Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/11/24 08:49

    Convención conservadora con opción de poder

    Quienes pretenden desconocer las teorías conservadoras como opción de poder, están muy equivocados, en toda crisis institucional siempre se acude a sus ideologías como fórmula de salvación.

COMPARTIR

No existe en el mundo ninguna filosofía liberal, comunista o de otra instancia partidista, que no derive de su organización e inspiración ideológica; si pretenden construir un gobierno con justicia social y orden, son principios esencialmente conservadores; por más que se diga lo contrario, siempre se encuentran con la razón, su derecho a disentir queda plasmado en los mismos programas y postulados.

Para el domingo 27 de noviembre, se realizará en Bogotá, la convención conservadora con opción de poder, esperamos sea democrática, mas no estatutaria; sin mermelados y sin componendas politiqueras, esta convención será quizás la última oportunidad que tiene el conservatismo para mirar hacia el futuro y lograr como en otros países, encausarse por los senderos democráticos del poder, generando sus propias ideas y programas de desarrollo social.

La convención conservadora a celebrarse debe ser democrática, más no estatutaria, tal cual lo expresamos en nuestra columna del: 4 de agosto de 2016; no debe ser estatutaria, puesto que los señores congresistas del partido ya tienen todo organizado para hacerse reelegir por supuestas personas de su absoluta confianza, así continuar dando rienda suelta a la violación de los deberes y obligaciones adquiridos con sus electores y la institucionalidad del partido, perjudicando notablemente sus intereses hacia el futuro.

Todo el país sabe muy bien que los señores congresistas, no tienen la vergüenza de recorrer en vísperas electorales las plazas públicas para hacerse elegir con votos conservadores, y después de logrado el objetivo, negociarlos con los gobiernos de turno, por contratos, mermelada y burocracia, por esta razón, es que el conservatismo desde hace mucho tiempo se encuentra obnubilado y arrodillado sin poder discrepar de las políticas gubernamentales, puesto que su conciencia está secuestrada, hipotecada y expósita como el trofeo veleidad de la infamia, el cual exhiben sin ningún pudor los gobiernos liberales desde hace varias décadas.

Los convencionistas deben ir con la misión – visión, de rescatar el conservatismo con opción de poder, del ostracismo a donde también lo han llevado quienes han sido sus dirigentes en los últimos tiempos, que junto con los señores congresistas, no se han dado cuenta que su filosofía y estructuras son de gran innovación, donde reposan las fuentes de principios y valores de toda sociedad organizada, justa y progresista.

Por lo tanto, se requiere de una convención conservadora que permita elegir un nuevo directorio nacional, cuya meta fundamental sea la de modificar, modernizar y actualizar los estatutos del partido, con el fin de ponerlo a tono con las nuevas exigencias de los últimos tiempos, de acuerdo con la modernidad informática, para que así pueda dar respuestas claras y oportunas a sus planes y programas de desarrollo.

Se encuentran tan obsoletos y desactualizados los estatutos del partido, que es hasta vergonzoso decir, que para tomar decisiones sus mismos directivos se pierden en el camino, de allí que administrativamente debe ser también todo un caos, puesto que no existe un ruta que oriente las políticas tomadas en el seno del directorio nacional. Esperamos que la tesorería del partido rinda cuentas claras puesto que ante semejante caos todo es previsible que ocurra.

Se tiene conocimiento también cómo convencionistas de varios departamentos, para poder asistir a la convención, lo tendrán que hacer por sus propios medios, puesto que los directorios regionales o no existen, o simplemente sus recursos se han esfumado, lo que es sumamente grave; valdría la pena que el señor veedor del partido, iniciara las indagaciones pertinentes con el fin de establecer responsabilidades y denunciar tan graves hechos ante los organismos competentes.

Hay que pensar en un conservatismo de cara al siglo XXl, modernizar sus estructuras y romper fronteras nacionales e internacionales, con el fin de ubicarlo como un partido de derechas, pensante e innovador, dueño de su propia ideología, con el fin de instruir a quienes se hagan elegir como sus voceros en las corporaciones legislativas, alcaldías y gobernaciones, estructuren planes y programas de desarrollo de conformidad con la doctrina conservadora.

Pero también hay que rescatar el conservatismo para que sea una respuesta clara al acuerdo de paz, por la cual clamamos todos los Colombianos, pero que infortunadamente de conformidad con nuestra ideología de ser un partido de: justicia y orden, no podemos menos que discrepar de varios de los puntos acordados primariamente, puesto que violan flagrantemente principios fundamentales dentro de nuestro Estado de Derecho.

Un conservatismo también para ejecutar planes y programas de desarrollo rural integrado, propuesto varias veces por nuestras columnas, propuestas que deben ir más allá de lo que son las exigencias de los pequeños y medianos productores, para el desarrollo de sus arduas faenas.

No olvidemos que nuestros campesinos son esencialmente de extracción conservadora, lamentablemente con las injusticias sociales que se vienen cometiendo en su contra desde siempre, a muchos les ha tocado abandonar sus predios para ingresar a las áreas urbanas, a fortalecer los cinturones de miseria, o muchas veces por física necesidad ingresar a los grupos que operan al margen de la Ley.

Un conservatismo para las juventudes, que ellas desde las mismas universidades, empiecen a ser los protagonistas de su propio futuro, que los señores congresistas que se encuentran atornillados en sus curules desde hace varias décadas, les cedan el paso, con el fin de mantener un partido joven y remozado, con ideas nuevas y de cara al futuro.

Un conservatismo para la mujer, para que sean ellas, las promotoras de planes y programas de desarrollo, que vivan dignamente en sus hogares como madres cabeza de familia, evitar que continúen siendo esclavas del servilismo y su dignidad de mujer muchas veces se vea ultrajada y pisoteada aún en sus propios hogares.

Finalmente un conservatismo que interprete el querer de la clase empresarial del país, sobre todo, cuando se empieza a debatir una nueva reforma tributaria, que cercena los más elementales derechos para construir empresas hacia el futuro.

Total, no podemos ser indiferentes a las difíciles situaciones del país, hay que actuar con dignidad, con altura y con grandeza, pero siempre dentro de los esquemas de principios y valores, factores del desarrollo social y del progreso, promulgado por las encíclicas papales, y de la maravillosa obra el “Esplendor de la verdad” del papa Juan Pablo II, hoy camino a la canonización.

urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.