Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/05/04 00:00

    Una terna por la dignidad de Bogotá

    Más que el acuerdo de un partido, la postulación de la terna para reemplazar a Samuel Moreno debe ser un compromiso con la ciudad.

COMPARTIR


La suspensión del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, es un hecho que va a generar graves consecuencias, no sólo para su partido, el Polo Democrático Alternativo, sino que repercutirá enormemente en la agudización de la crisis de la ciudad, en un momento clave para redefinir el rumbo de una Bogotá que naufraga en medio de escándalos de corrupción, crisis invernal, confusión política y problemas de todo orden. Pero también puede ser la última oportunidad de la izquierda para cerrar la escalada de errores políticos y administrativos de los últimos años y enviar un mensaje de gallardía en medio de la hecatombe.

Por lo anterior, el Polo debe primero pensar en la ciudad, y dejar atrás todo interés mezquino y el cálculo oportunista a la hora de postular sus candidatos para ocupar el puesto del que sale Samuel; entregarle una terna de lujo al Presidente Santos, que permita tener al frente de la capital a un hombre o una mujer que le devuelva la confianza a la ciudad, lidere la superación de la tragedia institucional en que nos sumimos y realice de forma honesta y eficiente el proceso de empalme con el gobierno que elijan los bogotanos en octubre.

Con esto, se garantizaría que, ya sin las presiones electorales, el alcalde o alcaldesa asumiera el reto de poner la primera piedra para enderezar el rumbo. De esta forma, la ciudad podría aprovechar este tiempo para reordenar las obras, que hoy se encuentran tiradas en medio de la discusión política y los escándalos judiciales. No permitir que se descuide o abandone el patrimonio invaluable que representa la política social del Distrito, especialmente en materia de salud, educación y asistencia a los sectores más pobres, que podrían ser las primeras víctimas colaterales de la politización de la crisis de la izquierda en la ciudad. Visibilizar, con el ánimo de seguir generando continuidad, los avances de inclusión de grupos históricamente discriminados como las mujeres, los indígenas, los afro-colombianos, los gitanos y especialmente la población LGTB, que estarán muy seguramente en la mira de una derecha vindicativa. Administrar un gobierno corto pero responsable con las víctimas del invierno, que se van a contar por cientos de miles al finalizar este gobierno. Y hacer frente a los problemas de seguridad que, en medio del desorden institucional, podrían aflorar nuevamente ante el aprovechamiento delincuencial de los grupos armados que deja el vacío político y los sabotajes de todo tipo que sufre la ciudad en época electoral.

Por todo lo anterior, el Polo no puede cometer el error histórico de equivocarse en la postulación de la terna que presentará al Presidente Juan Manuel Santos. Más cuando Santos, con el nombramiento de la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, ya mandó el mensaje que Bogotá, así sea por unos pocos días, merece lo mejor al frente de su administración y no un encargado de cuidarle la espalda a los involucrados en los escándalos.

El reto, aunque complejo, es fácil de resolver por el Polo si contamos con que, a este partido, pertenecen figuras públicas de la trayectoria como el exmagistrado Carlos Gaviria Díaz, el ex Ministro de Salud, Camilo González Posso; la escritora y líder cultural Laura Restrepo; el ex parlamentario y ex Gobernador de Nariño, Parmenio Cuellar; líderes sociales de la altura de la Parlamentaria Andina, Gloria Floréz; figuras públicas internacionales como el concejal, Carlos Vicente de Roux o juristas y profesionales de la talla de Armando Novoa.

Lo importante es que ningún miembro del trío propuesto genere la más mínima sospecha; y que, más que el acuerdo de un partido, la postulación de la terna sea un compromiso con la ciudad, una terna por la dignidad de Bogotá.




*Gabriel Bustamante Peña es el asesor jurídico de la Corporación Viva la Ciudadanía
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.