Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2001/05/21 00:00

    Solo Ganar

    Solo ganando en el Campín ante Ecuador, Perú, Chile y consiguiendo los tres puntos en San Cristóbal el 24 de Abril estaríamos respirando cómodamente.

COMPARTIR

En la mitad del camino hacia el mundial, la Selección Colombia dispone de buenas posibilidades para ir a Japón y Corea, observando el calendario por disputar. Si partimos de una base, admitida por todos los técnicos, los que ya se fueron y lo actuales, con menos de treinta puntos se arriesga a una fase de repechaje. Ya tuvimos la experiencia ante Israel para el mundial del noventa, sin que sea del todo recomendable, por la angustia que esta circunstancia encierra.

Solo ganando en el Campín ante Ecuador, Perú, Chile y consiguiendo los tres puntos en San Cristóbal el 24 de Abril estaríamos respirando cómodamente. Sería fácil ignorar los juegos en el sur del continente ante Argentina, Uruguay y Paraguay. En caso de conseguir un punto en estos encuentros esto representaría un alivio y una ñapa en el acumulado de puntos.

De ahí la imperiosa necesidad de ir ante los venezolanos con el objetivos preciso de vencer a la selección más débil tradicionalmente en las eliminatorias. Los venezolanos ven este partido como si fuera una clásico Millos vs. Santa Fe. Los equipos de fútbol se olvidan de sus puestos en el escalafón y creen dejar a sus hinchas más que satisfechos con una victoria ante un rival tradicional; así pasa acá, en Italia, España o Argentina. Los vecinos petroleros salvarían el honor futbolístico superándonos, para ello apelarían al entusiasmo, a la entrega física y espiritual, más que al bagaje técnico que posean. Aunque no se crea, los venezolanos también ingresaron a esto de la globalización futbolística, ya cuentan con siete jugadores que actúan en diferentes escenarios mundiales, razón para tener en cuenta. A los venezolanos no les vamos a ganar de palabra ni con la sola presencia de nuestra camiseta.

Curiosamente, o quien sabe si resultó mejor esta vez, el técnico García ha tenido que reformar el sistema defensivo y la zona de creación. Las lesiones y sanciones se juntaron para tener que organizar un esquema, en donde varios integrantes, si no son nuevos en el ejercicio, se encuentran en la obligación de ganar. Es claro que es más fácil ganarle a Venezuela que superar a los otros rivales que nos quedan a domicilio.

Miguel Calero, sabiendo que siempre a respondido a las ausencias de Oscar Cordoba, y en plena actividad será el titular. La pareja de zagueros centrales, jugaron hace seis años en el América de Cali, Jorge Bermúdez regresa a pesar de los juicios y críticas validas para el en su momento y el siempre rendidor y práctico Arley Dinas tendrán esta responsabilidad. Gerardo Bedoya y Gonzalo Martínez, conocen el oficio como marcadores de punta, mientras Jorge Bolaño con un reconocido progreso en el Parma, con Grisales y Viveros figuran en la primera línea de volantes; sabiendo que Totono y Alex Viveros tienen la clave para sorprender desde el medio y para empujar a los delanteros. David Ferreira quien perdió la brújula en los dos últimos partidos del América en contra del Vasco Da Gama, debe sentirse responsable por la organización del juego. Bonilla y Angel, en el arranque al menos, deben hacer pesar su jerarquía como delanteros.

No hay paso al oportunismo, invocando a los ausentes obligados. Es necesario apoyar a este grupo, capaz de ganar, y eso sí, jugar con la humildad y respeto que se merece el seleccionado venezolano. Debemos ignorar su posición en la tabla, y asumir el compromiso con confianza y con las ganas de ganar. Este es el único partido en donde se le exige a la Selección Colombia conseguir los tres puntos… A conseguirlos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.