Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/09/28 00:00

    TRABAJO DE OPOSICION

COMPARTIR

Mordiendo el polvo de la derrota, el sector oficial del liberalismo comienza el grande esfuerzo de su recuperación. Horacio Serpa trata desesperadamente de contener a su gente: asiste a despedidas de los que se van a 'exiliar', embolata a la prensa, escucha argumentos judiciales de quienes se aprestan a demandar al nuevo presidente ante la Comisión de Acusaciones,a sólo 20 días de iniciado el mandato.
Por su parte, el Procurador General replica al Ministro de Defensa, que ha acusado el acuerdo de Maguncia como violatorio del Derecho Internacional Humanitario. Hace gran énfasis en su condición de funcionario que no depende del gobierno y trata de justificar lo inexplicable: que se hubiese firmado un acuerdo, que no era acuerdo, sino, en su sentir, una posición unilateral del ELN. Actúa como rueda suelta y se enfrenta al gobierno que resultó elegido contra su antiguo cliente y defendido, hoy jefe del partido de oposición. El procurador Bernal no encuentra incompatibilidades en sus actuaciones públicas. En Maguncia hizo parte de la 'sociedad civil', siendo un funcionario de control del Estado y suscribió acuerdos que parcelaban el Derecho Internacional Humanitario.
Tan lo parcelaban que el senador Carlos Espinosa Faciolince, privado a mano armada de su libertad personal y de sus garantías humanas, después de Maguncia, no cae en las restricciones convenidas a la práctica del secuestro. Ni tiene 65 años, ni es menor, ni por gordo que esté, resulta cobijado por el atenuante de embarazo.
El ex presidente Carlos Lemos Simmonds, cuando se cumplían escasos 17 días del nuevo gobierno, ya hablaba de casi un mes, todo esto sin que el Ministro de Hacienda nos diera una esperanza de salir del atolladero. Con el temible ceño adusto de Lemos, que nada tiene que ver con el rostro angelical y las mejillas rosicler del niño de los frescos de Popayán, presentado por su madre en el templo, hace una alusión irónica a la 'lobreguez' de la expresión de Juan Camilo, que la verdad sea dicha, también recuerda las Dolorosas de procesión de aquella ciudad.
Y es que cuando Lemos sonríe, su gesto mismo dice que está haciendo una excepción. En cuanto a la aflicción de siete espadas de Juan Camilo, la campaña pasada sirvió para que enseñara una dentadura sana y una fresca sonrisa. Con ese rostro de apagón de Gaviria _debió decirle algún asesor de rostros_ no se consigue ni medio voto.
Dice Lemos, con inefable frescura (propia de todos los que proceden del samperismo), que para el Ministro de Hacienda no amaneció. Como quien dice, que para los demás colombianos, incluido el propio comentarista, hay un día nuevo, después de Samper. El propio Lemos quedó en lo suyo, como ex presidente de la República.
La destitución de dos comisionados de televisión, que mal podrían representar al presidente de la Alianza, ha alborotado los campamentos del liberalismo. Y les ha otorgado un primer argumento constitucional, legal y político. No quiero decir que tengan la razón. Como enseñaba el ínclito profesor del Colegio del Rosario, don Carlos Holguín, tener razones no equivale a tener la razón.
La actitud autoritaria de la ministra Claudia de Francisco demuestra que se quiere hacer morder el polvo de la derrota a los últimos enclaves del samperismo en el nuevo gobierno. Caído del poder el muy exacto 7 de agosto, Samper, "la faz de polvo llena", al sonido de las trompetas del sucesor no querido, yace, como el perdidoso de Troya, "olvidado en la sangrienta arena".
Retornan a la brega política dos viejos periodistas, ambos altamente comprometidos por su colaboración y sus silencios con el gobierno del Elefante: el ya mencionado Carlos Lemos, de nuevo en la trinchera de El Tiempo y, parece que en la misma trinchera, aunque en otra zanja, naturalmente, Daniel Samper, de regreso a su Reloj. Su silencio, dice, terminó a las 3:15 p.m. del pasado 7 de agosto. Con la terrible saña que ha mostrado en la defensa de su hermano ex presidente, es posible que Daniel ensaye ahora un combativo periodismo de oposición y revancha. Bienvenido a la lucha. Y a la apasionada y deliciosa parcialidad.
La dureza de gobernar comenzará bien pronto para Andrés Pastrana. Por lo pronto, el mal manejo del asunto del Contralor por parte de sus socios políticos y el drástico foete de su Ministra, de cabello leonado, han precipitado el coaligarse de los enemigos y se ha dado por terminada la conquista de voluntades en torno de la administración del nuevo día.
Ha comenzado el antipastranismo. Veo que se animan ya los precandidatos en el restaurante Pajares Salinas . Buen vino y buena mesa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.