Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/05/01 09:00

    Glifosato: desplazamiento, destrucción y muerte

    Colombia es el único País que continua fumigando cultivos ilícitos con glifosato; por razones de desplazamiento, medio ambiente y salud; le va tocar cambiar de estrategia.

COMPARTIR

Es muy importante que las autoridades, especialmente, las encargadas de vigilancia y control de las fumigaciones aéreas con glifosato por aspersión, en compañía de la Defensoría del Pueblo y las universidades que han realizado investigaciones serias sobre el particular, en lugar de estar divagando, sobre si se suspenden o no, realizaran una visita, de investigación de campo abierto, con presencia de los lugareños que han sufrido las consecuencias, para que tomen determinaciones que sean concordantes con la realidad que se vive en dichas regiones.

El Gobierno, no puede por complacencia con ciertos sectores, continuar con las fumigaciones aéreas, considero que la advertencia que ha hecho la Organización Mundial de la Salud, O.M.S, y que nuestro Ministro de Salud, las ha acogido, es razón fundamental para que se vayan buscando alternativas diferentes a las que se han venido aplicando dese 1999, cuando el Gobierno de la época sin pleno conocimiento de causa empezó a aplicarlas, pero que en la fumigación que hiciera en la frontera con el Ecuador, sin permiso de su Presidente, le costó una demanda de quince millones de dólares.

No olvidemos que hace unos años el Consejo de Estado, produjo un fallo de última instancia prohibiendo las fumigaciones aéreas en los parques naturales, esta es  razón fundamental para aducir que con dicha providencia se mandó un mensaje muy claro al Gobierno en el sentido que el medio ambiente había que preservarlo.

Con mayor razón debemos entender que la vida de las personas no se puede poner en peligro y que es deber de las autoridades protegerla por encima de cualquier circunstancia, no hacerlo con esta advertencia, conllevaría a que en el futuro quienes sufran quebrantos de salud por culpa de las fumigaciones con glifosato, podrían pedir las indemnizaciones correspondientes, además el derecho a reclamar del Gobierno los daños que hayan sufrido sus cultivos.

Con el debido respeto por el señor procurador y el señor ministro de Defensa, sobre sus opiniones en la aspersión de los cultivos de coca con glifosato, parecería que tan altos funcionarios del Estado, no se han tomado la molestia de visitar y de escuchar a las personas que viven en los alrededores de los cultivos de coca, que cuando son fumigados mediante la aspersión con glifosato, tienen que huir de sus parcelas, o muchas veces abandonarlas para siempre, puesto que no solamente ponen en peligro su salud, sino también el medio ambiente que los rodea y los cultivos de pan coger son arrasados.

Si se visitan las regiones de Putumayo y Nariño, que han sido víctimas de la aspersión con glifosato, además de encontrar personas con problemas de salud, nos damos cuenta cómo muchas madres de familia que estando en embarazo, al recibir brisas de la aspersión sus criaturas que nacieron con problemas respiratorios, deformes o con problemas de crecimiento.

Existen estudios bastante preocupantes de varias universidades y organizaciones internacionales, que están en concordancia con la advertencia que hace la Organización Mundial de la Salud, que aunque en forma muy tímida y superficial no llega al meollo de asunto, sí es claro que la fumigación aérea además de costosa y poco efectiva, es perjudicial para la salud de sus moradores, el medio ambiente, pero lo más grave atenta contra la salud de las personas, en muchos casos causándoles la muerte.

Considero que estamos en mora de conocer un censo, de las personas fallecidas, entre ellas niños y madres gestantes, que han fallecido víctimas de las fumigaciones aéreas con glifosato, las autoridades de estos municipios deben proporcionar a los medios de comunicación esta información, puesto que no se justifica que se continúe cometiendo crimen de lesa humanidad contra familias inermes, que no tienen quien los represente ante los Poderes Centrales.

Pero es que además de ser poco efectiva la misión de fumigar mediante el sistema de aspersión aérea con glifosato, es demasiado costosa. Según estudios realizados, el precio de fumigar una hectárea es de US$72.000 y hay que hacerlo 30 veces para que el cultivo empiece a marchitarse si es que no está protegido por los narcotraficantes con otras contra- fumigaciones que ponen en entredicho el trabajo de la aspersión.

Estudios basados en un informe de investigación satelital, apoyados por la ONU, la oficina de la Casa Blanca para el control antidrogas, dan cuenta de que debido a las problemáticas sociales que se están presentando con las fumigaciones con glifosato, sumado a los altos costos y los pobres resultados, no es conveniente que Colombia continúe aplicando este sistema, y que en consecuencia, si bien no se debe bajar la guardia, debe buscar otras alternativas que no generen tanta problemática social y sobre todo deserción escolar en los departamentos del Putumayo y de Nariño.

Sobre este tema que en la actualidad es la noticia del día, valdría la pena que el Gobierno conociera todos los estudios que se han realizados al respecto, y se dará cuenta de que en su totalidad son coincidentes con las problemáticas sociales y medioambientales que se están presentando en los sitios de fumigación.

Es preocupante que los poderes del Estado se encuentren divididos, lamentablemente con la vocería de algunos funcionarios del alto Gobierno, que prefieren las problemáticas sociales a darles solución, porque valga decirlo, muchos de ellos especialmente en los cuerpos legislativos de las zonas afectadas guardan intereses políticos y económicos a costa del progreso de sus regiones y la salud de sus habitantes.

Llevamos más de 15 años con esta práctica, valdría la pena que se evaluaran los resultados con el fin de tomar conciencia y tomar las determinaciones más aconsejables, con pleno conocimiento de causa.

urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.