción nacional, que es donde pesa el voto de opinión. Añadió una generosa circunscripción de paz. E introdujo algún límite al reguero de listas por medio del umbral, la cifra repartidora, el mínimo de votos por partido y el método de bancadas.

Pero la peluqueada quedó muy dispareja. Primero, porque cerrar el Congreso era el gancho de opinión que aseguraba millones de votos. Segundo, porque en cambio se quedaron 11 artículos inocuos. Tercero, porque el Presidente tuvo que añadir dos urgencias a su propuesta inicial. Veamos:

1. Por hermosa que parezca la democracia "directa", el hecho es que la gente vota por pasiones o por simplezas. De aquí el estilo discursero de las preguntas. De aquí las zanahorias como acabar el servicio militar o invertir en salud y educación el ahorro que produzca el referendo. De aquí los cabezazos que surgieron para atraer en masa a los votantes: que alargar el período de los alcaldes, que pena de muerte, que reelegir a Uribe de una vez?

2. Los 11 artículos inocuos se reparten así: (a) Dos que pretenden reducir el gasto político pero ahorran muy poquito (salario de dignatarios, 54 congresistas menos), y otros dos que necesitan funcionarios de reemplazo (personerías y contralorías); (b) Cinco que prohíben vicios que ya están prohibidos o pueden prohibirse mediante simple ley (muerte política, voto secreto, suplencias, administración del Congreso, pérdida de investidura); (c) Dos que tratan y tratan de prohibir los "auxilios", pero al fin no lo logran porque el rol del político es hacer que a la gente le lleguen los servicios del Estado.

3. La primera urgencia que embistió al gobierno fue el susto fiscal. El susto fue bastante para que el Presidente cambiara de apuesta y -en un gesto de valor que se le abona- renunciara a la causa popular por la causa impopular: congelar el gasto y los salarios en vez de casar peleas con el Congreso.

La segunda urgencia se ha difundido menos y sus efectos son menos buenos. Me refiero al artículo que sanciona la dosis personal "sin cárcel" o sea -bonita perla- la primera Ley de Leyes que tipifica un asunto menor de policía. Pues lo peor no se ha dicho, y es que el artículo eleva a rango constitucional el prohibicionismo a ultranza de la derecha norteamericana: penaliza "la siembra, producción, distribución, porte o venta de sustancias alucinógenas o adictivas como la cocaína, la heroína, la marihuana, el éxtasis u otras similares". ¿Será acaso que Colombia botará la llave al mar por el hecho de que alguien debe probar algo ante alguien?

De todo lo cual sólo alcanzo a concluir que un ciudadano avisado no puede votar en bloque el texto del referendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.