Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/03/04 00:00

    Una ecuación por resolver

    Los métodos de calificación en los colegios y la falta de madurez para sumir el compromiso de la educación superior, pueden ser las principales causas de grandes problemas relacionados con el nivel académico de los estudiantes que entran a los primeros semestres.

COMPARTIR

Desde hace varios años las universidades colombianas, especialmente las privadas, vienen presentando grandes problemas relacionados con el nivel académico de los estudiantes que entran a los primeros semestres.
 
Los métodos de calificación en los colegios, una mala orientación profesional y la falta de madurez para sumir el compromiso de la educación superior, pueden ser las principales causas. Aunque no podemos dejar a un lado, que en el afán de buscar la ampliación de la cobertura educativa por parte del Gobierno, ha hecho que se arriesgue “calidad por cantidad”.

Una de las principales falencias que tienen los primíparos de hoy en día es su poca recursividad y constancia para afrontar la adversidad. Si bien, esto no se enseña, es una competencia que se aprendía en el día a día buscando en libros, dibujando mapas y haciendo carteleras. Actualmente el camino es más corto y predomina la ley del menor esfuerzo. Lógicas que los estudiantes de hoy aprenden de su entorno.

Otra situación que se presenta cada vez más y ha obligado a las universidades a crear cursos nivelatorios y semestres cero, son las matemáticas. En los últimos años, la cantidad de estudiantes que se matriculan en carreras como ingenierías y ciencias básicas viene disminuyendo. Parece ser que hay cierta resistencia a lo “difícil”, a solucionar los conocidos problemas de cálculo, por eso buscan carreras humanistas y artísticas, con las que se logran conectar de una forma más natural con el conocimiento.

Pero la física y la matemática no son las únicas áreas donde los estudiantes universitarios de los primeros semestres presentan grandes falencias. También lo son leer y escribir, competencias que las instituciones de educación superior han resuelto por entrar a trabajar, desde el ingreso de los estudiantes a la universidad, con cursos complementarios para tratar de disminuir el impacto de este gran problema. Porque un estudiante que tenga dificultades con la lectura y la escritura, seguramente presentará problemas de aprendizaje y bajo rendimiento académico.

A pesar de lo anterior, hay un contraste con las grandes capacidades de innovación que presentan los jóvenes de hoy día. Cuentan con una gran habilidad para crear, para cumplir con sus sueños y decidir su futuro. Por eso las barreras mentales que tienen los adultos ya no aplican para este nuevo tipo de jóvenes, que son mucho más atrevidos, pero aparentemente más irresponsables.

Por eso a los estudiantes de los primeros semestres, algunos niños con apenas 15 años, hay que irremediablemente motivarlos y hacerles ver lo importante de las asignaturas que se enseñan en las universidades colombianas, saliendo del desgastado modelo del profesor sabelotodo y regañón que daba miedo. Hay que ayudarles a soñar y a entender un modelo y un sistema. De esa forma se puede llegar a formar ciudadanos competentes y con las herramientas suficientes para generar cambios en nuestro país.

Las universidades privadas no tienen de otra que cambiar para buscar nuevos modelos que les permitan sobrevivir en el sector de la educación sin caer en la trampa de la oferta y la demanda, compitiendo con calidad y exigencia. Debemos repensar el modelo educativo, para que las instituciones de educación superior aterricen en las reales aplicaciones de las carreras que ofertan y la flexibilidad para una generación que se encuentra en medio de un mundo con demasiados cambios, donde abundan las preguntas y hay pocas claridades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.