Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/01/14 00:00

    ¡Es la ideología, estúpido!

    Después de que un candidato obtiene el triunfo, los perdedores corren a prestarle al ganador su más patriótica colaboración para armar coaliciones.

COMPARTIR

Un comercial reciente de Navidad del Partido de la U refleja la pobreza de ideas y planteamientos en que se halla sumida la política colombiana: un señor de luenga barba blanca que a todas luces quisieron hacernos pasar por Papá Noel, pero vestido de civil, realiza actividades familiares rutinarias como abrir la nevera o sentarse a la mesa en compañía de quienes al parecer son su señora y un par de preciosos nietos. Al final no queda nada para reflexionar, sólo la sensación de que te quisieron vender la imagen de un partido político con el mismo truco que  usan para vender un cepillo de dientes o  la mayonesa: con imágenes “bonitas”.
 
Algo similar viene ocurriendo con el expresidente Álvaro Uribe, cuya cara bonita quisieron meter en el tarjetón para no dejarle dudas al incauto, pero ahora enfrenta la zozobra de que ya ni siquiera los colores de la bandera y la palabra uribismo le quieren admitir, de modo que terminaría por aparecer en la contienda representando exactamente lo contrario a lo que dice ser: el “Centro Democrático”. Y así, ¿quién de sus potenciales votantes que en promedio haya pasado por una universidad podría reconocerlo en el tarjetón? Situación de veras preocupante para el exmandatario, sin que se llame a chiste.
 
Contrario también a lo que dice ser está el Partido de la U, una agrupación híbrida en la que dejaron colar a muchos políticos ‘paracos’ (bueno, ¡porque estaban en subienda!), que Juan Manuel Santos juntó a las volandas para organizarle la primera reelección a su entonces jefe, y a cambio pidió el ministerio de Defensa, con el exclusivo propósito de dañarle el caminado al verdadero candidato de Uribe, Andrés Felipe Arias.
 
Lo único digno de recordación del comercial arriba aludido es que al final dice “Unidos como debe ser”, o sea lo contrario a lo que les viene ocurriendo, sumidos como damnificados en el vórtice de la tormenta desatada por la feroz división Santos-Uribe, la cual sólo amainará cuando uno de los dos por fin haya logrado hacerle morder el polvo de la derrota a su contrincante.
 
Hablando de incongruencias o contradicciones ideológicas, una de las más protuberantes se halla en que alguien como Álvaro Uribe se hacía pasar por liberal –dentro de esa agrupación forjó la mayor parte de su carrera política- pero hoy representa todo lo contrario al espíritu y el pensamiento del Partido Liberal.
 
De todos modos, si algo hay que abonarle a Uribe es que cuando por fin se quitó la careta de liberal, apareció ante el país como lo que en realidad es: el más auténtico, legítimo, genuino y fidedigno representante de la extrema derecha colombiana. La consecuencia más notoria de su radical viraje a estribor fue que después de abandonar la presidencia sumió al Partido Conservador en un desbarajuste que lo tiene cual Titanic al borde del hundimiento ideológico, pues hoy la mayoría de sus miembros está agarrada por impúdica conveniencia a chupar la ubre burocrática del gobierno Santos, mientras su corazoncito no deja de anhelar los tiempos recientes en que con Uribe todo eran mimos, caricias y carantoñas por doquier…

Ahora bien, lo anterior era solo un pretexto para referirnos al estado de postración intelectual y moral que muestran los primeros enviones de una campaña electoral que ya prendió motores pero nada nuevo tiene para mostrarle al elector, como el cascarón de un huevo al que le han succionado clara y yema: liviano, vacío y quebradizo.
 
Es de todos conocida la frase que en 1992 se inventó James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton, cuando George Bush parecía imbatible debido a sus éxitos en política exterior. Con el fin de mantener la atención centrada en lo fundamental, Carville pegó en la cartelera de su oficina un cartel con tres puntos:
 
1.       Cambio vs. más de lo mismo.
2.       La economía, estúpido.
3.       No olvidar el sistema de salud.
 
Aunque era apenas un recordatorio interno, el éxito estuvo en que la frase le fue adjudicada al propio Clinton (“¡es la economía, estúpido!”) y terminó por modificar la relación de fuerzas y derrotar a Bush, pues centró el interés en mejorar las condiciones de vida de la población antes que en agitar la bandera del orgullo americano.
 
Para el caso de la campaña que nos ocupa, mientras en el país del norte es fácil identificar dos corrientes claras de pensamiento –la del burro liberal demócrata y la conservadora del elefante republicano- en Colombia la política se ‘perrateó’ a un punto en que proliferaron los partidos de garaje y otras catervas, auspiciados por oscuros dineros y organizaciones que terminaron por convertir las contiendas electorales en competencias cuyo triunfo les está reservado a quienes mayor cantidad de dinero tienen para conseguir más votos.
 
¿Dónde están los planteamientos, los programas, las juiciosas propuestas ideológicas de los diferentes partidos y campañas para someter al escrutinio de un elector pensante, interesado en tomar la mejor decisión por el bien del país? No sólo brillan por su ausencia, sino que han convertido la actividad política –sobre todo la electoral- en un tráfico de favores, tamales e influencias que han degradado tanto a los ‘líderes’ como a las organizaciones al más bajo nivel posible, el de simples mercaderes de votos.
 
La parte más perversa del asunto se presenta cuando, después de que uno de ellos ha obtenido el triunfo –por ejemplo a presidencia, alcaldías o gobernaciones- los perdedores corren a prestarle al ganador su más patriótica colaboración para armar coaliciones, de modo que entre todos puedan ‘hacerse pasito’ y repartirse la marrana del presupuesto público, en función no de programas sino de oscuras componendas.
 
Esto es algo que ¡tiene que cambiar!, y para lograrlo se requiere por un lado que se imponga el voto obligatorio (que castigaría la perniciosa abstención y le daría al voto de opinión el lugar de preponderancia que se merece) y por otro se eliminen las listas con voto preferente, de modo que los partidos se hagan responsables de las personas que postulan para ocupar cargos públicos.
 
Mientras esto ocurre, o sea mientras se logran depurar tan dañinas prácticas, es conveniente acudir a un electorado consciente que logre transmitirle a tanto político  amañado un mensaje claro a modo de línea de acción:
 
¡Es la ideología, estúpido!
 
En Twitter: @Jorgomezpinilla
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.