Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/11/09 00:00

    El uribismo recurre a todos los métodos de lucha

    No hay duda que Uribe Centro Democrático tiene un guion de comportamiento político que contiene métodos de guerra sucia. Su aplicación está en marcha.

COMPARTIR

Tanto que han cuestionado el concepto de “todos los métodos de lucha” que el movimiento Uribe Centro Democrático le ha endilgado a todos aquellos que se oponen a sus lineamientos ideológicos, incluida las guerrillas de izquierda, y ahora resulta que recurren a esas prácticas para atacar a sus contradictores políticos. Sus acciones de las últimas semanas así lo indican.

Buena parte de sus estrategias se centran en conceptos como el de la filtración, como ocurrió con varias fotos insulsas de guerrilleros de las Farc en La Habana, Cuba, en plan de descanso; falsos relacionamientos, como el documento apócrifo que compromete al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo; reiteración del discurso, que tiene como punta de lanza la crítica, por momentos irracional, contra los diálogos de paz; la tergiversación de los hechos, con lo que pretenden desconcertar a la opinión pública; y la deslegitimación de personas y sectores sociales y políticos que no siguen sus mesiánicas posiciones.

Para consolidar su estrategia de aplicación de “todos los métodos de lucha” acuden a la infiltración, como parece sucede en La Habana, lo que es peligroso en tanto construye un ambiente de inseguridad entre el grupo negociador de las Farc porque los pone a pensar en quién está filtrando información. 

El ánimo desestabilizador que se percibe en el movimiento Uribe Centro Democrático no sólo pretende introducir ruidos negativos en La Habana sino trasladar esa intención a las filas de la guerrilla en Colombia. ¿Se imaginan el efecto, en este momento, de una división por motivos de desconfianza no sólo de la cúpula de ese grupo insurgente sino de sus hombres en las montañas? 

Lo preocupante de aquellos grupos de extrema derecha, como también de extrema izquierda, cuando están enceguecidos por la sinrazón de sus causas políticas es que la búsqueda de sus propósitos puede llevar a radicalizar sus acciones. En ese sentido, me preocupa que la ira del uribismo contra el proceso de paz derive en asesinatos de connotación nacional e internacional para alterar el país. 

Puede que sea exagerado, pero cuando se recurre a “todos los métodos de lucha”, el homicidio selectivo es una de sus expresiones últimas, que tiene como fin reforzar el discurso que rodea una postura política, cualquiera que ella sea. Un hecho de esos, en plenos procesos de paz y electoral, tendría consecuencias nefastas para el país.

Los timbales de guerra suenan de manera insistente en las toldas del uribismo, que cuenta no sólo con su jefe natural sino con dos alfiles claves en la difusión de sus ideas. Uno de ellos es Oscar Iván Zuluaga, candidato presidencial de Uribe Centro Democrático, quien los estimula desde que fue elegido en la convención de ese movimiento. Parece que a él, y a todos sus seguidores, los excita la confrontación bélica, sin importarles las consecuencias sociales, económicas y políticas que de allí se derivan.

He visto a Zuluaga en plaza pública y nada más gris que su interlocución con la gente. Si no fuera porque Álvaro Uribe Vélez tira de sus hilos de ventrículo con efectiva magistralidad, su presencia en las tarimas de pueblos y ciudades pasaría desapercibida. Esa opacidad la suple con el discurso guerrerista de su “patrón, con quien tiene que salir en las vallas públicas para lograr algún reconocimiento.

El otro alfil es el abogado Jaime Arturo Restrepo Restrepo, un recio defensor del proyecto uribista, quien está detrás de la difusión de las fotografías de los negociadores de las Farc en La Habana y del documento que supuestamente compromete al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo con ese grupo subversivo. 

Restrepo Restrepo es el representante legal de la Asociación de Víctimas Civiles de la Guerrilla Colombiana, así como también abogado de varios guerrilleros desmovilizados de las Farc, quienes viven en guarniciones militares y son utilizados para denigrar ante la justicia de organizaciones no gubernamentales y proyectos como la comunidad de paz de San José de Apartadó, que lidera el sacerdote Javier Giraldo.

Asimismo, como abogado, estuvo contratado por el Frente José Luis Zuluaga de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, liderado por el paramilitar Luis Eduardo Zuluaga Arcila, conocido con el alias de ‘McGuiver’, quien ante fiscales de la Unidad de Justicia y Paz ha precisado las relaciones con Restrepo Restrepo.

Las declaraciones de alias ‘McGuiver’ están contenidas en un derecho de petición que la Fiscalía General de la Nación le responde el 2 de marzo del 2012 a la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz. En la respuesta se lee lo siguiente: “cuando empezamos a abrir el Oriente en el año 2000 cayó mucha gente a la cárcel; efectivamente él -Jaime Arturo Restrepo Restrepo- en compañía de una señora Bertha también de Medellín, abogada, y de un hermano de él, también abogado, estuvieron defendiendo los muchachos del frente por mucho tiempo... para las negociaciones fue una persona que contraté para que me hiciera una asesoría jurídica. Participo (sic) en algunas reuniones con el Comisionado... Jaime es un tipo muy reconocido. Defiende víctimas (sic) de la guerrilla. Ese muchacho sale todos los días en polémica por radio”.

Las estrategias que despliega el Uribe Centro Democrático pueden observarse en sendos manuales de contrainsurgencia que se vienen aplicando en el país desde la década del sesenta, inspirados en las prácticas militares norteamericanas para atacar el comunismo en América Latina y en las europeas, aplicadas durante sus incursiones en Asia y África.

Jean Lartéguy, un experto en temas bélicos, quien ha analizado operaciones contrainsurgentes francesas en Argelia e Indochina a mediados del siglo XX, me da claves para entender la estrategia del movimiento Uribe Puro Centro Democrático. Según Lartéguy, “la conducción de una contrainsurgencia eficaz requiere que el Estado imite el comportamiento del adversario”.

En este caso, no se trata del Estado, sino de Uribe Centro Democrático, que pretende recuperar el poder apelando a todos los métodos de lucha, tal cual lo ha hecho desde hace muchos años su adversario más enconado, las Farc, sin importar las consecuencias que de ello se deriven.

*Periodista y docente universitario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.