Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2013/05/25 00:00

Todos por el botín del chat

Contra las cuerdas y ante la presión por la evolución de su competencia, a WhatsApp no le queda otra que innovar y trabajar.

Foto: .

Les dijimos adiós a los mensajes de texto cuando nos invadió la fiebre por el Blackberry Messenger, todos metidos en una burbuja virtual, encadenados al círculo de los amigos del “pin”, hasta cuando alguien más listo apareció ofreciendo aquello que Blackberry no permitía: ampliar el círculo social y chatear con el mundo entero, sin discriminación, y también de manera gratuita. WhatsApp vino a llenar ese vacío de los usuarios adictos a la mensajería móvil y se convirtió en la aplicación más descargada en los teléfonos inteligentes y la asesina de los SMS.

Pero otro no menos astuto se armó de recursos y se lanzó ofreciendo algo que ni Blackberry Messenger ni WhatsApp han permitido: las llamadas Voip. Entre amores y desamores Viber hizo su debut para convertirse en la aplicación favorita de muchos usuarios que incluso cortaron su relación sentimental con Skype desde cuando esta primera, recientemente, se adecuó para ser utilizada desde los computadores de escritorio.

Y como en el mundo de la tecnología se vive en una guerra constante por convertirse en el número 1 en la mente del usuario; si no se lanza o se actualiza un producto en los próximos tres meses se está “perdiendo la batalla”, los reyes de reyes Facebook y Google hicieron lo propio.

 

Facebook se mantiene actualizando constantemente su Messenger mientras que Google mostró los dientes en su pasada conferencia anual presentando sus  Hangouts. Pero la gran piedra en el zapato para WhatsApp, sin lugar a dudas, podría ser Line, una aplicación japonesa que cada día se hace más popular en Occidente.

Sigilosamente también vienen muy de cerca weChat, Kik, messageme, entre otras plataformas cuyo principal objetivo es bajar del trono a WhatsApp, o por lo menos  entrar en la repartición de la torta.

¿Y qué están haciendo para lograrlo? Innovar. Intentar llenar aquellos nuevos vacíos o crear nuevas necesidades a los usuarios con sus aplicaciones actuales.

Line, uno de los más grandes rivales, trae consigo su servicio de escritorio, tecnología Voip, para llamadas gratuitas, la opción de agregar amigos por medio de códigos QR, emoticones y stickers atractivos y de gran tamaño que son percibidos como “adictivos” por sus más de 200 millones de usuarios en el mundo. En materia de seguridad, Line viene reforzado, permite crear una contraseña a la aplicación para que nadie acceda a sus mensajes. Privacidad que aún seguimos esperando de Whatsapp.

Viendo que otros se estaban comiendo toda la torta, Google también decidió renovarse y unificar en una sola aplicación gratuita sus servicios de mensajería instantánea: Google talk, Google plus y el chat de Gmail, la que llamó Hangouts. Su gran novedad es que todo lo enviado a través de los Hangouts se puede almacenar en la nube, por lo que los usuarios pueden retroceder en el tiempo y revivir alguna de las conversaciones mantenidas por medio de cualquier dispositivo.

Facebook también entró en el juego desde que su servicio de mensajería instantánea permite hacer llamadas de voz gratuitas desde el iPhone y ahora también desde teléfonos con sistema operativo Android.

Pero la categoría Voip tampoco va a soltar su buena tajada del pastel, Skype y Viber son algunos de los más fuertes contrincantes; Viber se le adelantó a Whatsapp desarrollando su versión de escritorio para Mac y Windows, con importantes beneficios para el usuario como iniciar una llamada de voz desde su computador y transferirla al celular enviar mensajes de video a sus contactos, integra nuevos stickers, mejoras en el motor de voz, y la traducción de la aplicación a otros idiomas.

El invencible Skype duerme con un ojo abierto desde la aparición de los Hangouts de Google, las sorpresas de Viber y la incertidumbre por la próxima maniobra de WhatsApp. Así que no escatima esfuerzos para no dejarse bajar del trono. Sigue engordando con la migración de los usuarios de Mesesnger, está juicioso con sus actualizaciones, mejoras en sonido, edición de texto, y dispone de mayores servicios de pago. El resguardo de Skype son sus 300 millones de usuarios activos al mes y los más de 2.000 millones de minutos utilizados al día a través de su plataforma.

Contra las cuerdas y ante la presión por la fulminante evolución de su competencia, a WhatsApp no le queda otra salida que hacer lo que están haciendo todos los demás: innovar y trabajar.

Hoy, pasa sus días titubeando sobre si empezar a cobrar o no por su servicio, sobre cuándo hacerlo, dónde y a quiénes. ¡El tiempo apremia Whatsapp! todavía hay de que alardear, habla español, gasta poca batería y tiene algo que los demás todavía no tienen… a nuestras familias y amigos en su poder.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×