Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/06/10 13:59

Corpoamazonía: comprometida con el medioambiente

Esperamos que el gobierno en su leal saber y entender haga respetar los proyectos propuestos por Corpoamazonía, que están justamente orientados a programas del medio ambiente.

Uriel Ortiz Soto.

Todos sabemos que tan importante entidad cubre los departamentos de Amazonas, Caquetá y Putumayo, donde se están generando proyectos medioambientalistas y productivos postconflicto, como auténticas banderas de paz y de redención, para tan importante región del País y del mundo, todas mayormente afectadas por el conflicto armado. 

Es inaudito que entidad tan importante, después de seis meses de haberse nombrado nuevo gerente, aún continúe siendo víctima de quienes pretenden apoderarse de ella con fines politiqueros, el termómetro de nuestra responsabilidad con el medio ambientes, podría medirse con el manejo que se le esté dando a las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, que para ser sinceros su administración y eficiencia dejan mucho que desear.

Es un contrasentido que se quieran comprometer funciones medioambientalistas con la toma del yagé, bebida alucinógena tradicional de las tribus indígenas, según los denunciantes el “Tayta Samaca” Segundo Agreda -actuando en calidad de asesor espiritual del director general de Corpoamazonía-, obliga a los funcionarios, bajo amenazas de ser destituidos a consumir dicho brebaje, lo que, según informes recibidos, carece de total veracidad. De otro lado, se cae de su peso al acusarlo de ser el dueño de la nómina burocrática de la entidad, puesto que los nombramientos deben hacerse mediante proceso de selección, según los estatutos.    

Para nadie es un secreto que de la buena imagen y administración de esta entidad depende  que el mundo mire hacia Colombia como bandera indispensable en el manejo de planes y programas de desarrollo que tengan que ver con el manejo del medio ambiente y la consolidación de la paz, no solo a nivel nacional, sino internacional. Es por esta razón que se reciben recursos de diferentes organizaciones para que obligatoriamente se destinen a la conservación del pulmón del mundo, como es la Amazonía, hablar de esta región de Colombia, es enarbolar todo un laboratorio de fórmulas y medidas para la preservación y conservación del medio ambiente y sus recursos naturales.

No es sano bajo ningún punto de vista, que el nombramiento del doctor Alexander Mejía, oficializado desde el 23 de diciembre del 2015, con todas las de la Ley, se haya, visto obstaculizado por una serie de leguleyadas, simple y llanamente para tratar de convertir a tan importante entidad en un fortín político, con grave deterioro para su administración y el manejo de los recursos que llegan, para el desarrollo de planes y programas medio ambientales y proyectos productivos postconflicto.

Después de toda una odisea y de varios viajes de los miembros de su junta directiva a la capital de la República, se logró que el Ministerio de Medio Ambiente, en asamblea estatutaria, eligiera a su nuevo director y así mismo iniciara sus funciones como lo tienen previsto los estatutos, a partir del primero de enero del 2016.

Pero, lamentablemente, cuando existen intereses malsanos y poco claros, que por lo regular desembocan en la voracidad de los gamonales políticos, estos buenos propósitos se ven truncadas, puesto que vivimos en un País, donde las falsas imputaciones con testigos falsos están a la orden del día, no faltaron los mendaces que construyeron toda una parafernalia jurídica para hacer creer a la opinión pública que el nuevo director estaba inhabilitado y por ende  impedido para desempeñar el cargo.

Fue así como mediante radicado: IUS-2014-315546/IUC-D-2014-650-712544, ante la Procuraduría Delegada para la Moralidad Pública, se inició, una investigación con fecha de abril 18 del 2016, por razones que de oficio investigó la Contraloría General, por presuntos hechos ocurridos el 28 de octubre de 2013.

Lamentablemente para el caso que nos estamos refiriendo, esta queja fue activada única y exclusivamente para torpedear la posesión y posterior desempeño de funciones del nuevo director de Corpoamazonía Alexander Mejía Bustos, quién luego de presentar todos los descargos ante la funcionaria de la Procuraduría designada para el caso, finalmente se conceptúo: “Declarar no probado y desvirtuado el cargo, atribuidos a los funcionarios, entre ellos a Alexander Mejía Bustos, en calidad de director de Corpoamazonía, que junto con otros ciudadanos que actuaron en calidad de subdirectores, absolviéndolos de toda responsabilidad disciplinaria, con fundamento en las razones de hecho y de derecho expresados en la presente decisión.

Considero que este es un caso que además de infame, quienes fueron los autores de una cacería de brujas, que no las habían por ninguna parte, deberían responder penal y civilmente por actos temerarios, puesto que se puso en la picota pública la honorabilidad de un grupo de personas, entre ellas al nuevo director de Corpoamazonía-, que, en años anteriores desempeñaron cargos de subdirectores de la entidad y que como queda probado de acuerdo a la providencia de la procuraduría, desempeñaron los cargo en forma honesta y diamantina.

Esperamos que esclarecido este episodio tan vergonzoso, el doctor Alexander Mejía Bustos, inicie el desempeño de sus labores, sin que exista la menor duda ante la opinión pública y sus detractores, que los planes y programas de desarrollo que vaya a desarrollar tendrán el respaldo no solamente del País en general, sino de organizaciones internacionales que en los actuales momentos, cuando el cambio climático ocupa las primeras páginas de los principales diarios mundiales, entidades de esta magnitud deben ser un baluarte de conservación y ejemplo para el mundo.

En diálogo con el nuevo director de Corpoamazonía, nos hemos dado cuenta que en asuntos medioambientalistas es toda una autoridad y lo más importante, dispone de una serie de proyectos postconflicto, que serán los apalancamientos del proceso de paz, en los tres departamentos donde tiene su campo de acción, con el fin de generar una serie de empleos tanto directos como indirectos para la población desplazada y reinsertada que hayan sido víctimas de la violencia guerrillera y paramiliatar.

Uno de los más entusiastas con los programas de Corpoamazonía es el médico ancestral indígena: Segundo Serafín Agreda Chicunque, quién oficia de director espiritual de la entidad, pues según dice: “con la frente en alto, el espíritu abierto y la fe puesta en Dios, es la mejor medicina ancestral indígena, que traducida en diferentes especies naturales, alivian las dolencias del ser humano y lo conducen por los senderos de la justicia, la libertad, la verdad y la vida”.     

 urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.