Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2009/04/11 00:00

    Un magistrado en problemas

    El magistrado no contaba con un detalle. Él mismo fue grabado conversando con William Suárez sobre el apoyo a la campaña.

COMPARTIR

Hace un tiempo La W radio reveló el principal indicio de la financiación de DMG a numerosos políticos. Es una conversación entre David Murcia Guzmán y su cuñado William Suárez. Fue grabada el 29 de octubre de 2007, un día después de las elecciones de alcaldes y gobernadores en todo el país. En la comunicación celebraban el éxito de sus candidatos: "Tenemos 10 ganadores, eso es mejor que haber montado 1.000 empresas", asegura Murcia.

Sin embargo no les fue bien en todas partes. Murcia y Suárez, al mismo tiempo, se quejaban del fracaso de su patrocinado para la Gobernación de Boyacá. "Nosotros hablamos con el que iba punteando, con Sanabria… pero no salió", le reporta William Suárez a su jefe, "Le dimos 400 puntos, pero esos se recuperan… Pierda o gane Sanabria dijo que recuperaba eso".

En la carrera por la Gobernación de Boyacá hubo sólo un candidato apellidado Sanabria. Se trataba de Pedro Alonso Sanabria Buitrago, el favorito en las encuestas, quien terminó perdiendo por apenas el 1 por ciento de la votación.

Cuando se conoció la grabación, Sanabria había logrado un gran premio de consolación. Dos meses antes, el Congreso lo había elegido como magistrado de la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura.

Ante la publicación, el magistrado Sanabria convocó a una conferencia de prensa para negar las afirmaciones de los interceptados jefes de DMG. Aseguró, jurando por Dios, que el grupo de David Murcia Guzmán no había hecho aportes a su fallida campaña en Boyacá. Sostuvo que sólo supo de Murcia cuando estalló el escándalo y dijo no recordar siquiera haber oído el nombre de William Suárez. Concluyó que no se podía derivar responsabilidad suya a partir de esa prueba porque era un simple "diálogo de terceros".

El magistrado no contaba con un detalle. Él mismo fue grabado conversando con William Suárez sobre el apoyo a su campaña.

Las autoridades tienen dos conversaciones que comprueban que Pedro Alonso Sanabria no ha dicho toda la verdad acerca de sus relaciones con DMG.

Las dos fueron grabadas el mismo día. En la primera William Suárez llama al teléfono privado de Pedro Alonso Sanabria, entonces candidato a la Gobernación de Boyacá. Allí responde una voz femenina que afirma: "Habla con Angélica, la esposa". El doctor Sanabria está casado con Angélica Pardo. Suárez se identifica: "Yo tuve anoche una reunioncita con él. Yo soy un empresario, entonces estuvimos hablando por aquí en Bogotá". Ante lo cual, doña Angélica lo comunica con su esposo.

Después de los saludos, Suárez dice: "Era para ver si podía recoger los papeles que me va a firmar". Pedro Alonso Sanabria responde afirmativamente y pregunta: "¿Puedo ir ya". Suárez, menos ansioso, replica: "Yo necesito una persona, ¿usted va ir personalmente?". El hoy magistrado responde: "Personalmente, personalmente". Suárez concluye esa primera conversación diciendo "En cinco minutos le doy la dirección y le doy el dato".

Minutos después vuelven a hablar. William Suárez le da instrucciones a Sanabria sobre la cita: "Bien hombre, mira, mirá,En la puerta del Hotel Hunza. ¿Sí sabe dónde es?". Sanabria responde: "Sí, sí claro. ¿ya?". El hombre de DMG le da el nombre del contacto "Él se llama Pablo César Díaz Cortés, si quiere anotar". Una persona con ese nombre figura en los listados de DMG como líder de ese grupo en Tunja.

La charla sigue con las agradecidas expresiones de Pedro Alonso Sanabria "OK. Yo le agradezco muchísimo. Muy amable por todo ese apoyo que me ha brindado". Suárez, con la sutileza de la que es capaz, le recuerda que la ayuda no se queda ahí: "Después de todo esto hablamos". El hoy magistrado le reitera: "Bueno, muchísimas gracias por todo. Le agradezco en el alma".

Las conversaciones son más que un "diálogo de terceros" y ameritan nuevas explicaciones del magistrado que olvidó rápido a su benefactor.
 
Primera conversación entre Pedro Alonso Sanabria y William Suárez.

 
 
Segunda conversación entre Pedro Alonso Sanabria y William Suárez.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.