Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/08/26 00:00

    No habrá apagón en Colombia

    El ministro de Minas y Energía ha dicho que el país está preparado para afrontar los efectos del fenómeno del Niño en materia energética y anuncio que no habrá apagón.

COMPARTIR

Uno de los relevos ministeriales fue el de Amylkar Acosta, un académico que se preparó durante 40 años para ser ministro del ramo. De hecho, su salida del Ministerio de Minas y Energía fue sorpresiva debido a que su gestión fue calificada de buena por varios líderes gremiales y expertos del sector. Algunos habían pedido su continuidad. 

Su salida no fue bien recibida en varios círculos políticos y gremiales y, sobre todo en la costa y en especial en la Guajira de donde es oriundo por la crisis económicas y energéticas que afronta aquel departamento.

Pese a que el presidente Santos en el nombramiento de su gabinete trató de manejar un supuesto equilibrio regional, continuó con el mismo libreto de sus antecesores. En Colombia las estadísticas dan cuenta que de los más de 850 colombianos que han ocupado cargos de ministros, los oriundos de Bogotá, Antioquia y Valle, representan los mayores porcentajes.

Mientras que la presencia de ciudadanos otros departamentos ha sido mínima y algunos como Amazonas, Vaupés, Vichada, Guania, San Andrés, entre otros, jamás han tenido un nativo en un Ministerio. En otras palabras, los ciudadanos de la Orinoquia, la Amazonía y la costa Pacífica no hacen parte de esa Colombia gobernante. 

El segregacionismo que se evidencia en el control y en el reparto del poder en el país, se refleja en las desigualdades regionales que hay en el desarrollo nacional. El reflejo de esa política centralista, dominada por la región andina ha hecho que esa sea la zona más próspera, frente a una periferia pobre y paupérrima. 

Ahora si nos referimos al tema étnico, ni los negros, ni los indígenas son tenidos en cuenta ni para los viceministerios o para cargos de tercera o cuarta categoría. Los negros y los indios no cuentan sino para votar pero no para los altos cargos del Estado.

Más allá de la segregación en el reparto del poder en Colombia, a la cartera de Minas llegó Tomás González, un hombre que había sido viceministro y miembro de las juntas directivas de ISA, ISAGEN y FEN y de los consejos directivos del IPSE y la UPME. Por supuesto, un amplio conocedor del sector minero-energético.

En el reportaje que le concedió a Yamid Amat en El Tiempo (24-08-2014), reflejó el dominio que tiene de los temas de su cartera. Fue categórico al afirmar que el país está preparado para afrontar los efectos del fenómeno del Niño, en cuanto a la producción energía y advirtió que no habrá apagón eléctrico.

Aseguró que el sector eléctrico está blindado por que se tiene la capacidad de generación suficiente para atender la demanda en su punto más crítico. Por consiguiente, señaló que los embalsen están por encima de un 75 % de sus capacidades para generar energía y el gobierno tiene las herramientas para afrontar una crisis de llegarse a presentar por los efectos del Niño.  Igualmente se refirió al tema de las regalías. 

Pese a que no habló de la contrarreforma que había anunciado su antecesor no la descartó. Precisó que se están generando $10 billones anuales de regalías, de los cuales $8 billones son de petróleo y gas y $ 2 billones de minería.

Definió como una de sus prioridades aumentar el acceso de la población al consumo de gas natural, anunció que trabajará con las empresas distribuidoras de gas e incentivará y financiará proyectos de expansión de la cobertura en el país.

En el tema petrolero fue más allá al señalar que todas las tecnologías que aumenten la producción de petróleo y gas y que sean amigables con el medio ambiente deben utilizarse. 

Actualmente la producción petrolera es de a 980.000 barriles diarios y la meta es llevarla a un millón de barriles. En efecto, será un desafío porque las compañías petroleras en los últimos años no la han tenido fácil por los atentados de la guerrilla contra la infraestructura petrolera que bordean los 700 atentados en los últimos años. Además de los líos de las licencias ambientales con las comunidades. Factores que han incidido para que las compañías presenten serios retrasos en sus planes de inversiones. Un asunto preocupante para el gobierno, porque la industria petrolera aporta al país $32 billones anuales que representan el 21 % de los ingresos corrientes de la Nación.

En Twitter: @j15mosquera
jemosquera@une.net.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.