Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2008/02/23 00:00

    Una fiscal se queja

    Muy inquietante la instrucción interna de la Fiscalía de archivar el proceso contra las directivas del banco

COMPARTIR

No se quién tiene la razón en el pleito entre el Banco de Colombia y la familia Gilinsky. Lleva más de 10 años y es muy complicado: cuando se produjo su venta a los actuales propietarios, los Gilinsky creyeron que con maniobras fraudulentas se manipuló el valor de compra del banco, y por eso han demandado a los directivos de la entidad por estafa y por prevaricato por acción y por omisión. El banco se viene defendiendo enérgicamente contra estas acusaciones.

Como por simple curiosidad sigo con atención el proceso, me llamó la atención la semana pasada que, según noticia de El Tiempo, se hubiera relevado una vez más, a petición del abogado del banco, doctor Ricardo Calvete, a la fiscal que venía manejando el caso.

La razón de la solicitud del cambio por parte del abogado Calvete es muy grave: la doctora Claudia Guantiva habría adoptado "decisiones irregulares, hasta el punto de no permitir el uso de la defensa técnica", y la amenazó con demandarla penalmente. Con base en esa solicitud, la Fiscalía la removió.

Pero, para mi sorpresa, la fiscal Guantiva no se quedó callada. En una carta con fecha 13 de febrero, dirigida a su superior, el fiscal Mario Iguarán, con copia a la Procuraduría y al Consejo Superior de la Judicatura, hace a su vez acusaciones muy delicadas, escandalosas, diría, sugiriendo que fue relevada del proceso porque no quiso atender instrucciones internas de la misma Fiscalía de archivar el proceso contra las directivas del banco.

Textualmente dice la doctora Guantiva: " …En forma un tanto sorpresiva, se me convocó por parte de la doctora Melba Mogollón, (directora seccional de Fiscalías), quien me indicó que la institución consideraba que debía mantener la preclusión a favor de Londoño Saldarriaga (presidente del Banco de Colombia) y a su vez me indicó que tenía que reunirme con el doctor Ramiro Marín, coordinador de la Unidad de Fiscalías delegadas ante la Corte, para tratar este tema, quien me instruyó en la misma dirección de mantener la preclusión a favor de Londoño Saldarriaga, porque si no, corría el riesgo de que me denunciaran penalmente".

Lo curioso es que la inquietante instrucción de los funcionarios de la Fiscalía se produjo el día después de que la fiscal Guantiva había explicado ante el vicefiscal Guillermo Mendoza Diago, en ese momento Fiscal encargado, las razones que la habían llevado a llamar a indagatoria por última vez y en forma impostergable a los miembros de la junta directiva de Bancolombia. "Concluída la explicación -dice la fiscal Guantiva-, el señor Fiscal encargado me manifestó el espíritu institucional de la entidad en relación con mis decisiones, y el respeto por mi autonomía como funcionaria judicial, situación que se reeditó esa noche cuando en forma personal salió a explicar en el noticiero de televisión 'Noticias Uno' las razones para tales decisiones".

Pero la fiscal tiene otra inquietud: "Coincidencia o no, el abogado Calvete se acercó a mi despacho días antes de que yo conociera el cambio de asignación del caso, para preguntar 'si ya había llegado la orden de cambio de asignación'. Esto prueba que él lo sabía de tiempo atrás. ¿Por qué tenía la certeza de que así iba a suceder?".

De la carta enviada por Claudia Guantiva a su superior, el Fiscal, me surgen las siguientes dudas: si es cierto que el término de la prescripción de este proceso, que tiene connotaciones públicas por tratarse de una pelea entre las elites financieras del país, está llegando a su plazo límite, ¿por qué el caso se le quita a la fiscal para asignárselo a un fiscal delegado ante la Corte, que requiere que este último arranque de cero a enterarse de un proceso tan complejo?

¿Por qué mientras el fiscal encargado, el doctor Mendoza, apoyó la independencia de su funcionaria, dos de sus subalternos -los fiscales Mogollón y Marín- se atrevieron a visitarla con el objeto de presionarla para que en lugar de llamar a indagatoria a las directivas del banco, confirmara la decisión de archivar el proceso?

¿Por qué el fiscal Iguarán aceptó la petición del abogado Calvete, que justificó acusando a la señora Guantiva de estar actuando irregularmente hasta merecer incluso una demanda penal?

¿Si Iguarán consideró este argumento valedero para quitarle el proceso, por qué más bien no la destituyó? Preguntas. Y son graves.


ENTRETANTO… ¿Quién se va a aguantar a Shakira cantando, vendiendo televisores y equipos de sonido, y ahora promocionando perfumes y maquillaje? ¿Bueno es culantro, pero no tanto?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.