Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/09/24 00:00

    Aquí el subversivo es Uribe

    Paloma Valencia dijo que “los que militamos al lado del presidente (sic) Uribe no somos un grupo de criminales”. Eso puede ser cierto, pero no es el punto en discusión.

COMPARTIR

Compasión, vergüenza ajena y náusea moral es lo que produce ver en el recinto sagrado de la democracia la recua de elegidos por arrastre –no por mérito propio- que acompaña al senador Álvaro Uribe, como dóciles patitos siguiendo en patota todos los movimientos de la madre pata. 
 
En toda agrupación política se debaten diferencias de opinión entre sus miembros, y esa sana dialéctica del debate interno es la que les da lustre y legitimidad a los partidos. Simón Gaviria, Juan Fernando Cristo y Horacio Serpa, por ejemplo, representan tres tendencias claramente identificables dentro del Partido Liberal: derecha, centro e izquierda respectivamente. Pero, ¿qué pasará el día en que alguien de su bancada osare manifestar siquiera un mínimo desacuerdo con el senador Uribe? Respuesta de Perogrullo: aténgase a las consecuencias.
 
El disenso ante la majestad de “Yo, el supremo” es algo que nunca se verá dentro del engañosamente llamado Centro Democrático. Allí el único ‘centro’ es el de la atención que el exmandatario demanda de todos sus áulicos, y no fue ‘democrático’ ni para escoger su candidato a la Presidencia, aunque entendiendo de antemano el loable propósito que los animó a hacerle la encerrona a Francisco Santos en la convención: para evitar que pudieran caer tan bajo.
 
La bancada del CD ha anunciado que para sacarse el clavo por la avalancha de acusaciones que llovió sobre Uribe (ni Mancuso se quedó por fuera), ahora ellos organizarán el debate de la “Farcpolítica”, con la intención de demostrar que los acusadores de su amo y señor son una partida de aliados de las FARC, en un amplio espectro que cobija por igual al senador Iván Cepeda, al presidente Juan Manuel Santos y a un medio “servil del terrorismo” como Canal Capital. Todos en la misma cochada.
 
Esto se traduce en que el expresidente Uribe pretende graduar de subversivo a todo aquel que difiera de su pensamiento, y en tal dirección le cabe todo derecho de armar un debate en el Congreso, para tratar de demostrar sus aseveraciones. Pero no sobra advertir la viga en el ojo, o lo que en sicología se conoce como un “mecanismo de proyección”, consistente en que el paciente se defiende atribuyendo a otras personas sus propios defectos o carencias. 
 
Así como es un hecho inobjetable que su gobierno ha sido el más cuestionado desde lo jurídico y lo penal en toda la historia de Colombia, que sobre él se proyectan graves sombras como la de los ‘falsos positivos’ y que en ocasiones se rodeó de la peor gentuza (Jorge Noguera, Mauricio Santoyo, Flavio Buitrago, Salvador Arana o Álvaro García Romero, para solo mencionar reos de la justicia), también es indudable que desde que Santos anunció el inicio de conversaciones de paz con la más odiada némesis de Uribe, este emprendió una feroz campaña desestabilizadora, de claro tinte subversivo.
 
No basta ir muy lejos para comprobar que durante la anterior campaña el hacker Andrés Sepúlveda fue contratado para buscar información que pudiera afectar el proceso de paz, y el video donde este aparece con el candidato Óscar Iván Zuluaga lo muestra precisamente  rindiéndole cuentas de la misión asignada, bajo la consigna de que la mejor carta de triunfo electoral sería el fracaso de las conversaciones de La Habana, del mismo modo que el fracaso de El Caguán fue lo que catapultó a Uribe a la presidencia. Lo escandaloso reside en que las investigaciones adelantadas por la Fiscalía develarían el entramado de una serie de organismos de inteligencia militares y policiales trabajando casi de forma coordinada desde la sala Andrómeda y otras instancias, con el doble propósito de hacer fracasar el proceso de paz y propiciar el triunfo del candidato títere de Uribe.
 
Como dijera León Valencia en su última columna, el expresidente Uribe “no puede meterse en una cruzada para dividir a la Fuerza Pública estableciendo relaciones extrainstitucionales con sectores del Ejército y la Policía descontentos con el proceso de paz”. No puede, pero lo hace, y la explicación de su subversivo proceder la da el mismo Valencia cuando se refiere a que “abusa de su influencia, de su poder y del temor que suscita”, del mismo modo que el columnista Antonio Caballero considera “sorprendente y grave que nada de todo esto haya tenido consecuencias judiciales”.
 
En el debate del pasado miércoles 17 la senadora Paloma Valencia dijo en tono energúmeno que “los que militamos al lado del presidente (sic) Uribe no somos un grupo de criminales o de bandidos”. Eso puede ser cierto, pero no es el punto en discusión. En columnas anteriores he hablado de la Mano Negra como “una organización clandestina de ultraderecha, compuesta por determinado número de miembros que se reúnen si la ocasión lo justifica pero evitan hacerlo, y realizan acciones acordes con su ideario ideológico y político”. Si algún éxito rotundo pudiera atribuírseles, sería la consolidación territorial de los grupos paramilitares que regaron por toda la geografía nacional, acordes con el propósito de frenar el accionar guerrillero y “refundar la patria”.  
 
Bienvenido entonces el debate de la Farcpolítica, de modo que puedan ser acusados con pruebas y sin falsos carteles de testigos (como el que le montaron a Sigifredo López) los políticos que tengan algún tipo de vínculo con la guerrilla. Pero ante esta cacería de brujas que pretende reactivar la extrema derecha en acto de retaliación, conviene preguntarse si no será que quieren hacernos olvidar –en mecanismo de proyección, diríase- lo que se atrevió a afirmar la corajuda Claudia López en el debate de marras: que Álvaro Uribe fue el primer paramilitar que “coronó la Presidencia”.
 
DE REMATE: Que el más lacayo de todo el combo, 'Pachito' Santos, diga que “si llegan a ponerle un dedo a Uribe se incendia este país”, eso también es subversivo. Es un llamado a desestabilizar las instituciones en caso de que opere la justicia.
 
En Twitter: @Jorgomezpinilla 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.