Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/02/08 00:00

    Unas bochornosas "Memorias" presidenciales

    Razón tenía el Presidente Obama al posesionarse en advertir que la más abrumadora de sus tareas, luego de los dos periodos de Bush, sería la de recuperar el respeto para su país.

COMPARTIR

El mandato presidencial de George Walker Bush aparece cada día con mayor claridad como lo que pudo haber sido lo más próximo a lo que el expresidente Uribe dio en llamar "hecatombe", o sea, lo que podía ocurrir aquí en Colombia si prescindían de él, pero lo que Uribe nunca imaginó que le iba a ocurrir a los Estados Unidos si no prescindían de aquel.
 
Cada día descubrimos más y más yerros del ex mandatario estadounidense. Escogió a tenebrosos personajes como sus colaboradores cercanos; en la economía, la seguridad social, el empleo, la vivienda, la reforma migratoria y la industria, en particular la automotriz, no dio pie con bola. Y en cuanto a los sectores bancarios y financieros, y al mismo Wall Street, su falta de ojo avizor pudo haber acelerado el reciente revés económico mundial que todos conocemos. Y qué decir de su desastrosa política exterior con su intervencionismo militar y su "patentado" unilateralismo, fabricándose guerras en Irak y Afganistán, en tanto que acariciaba la posibilidad de otras en Irán y Pakistán, y eludiendo a la ONU al rechazar el Protocolo de Kioto y mostrar su desdén por el calentamiento global. Errores, como los llama Salman Rushdie, que llevaban a Washington a perder toda credibilidad y a los Estados Unidos como nación emblema del sistema democrático y las libertades individuales y políticas, a ver minado su prestigio.

Razón tenía el Presidente Obama al posesionarse en advertir que la más abrumadora de sus tareas, luego de los dos periodos de Bush, sería la de recuperar el respeto para su país.

Pero ese silencio en el que se había mantenido hasta ahora cuando accede a la publicación de sus Memorias, parece deberse al temor suyo por el advenimiento de un juicio. Y no ya el histórico cuyo discurrir ya ha echado a andar, sino el juzgamiento penal al que lo conducen todos los caminos de la justicia universal. Y es que con la desfachatez que le conocemos, reconoce en estas Memorias, entre otras cosas graves y escandalosas, que apoyó y alentó la violación de Derechos Humanos aprobando la tortura como herramienta "legal" y llevándola a la práctica con numerosos prisioneros. Y ni qué hablar de Guantánamo o de la prisión de Abu Ghraib.

El escritor y cronista de "The New Yorker", Jon Lee Anderson, avergonzado y herido como cualquier norteamericano que se respete y respete a los demás, decía no hace mucho: "Sin duda alguna, Bush ha sido el peor presidente en mi vida y posiblemente de la historia de los EE.UU., y será recordado como tal. Si hubiera justicia, él debería ser llevado a juicio por deshonrar a la patria. Merece aunque sea una amonestación histórica por parte del Congreso, como una especie de "impeachment" simbólico, y la privación de ciertas prebendas y favores. Su ex vicepresidente, Dick Cheney, debería ser sentenciado a cárcel por su abierto y vergonzoso activismo a favor de la tortura, y probablemente por otras ofensas adicionales. Donald Rumsfeld también, por su negligencia criminal como Secretario de Defensa, actitud que condenó a muchos soldados norteamericanos a la muerte e invalidez innecesaria…"

También se ha pronunciado sobre su eventual juzgamiento por los crímenes perpetrados desde la invasión de Irak, el Fiscal General del Tribunal Penal Internacional, el argentino Luis Moreno Ocampo, animando a los árabes a adherirse con su rúbrica a la autoridad del Tribunal para poder presentar la denuncia correspondiente. Pero es que hasta la farándula gringa se vio afectada. El multimillonario Donald Trump, dueño de Miss Universo, aseguró en algún momento que en su opinión fue el peor presidente que hayan tenido los Estados Unidos. Y el cantante irlandés Bono, no dudó en repetir: "El peor presidente de la historia. Malo con ganas. Tal vez el gestor responsable de la peor política económica de la historia de EE UU."

Pero vamos al grano respecto de las Memorias. En la Página de Internet de la Universidad Nacional de Colombia denominada "Ingeniería Crítica", Jhon Jairo Salinas, llama refiriéndose a unos apartes de ellas, "Las perlas… de Bush", que en castizo más bien deberían citarse como "Los disparates de George el torturador".

Veamos qué es lo que se extrae de estas "Decision Points", título con el que aparecieron sus Memorias:

"Si no hacemos la guerra, corremos el riesgo de fracasar".

"No es la contaminación la que amenaza el medio ambiente, sino la impureza del aire y del agua".

"Debería preguntarle al que me hizo la pregunta. No tuve oportunidad de preguntarle al que me hizo la pregunta. ¿De qué pregunta se trata?".

"Pienso que si usted sabe lo que cree, será mucho más fácil responder a su pregunta. No puedo responder a su pregunta".

"Es importante entender que hay más intercambios comerciales que comercio".

"Francamente, los enseñantes son la única profesión que enseña a nuestros niños".
"Para la NASA, el espacio aún es alta prioridad".

"Es tiempo para la raza humana de entrar en el sistema solar".

"Nosotros tenemos un firme compromiso con la OTAN. Nosotros formamos parte de la OTAN. Nosotros tenemos un firme compromiso con Europa. Nosotros formamos parte de Europa".

"El Holocausto fue un período obsceno en la Historia de nuestra nación. Quiero decir, en la Historia de este Siglo. Pero todos vivimos en este siglo. Yo no viví en ese siglo".

(No sé porqué esta respuesta me recuerda a aquella otra de estirpe real: "Yo creo que el hombre se complementa al hombre. Mujer con mujer, hombre con hombre. Y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario".)

"Yo mantengo todas las declaraciones equivocadas que hice".

"El pueblo americano no quiere saber de ninguna declaración equivocada que George Bush pueda hacer o no".

"Todos somos capaces de errar pero yo no estoy preocupado en esclarecer los errores que puedo haber cometido o no".

Cualquier esfuerzo por justificar a este hombre configuraría una estupidez mayor al mismo objeto que se pretende defender.

guribe3@gmail.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.