Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2001/11/05 00:00

    Un mundo feliz

    Sospecho que Peñalosa les llegó a muchos lectores. Y es que su texto es algo más que una elegía. Es un diagnóstico sobre el país y una propuesta para cambiarlo

COMPARTIR

Por estos días publicó SEMANA un ensayo optimista y poético de Enrique Peñalosa sobre el país que tendremos en el año 2025.

Yo estoy de acuerdo con Peñalosa. ¡Qué bella sería Colombia sin guerrilla, sin narcos, sin crimen y sin corrupción, pero llena de empresas multinacionales que —atraídas por la seguridad— crean empleo y pagan impuestos para que el Estado invierta en los más pobres, mientras “cientos de miles de turistas” visitan ciudades donde ya no existen ni los barrios piratas ni los trancones, o se pasean “a campo traviesa por entre ciclorrutas y senderos”.

Sospecho que Peñalosa le llegó a muchos lectores. Y es que su texto es algo más que una elegía. Es un diagnóstico sobre el país y una propuesta para cambiarlo: el diagnóstico y la propuesta que uno entreoye en los cocteles, porque refleja el sentir de muchos “ejecutivos” y “ejecutivas” jóvenes y no tan jóvenes. Así que debo dejar pasar la poesía del ex alcalde y mirar más de cerca su argumento. Es este:

—El principal problema de Colombia es la inseguridad. Pero la paz no vendrá de negociar, sino de adoptar “una verdadera legislación de guerra”, del “apoyo del exterior”, y de que “derrotemos las minorías violentas... en una guerra que será dolorosa pero unirá el país en todos los estratos”.

—El narcotráfico disminuirá porque la represión lo hará migrar a otros países y porque de aquí a 20 años el consumo se habrá legalizado.

—La delincuencia habrá bajado porque “construimos gran cantidad de cárceles”, “sancionamos las contravenciones”, “eliminamos la legislación de menores” y las armas “se prohibieron totalmente”.

—La corrupción cedió porque, a base de educación política, “los elegidos fueron cada vez más capaces y menos rapaces”.

—Entonces regresarán los emigrados, florecerá la inversión y habrá empleo a dos manos. Con grandes bancos de tierra y grandes proyectos educativos, el Estado hará “felices” a los pobres, sin “perturbar la propiedad privada” y sin que crezca la burocracia. Y claro: transmilenios, ciclorrutas y parques hermosearán la vida de todos los ciudadanos.

Perfecto. Pero, en estas condiciones, yo ya no logro estar de acuerdo con Peñalosa. No tanto porque nos haya salido poeta y ultragodo, sino porque su propuesta ni tiene lógica ni arregla el problema.

—En efecto: probablemente sí vamos hacia una guerra integral. Pero ella no unirá “al país en todos sus estamentos”, sino precisamente lo contrario. Y mientras “todos” nos unimos contra la guerrilla, ¿quién va a pelear contra los paras?

—Van 30 años de reprimir el narco sin que “migre” a otros países. Y Colombia necesita que legalicen la producción y exportación de drogas, no su consumo.

—La justicia penal tiene tres patas: cárceles, jueces y (más que todo) prevención. Así que la primera no sirve sola, y menos si se trata de encarcelar a todo mundo.

—Los pobres son clientelistas por necesidad y los ricos son rentistas por tradición. Esto, más que la “educación política”, hace y hará que los “rapaces” sigan siendo elegidos.

—Sobre todo, no bastará la paz para que el país se llene de inversionistas y de turistas. La seguridad es una condición necesaria, pero no suficiente, de la competitividad. Colombia sin guerrilla sería más o menos lo mismo que Venezuela o Ecuador, otro país en desarrollo donde las divisas entran y salen, donde campea la desigualdad, donde el neoliberalismo ya se ensayó, donde el Estado no “hace felices” a los pobres, y donde se construye un Transmilenio pero se deja en la quiebra al alcalde que sigue.

No digo esto por echarle vainas a un gran gerente o a un presidente en ciernes. Lo digo porque su fórmula de mucha bala, pocos políticos y muchos místeres es sumamente popular en los cocteles y sumamente dañosa para los países que la aplicaron.

!Ojalá pues que Enrique aproveche estos meses en la Universidad de Nueva York para aprender un poco de historia y desaprender un poco de finanzas!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.