Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/07/03 09:30

    ¡FARC: toda una mancha negra!

    Desde Colombia, la ignorancia y crueldad de las FARC, seguirá extendiéndose por todo el mundo como la mancha negra que permanecerá intacta en la mente de varias generaciones.

COMPARTIR

Con el debido respeto y con todo lo que viene sucediendo, el Gobierno del Presidente Santos, debe considerar muy seriamente levantarse de la mesa de negociación, -sin que se suspendan los diálogos-, pero, con el fin de construir en definitiva una agenda para lograr la paz tan anhelada por todos, puesto que la de los actuales momentos, no es más que un sofisma de distracción, que les está permitiendo a los facinerosos tomar aire, para rearmarse en contra de las buenas intenciones y nobles propósitos del Pueblo Colombiano, y la comunidad internacional.

La paloma de la paz que lleva el Señor Presidente en su solapa, está más agónica que el pájaro que aparece chamuscado de  petróleo, triste y meditabundo, con la mirada puesta en el infinito, con la incertidumbre de no saber, cual, va a ser su futuro frente a una guerrilla que todos los días que pasa genera más incertidumbre y desconfianza.

Masacrar nuestros recursos naturales en la forma en que lo están haciendo, no está permitido en ninguna guerra por cruel o justa que ella sea, los recursos naturales son bienes tan sagrados propiedad de todo ser viviente, que hay que aprender a conservarlos, y por criminal que sea un grupo subversivo o de delincuentes, han de saber que los conflictos se nutren esencialmente de ellos, que por duros que sean los enfrentamientos, hay normas internacionales que los protegen regulando su conservación, y que jamás debe atentarse para destruirlos como símbolo de venganza o retaliación, quienes así lo hacen, es porque son unos ignorantes en la lucha revolucionaria, puesto que no tienen sentido de pertenencia por los más elementales medios de supervivencia, como son los recursos naturales y todo tipo de especies vivientes que nos rodean.

En consecuencia y después de luchar tanto por conseguir la paz, lo único que nos queda es pedir a los gobiernos amigos, para que aunados esfuerzos, nos ayuden a deshacernos de esta plaga de criminales, que cuando hablan o prometen algo, llevan oculto el mensaje de la traición, el engaño y la mentira; en el discurso de la sinceridad y la gallardía que  se gastan en la mesa de diálogo, no es más que la repetición de la repetidera, pero en su sentir llevan inoculado el mensaje de querer apoderarse de las Instituciones democráticas legalmente constituidas.

Esta no será únicamente la mancha de petróleo de las FARC: con ella se seguirán recorriendo las regiones habitadas por humildes campesinos, que hoy lloran con sus familias la peor de sus tragedias; millones de ellos, por donde está pasando la mancha negra de las FARC, han reportado la pérdida de sus viviendas, cosechas y de sus animales domésticos, pero lo más triste, es la mortandad de peses de todas la especies, que han sucumbido bajo el fragor de la mancha negra de las FARC, y de la cual derivan su sustento millones de humildes pescadores artesanales.
Será también el manto negro de una guerrilla criminal, sin alma y sin sentido social, que a toda costa pretende arrodillarnos para que les pidamos clemencia y nos orillemos en los caminos de la democracia, conquistada con sangre y fuego a través de varios siglos de vida Republicana.

Perdurará también por décadas en las regiones que recorre la mancha negra del petróleo derramado adrede y criminalmente, que para eterna memoria se ocultará en la conciencia del Mundo, al mostrar desde esta Colombia inmortal un panorama desolador, con mortandad de aves, peses y todas las especies que no lograron huir con vida, de la ignorancia y la furia de los desalmados criminales de las FARC.

Las presentes y futuras generaciones tendrán como punto de referencia, la historia triste de unos desalmados que disfrazados de guerrilleros y proveídos de una filosofía criminal y mercantilista, masacraron el medio ambiente y dejaron a la deriva a millones de seres humanos, puesto que los cultivos y demás recursos para sobrevivir también fueron masacrados en forma aleve, cobarde y criminal.  

En consecuencia, ante tanta infamia, todos debemos gritar al unísono para que el Señor Presidente de la República, se levante de la mesa de negociación, y empiece a aplicarles la Ley como debe ser a tan desalmados criminales, no se justifica que después de varios intentos fallidos por conseguir la paz, al final de la contienda resulten faltando a la palabra empeñada de que “hay que conseguirla a  como de lugar”.
Consultados varios ciudadanos de bien: qué harían en estos momentos de incertidumbre con el proceso de paz, en caso de que pertenecieran a la comisión de diálogo del Gobierno, varios de ellos respondieron: ante tanto engaño y mentira, no se sentirían capaces de sentarse frente a unos criminales que ya prácticamente han perdido toda la confianza del Pueblo Colombiano y de la comunidad internacional, y que preferirían no asistir más, o renunciar a tan alto honor, puesto que lo mas insensato es negociar con alguien que no cumple su palabra, que en el día a día de las negociaciones sacan a relucir ingratas sorpresas, que sin ningún rubor las van esgrimiendo con un grado de cinismo tal, que colocan a sus interlocutores en estado de inferioridad e indefensión.

El País conoce muy bien, las capacidades intelectuales y morales de los negociadores del Gobierno, pero de allí a que las FARC les esté faltando al respeto con tantas veleidades y ambivalencias, es mejor que se sinceren y decidan con la anuencia del señor Presidente, suspender los diálogos, mientras se arma una nueva agenda de paz definitiva, la cual debe tener interlocutores válidos de parte de la guerrilla, puesto que como lo hemos dicho varias veces por esta columna: en la FARC no hay unidad de mando, y quienes la representan en la mesa de diálogo no tienen la capacidad suficiente para decidir.

ureilos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.