Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/04/01 00:00

    Una conversación con Mónica de Greiff

    Sobre la nueva presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá.

COMPARTIR

En una de las imponentes salas de reuniones de la Cámara de Comercio de Bogotá, tuve la oportunidad de compartir con Mónica de Greiff y su importante equipo de trabajo, acerca de algunos temas claves para la ciudad.

Es una mujer poderosa, que actúa bajo la lógica sagrada pero escasa en los servidores públicos: concentrarse en lo que nos une, no en los que nos diferencia, porque así es que avanzaremos juntos. ¡Que maravilla esto! Más aún cuando estamos acostumbrados a la situación en la que quienes llegan a los cargos de dirección, hacen borrón y cuenta nueva. 

La nueva presidenta de la Cámara dejó claro que no quiere salir a dar entrevistas a los medios de comunicación, aunque algunos amigos le han ofrecido importantes oportunidades. Ella prefiere no hacerlo aún. Quiere apropiarse plenamente de los más mínimos detalles de su nueva entidad y por encima de todo, consolidar un gran plan estructural para la ciudad, liderado por la Cámara de Comercio.

Ella, líder de una de las entidades más apetecidas del país, tiene las virtudes de escuchar atentamente, analizar y tratar de entender a su interlocutor con el fin de llegar a puntos de acuerdo. Es así como deja claro varios retos que se avecinan para la capital del país.

Es enfática en sostener que la ciudad debe organizar urgentemente su sistema de salud, para hacerlo más digno y eficaz. Igualmente hace un llamado sobre las características del agua que se ofrece en Bogotá, la cual es cada vez más precaria y de mala calidad. Se indigna al reconocer que sólo con un túnel de 15 kilometros en la Laguna de Tominé, sería posible suministrar agua totalmente potable a todos los ciudadanos de la capital. Así como este tema, la ciudad está invadida de sustanciales problemas que son solucionables con medidas prácticas.

De Greiff está comprometida con una Bogotá moderna y pone un ejemplo: menciona que en Vancouver por cada 5km tiene que haber un parque y una vivienda de interés social, es decir, no hay una segregación económica claramente estratificada, es una ciudad integrada.

Con respecto a Gustavo Petro, reconoce lo difícil que es trabajar en equipo con él y que son muy pocas personas quienes le pueden hablar al oído realmente, pero comparte y defiende alguna de sus políticas. Es así como la presidenta de la Cámara es una mujer convencida del manejo ambiental que ha hecho Petro para Bogotá. Resalta que el actual alcalde está haciendo una invaluable labor con los páramos de la ciudad.

Está cargada de mucha energía y todas sus capacidades profesionales las pondrá en el manejo de esta influyente entidad, aunque deja claro que lo que viene no es color de rosas. Sin duda, llegan buenos aires para la Cámara de Comercio de Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.