Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/03/17 00:00

    Sin barreras

    Roy –antes férreo partidario de la mano dura– dice que la ley que presentará sería el marco jurídico para la paz. La iniciativa no le gusta a Uribe, pero seguramente le servirá a Santos. Y este es el dueño de la nómina.

COMPARTIR

Y es simpático Roy. Tiene un gran sentido del humor y una inteligencia chispeante. Cruza con agilidad conocimientos: de la medicina a la manzanilla, de la guerra a la paz. Es capaz de respetar al contrario, de debatir civilizadamente, con gracia. Celebra magnánimo sus victorias retóricas y reconoce con donaire sus reveses.
 
Esas y otras virtudes tiene Roy pero hay una de la que carece: la lealtad.
 
Esa propensión suya a la traición lo convirtió en el hombre clave para que el gobierno anterior golpeara a uno de sus antiguos aliados. El aliado que armó un cisma cuando se negó a apoyar el plan para que Uribe, sus familiares, relacionados y amigos, se quedaran doce años en el poder.
 
Germán Vargas Lleras, hoy ministro del interior, empezó a sentir de pronto que el gobierno le estaba cobrando caro su disentimiento. Lo marginaron de la coalición gobernante, se multiplicaron las campañas para desprestigiarlo y un buen día descubrió que uno de sus congresistas le serruchaba el piso.
 
Roy Barreras, por aquella época miembro de la bancada de ‘Cambio Radical’, impulsaba la división de ese partido para debilitar a Vargas y fortalecer la posibilidad de un tercer período para el entonces mandatario.
 
Fue entonces, por enero de 2009, cuando se reveló que la devoción reeleccionista de Roy no era desinteresada. En una columna de estas -llamada 'El Iscariote'- conté que Roy empezaba a tener una creciente cuota burocrática.
 
Entre sus ahijados había uno llamado Geovanny Javier Chamorro Ruales, antiguo miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo de Roy, que había sido nombrado jefe de Control Interno del Ministerio de Comercio. (por cierto hoy continúa en ese Ministerio).
 
Cuando salió la publicación, el señor Chamorro me mandó una carta reconociendo su amistad y admiración por Roy Barreras pero aclarándome que había llegado al cargo dentro de un proceso meritocrático y me puntualizaba que era totalmente independiente del congresista.
 
Sólo se les pasó un detalle: La declaración de independencia de Geovanny fue enviada  desde el correo electrónico de Roy Barreras. (Ver CorreoRoyBarreras.jpg)
 
En otra carta, ésta ya firmada por él, Roy negaba cada una de las cuotas incluyendo la de una abogada especialista en temas de salud que pusieron a dirigir la Aerocivil en el Valle, la doctora Gloria Elena Arizabaleta.
 
En agosto del año pasado, la periodista Cecilia Orozco reveló en su columna de El Espectador, que la doctora Gloria se había convertido en procuradora judicial 119, como cuota de Roy otorgada por el Procurador General, hoy en trance de reelección.
 
Para Roy va a ser difícil seguir negando ese vínculo. Hace unos días la revista Jet-Set publicó que la doctora Gloria Elena Arizabaleta se casó en una lucida ceremonia en La Hacienda La Viga de Cali. El feliz esposo es …el Senador Roy Barreras. (Ver FotoBodaRoy.jpg)
 
Y mientras ellos están felices, el antiguo patrocinador de Roy está que echa chispas. El ex presidente Uribe pedalea desesperadamente una campaña de firmas, creada por su hijo, para presionar a Roy a no presentar un proyecto que él llama de amnistía a los terroristas.
 
Roy –antes férreo partidario de la mano dura- dice que esa ley sería el marco jurídico para la paz. Una iniciativa que no le gusta a  Uribe pero que seguramente le servirá a Santos. Y Santos es, por ahora, el dueño de la nómina.
 
PD: Ustedes pueden leer la carta de doña Catalina Serrano, esposa del ex ministro Andrés Felipe Arias, en la que asegura que los 150 millones de pesos abonados en enero a la hipoteca de su apartamento vinieron de sus pensiones voluntarias.
  
Su respetable versión no elimina la existencia de una petición de la Unidad de Investigaciones Especiales contra la Corrupción de la Contraloría para que al ex ministro Arias sea investigado por presunto enriquecimiento ilícito. Aquí pueden ver el documento. (Ver Solicitud de Investigación.jpg)
 
Ese hecho, cierto e incontrovertible, es el fundamento de la columna ‘Finca Raíz’, en la que me reafirmo integralmente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.