Martes, 23 de septiembre de 2014

| 2013/02/02 00:00

Uribe otra vez

Todo ha sido inconstitucional en este país, por lo menos desde que el Cabildo Abierto se reveló contra la autoridad real en Santa Fe.

Uribe otra vez Foto: León Darío Peláez / Semana

Lanzado el programa de tres huevitos de su Puro Centro Democrático, el expresidente Álvaro Uribe no aclaró si, como en las cábalas que hacen los expertos electoralistas, piensa encabezar una lista al Senado que, arrastrada por el prestigio de su nombre...?etcétera. Pero ya se interponen los expertos constitucionalistas, que en Colombia florecen hasta debajo de las piedras, para decir que no: eso requeriría una reforma constitucional que...?etcétera. Para empollar sus huevitos, Uribe lanza los nombres de media docena de posibles candidatos presidenciales que decidirán cuál de ellos será el candidato único a la Presidencia por el uribismo. Pero saltan de nuevo los electoralistas a señalar que todos son insignificantes: ahí no hay ni un voto. Lo cual es natural: no son verdaderos candidatos a presidentes, sino meros candidatos a marionetas. (Y de otro modo se convertirían en traidores y canallas. Se han visto casos).


Boberías. Uribe solo puede recuperar el poder si el candidato a la Presidencia es él mismo.


Es cierto que la Corte Constitucional le prohibió a Uribe...? ¿Qué, exactamente? La verdad es que no le prohibió nada. La Corte rechazó el referendo reeleccionista que estaba en marcha porque le encontró vicios de procedimiento: lo habitual en este país de electoralistas constitucionalistas. Que si se habían violado los topes, que si el certificado del registrador había llegado con retraso. Pero bueno: aun si de ahí se deduce que la Corte le prohibió a Uribe ser presidente por tercera vez, la verdad monda y lironda es que no le prohibió volver a ser candidato. Y entonces, ¿qué pasa si para mayo del año que viene Uribe se presenta como candidato a la Presidencia, y gana?


Un experto electoralista me dijo que no se puede, por la existencia del tarjetón que imprime la Registraduría. Se requeriría una reforma constitucional que...? Y sin embargo hay precedentes, como me lo confirma un experto constitucionalista. En 1962 era inconstitucional que un liberal llegara a la Presidencia, pues la alternación dispuesta por el plebiscito del 57 le reservaba el turno a un conservador. Pero el liberal López Michelsen presentó su candidatura, y el consejo de Estado le dio la razón; y se contaron sus votos. 


Si bien se mira, hay precedentes de sobra. Ese mismo plebiscito que instauró la alternación era abiertamente inconstitucional (además de antidemocrático, por supuesto). Todo ha sido inconstitucional en este país, por lo menos desde el Cabildo Abierto que el 20 de julio de 1810 se reveló contra la autoridad real en Santa Fe. Todas las constituciones que ha habido aquí, y han sido muchas, han sido inconstitucionales a la luz de la Constitución vigente en el momento. Inconstitucional es la Constitución actual, redactada por una inconstitucional Asamblea Constituyente, que fue convocada por una fantasmagórica “séptima papeleta”, y que ha sido reformada nada menos que 37 veces en 21 años, casi todas de manera inconstitucional. O, al menos, con graves vicios de forma y fondo. Así los tenía no solo la más reciente tentativa de reforma fallida (la de la Justica, que inconstitucionalmente el presidente Santos rechazó) , si no la más reciente reforma aprobada: la que le permitió a Uribe, gracias al cohecho de los votos de Yidis y Teodolindo, comprar su primera reelección. 


Todos los hechos que tiene trascendencia política suelen ser inconstitucionales,  pero son hecho políticos ante los cuales hay que inclinarse; o revelarse (inconstitucionalmente también). Hechos cumplidos: guerras, reelecciones, derrocamientos. “Golpes de opinión” como llamó a uno de ellos esa “conciencia jurídica de la República” que fue el doctor Darío Echandía, bastantes años antes de que José Obdulio Gaviria hablara del “Estado de opinión” por contraposición al Estado de Derecho actualmente vigente. 


Así que pregunto otra vez: ¿qué pasa si Uribe se presenta como candidato presidencial a las elecciones de 2014, y gana? 


Porque si pierde no pasa nada.


El largo pico del Procurador


Mañana lunes el gerente del Canal Capital Hollman Morris deberá responder ante la Procuraduría por el ridículo cargo de haber transmitido el concierto de Paul McCartney en El Campín sin haber hecho “unos estudios serios y completos de donde pudiera advertirse la verdadera necesidad de la celebración del contrato”.


Pero tras la ridiculez del cargo imputado se esconde la persecución ideológica y política emprendida por el procurador general Alejandro Ordóñez contra todo lo que huele a izquierda. Hollman Morris y su progresista Canal Capital –con el que me honro en colaborar– son un bocado apetitoso para el pico voraz de ese “rey de las ranas” que, como escribí aquí mismo hace dos meses, fue reelegido por la cobardía de los congresistas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×