Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/05/20 00:00

    Las patrañas del uribismo

    La estrategia electoral del uribismo es ganar las elecciones a punta de calumnia, miedo, rumores y chismes sin importarle la decencia, ni el respeto por la ciudadanía y las instituciones.

COMPARTIR

Las elecciones de domingo serán una de las más cruciales en nuestra historia, se definirán, entre los que creemos en la paz y los que apoyan la guerra. Toda la guerra sucia y la campaña de manipulación que ha desplegado el uribismo con las difusiones de mentiras, odios y venganzas hacen parte de una estrategia electoral diseñada para ser aplicada sin escrúpulos.

Da la impresión que sus perversas patrañas están inspirada en las oscuras tácticas de manipulación de los Protocolos de los Sabios de Sión de Mathieu Golovinski, un panfleto escrito hace más de un siglo y que al leerlo se encuentran muchas coincidencias con las sórdidas actuaciones del uribismo.

Su estrategia electoral es ganar las elecciones a punta de calumnia, miedo, rumores y chismes, sin importarle la ética, ni la decencia, ni el respeto por la ciudadanía y las instituciones. Lo polémico es que muchos periodistas han caído como marionetas en su zaga y a través de ellos, manipulan la opinión pública con la falaz estrategia del miedo sobre los efectos del castro-chavismo y vende la idea que Santos a liados con ellos sumergirá a Colombia en un caos parecido al de Venezuela. 

Esa mentira se ha convertido en una poderosa arma de propaganda electoral para conquistar electores incautos. Difundir como lo ha hecho el expresidente Uribe, la mentira que dos millones de dólares de la campaña de Santos en el 2010, los pagó el ex asesor del uribismo J. J. Rendón con dineros del narcotráfico y sin aportar pruebas es un acto censurable.

Lo más condenable de su comportamiento es que luego se dedica a burlarse de la justicia, una estrategia que, además de siniestra es repugnante, porque le causa un enorme daño a la imagen del país. Ahora la imagen que difundieron en los medios y circularon por las redes sociales, el expresidente Uribe en la puerta de la fiscalía lustrándose, sin acudir a rendir testimonio con la excusa que no tenía garantías fue una patraña de un líder poco serio.

Es un acto que no es digno de un hombre que ocupó la más alta dignidad de Estado y que por esa investidura está llamado a dar ejemplo y a respetar a las instituciones que son el pilar de nuestra democracia. ¿Cuál es el mensaje que el expresidente Uribe con su demencial estrategia le está enviando a la juventud colombiana? ¿Que tipo de ciudadanos es que quiere el expresidente que haya en el futuro en la sociedad? ¿Ciudadanos respetosos de la ley y de las instituciones o ciudadanos de tramposos y mentirosos?

Por más poderoso y respetable que se considere un ciudadano no puede creer que está por encima de la ley y de las instituciones. Es un acto de la peor ralea, que un expresidente se dedique a regar chimes como cualquier chismoso de pueblo con el fin de engañar a los electores.

Es evidente que el escándalos de los 12 millones de dólares que denunció Daniel Coronel en su columna y la visita del asesor espiritual de las almas piadosas del uribismo, Luis Alfonso Hoyos, con el hacker André Sepúlveda al Canal RCN hacían parte de un plan meticulosamente estructurado.

Plan que en su primer eslabón cayó en la trampa Coronel, quien pensó que tenía una gran chiva con un refrito de hacía cuatro años. Coronel se convirtió en pieza de una estrategia electoral perversa y no conforme con su caída en el fango del uribismo, publicó otra columna y termino más hundido en el lodazal de las patrañas uribistas.

Ni el bobo de una aldea se come el cuento que unos narcos que son asesinos sin escrúpulos van a entregar 12 millones de dólares para una “vuelta”, sale chueca, los emisarios se quedan con el dinero y siguen como si nada pasará. Es claro que en el mundo del hampa que esa” tumbada” la habían pagado con sus vidas. La maniobra fue sacar a J.J. Rendón de la campaña de Santos y enlodarla con el narcotráfico. 

Pero Rodrigo Pardo no mordió en el anzuelo de Hoyos y Sepúlveda, cuya estrategia se derrumbo como un castillo de naipes. Es increíble que el uribismo haya desplegado un espionaje ilegal contra los diálogos de paz y la seguridad nacional y aquí no pasa nada. 

En otro país, Oscar Iván Zuluaga había tenido que renunciar a su candidatura, porque todo el espionaje de Sepúlveda fue con su apoyo como lo demuestra el video. Se me desvanecen los sesos en pensar que los colombianos puedan llegar a   tener la desfachatez de elegir a un hombre de la calaña de Oscar Iván Zuluaga, que no tiene escrúpulos éticos en estructurar toda una empresa delictiva para llegar a la Presidencia y ahora cínicamente dice que es un montaje.

*En Twitter: @j15mosquera
jemosquera@une.net.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.