Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/04/10 10:39

    La Ley de garantías debe conservarse

    Si no se le pone freno a la Ley de Garantías, en los meses previos a las elecciones del 25 de octubre, serán millones las compras de votos para elegir.

COMPARTIR

Pretender acabar con la única defensa que tenemos los Colombianos para medio blindar las elecciones de toda laya de delincuentes incrustados en las administraciones regionales y municipales, no deja de ser un abuso de poder, pero lo más grave propuesto por el Jefe de Estado.

Menos mal que el señor procurador una vez más en ejercicio de su plena autoridad, coadyuvado por el presidente del congreso y la bancada parlamentaria del Centro Democrático, se opusieron a semejante exabrupto, y el proyecto al parecer ya fue retirado de la agenda Legislativa.

La majestad de las autoridades regionales: gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles, depende de la transparencia de los votos que depositan los ciudadanos en las urnas, mas no, de quienes se hacen elegir comprando la conciencia de los electores, tanto los unos como los otros, incurren en el delito de fraude electoral, que lamentablemente en Colombia, no pasa de ser una advertencia y una burla para el sano ejercicio de la Democracia.

Esperamos que el Señor Presidente de la República, si es que piensa impulsar su bancada de Unidad Gubernamental, lo haga en franca lid con los demás partidos y movimientos políticos, mas no acudiendo a las argucias gubernamentales y abuso de poder, eliminando la Ley de Garantías Electorales, para dar paso a una orgía de auxilios camuflados de obras sociales que finalmente se pierden en los laberintos de los corruptores electorales.

Un nuevo hito se apunta el señor Procurador General de la Nación, al advertir al presidente Santos, sobre el abuso de poder, que pretende cometer, al querer levantar la Ley de Garantías electorales a menos de siete meses de los comicios del 25 de Octubre.

Si analizamos el fondo del asunto, deducimos que el presidente Santos, quiere cometer el mismo abuso con su reelección, al colocar el presupuesto nacional asignado mediante la Ley de Regalías a los Departamentos y Municipios, para ser ejecutados en obras de desarrollo., a merced de los llamados “mermelados”.

Fueron muchas las críticas que se levantaron sobre este abuso, que lamentablemente ninguno de los entes de control se ha pronunciado sobre las investigaciones que han debido realizarse, puesto que la tal reelección presidencial lleva el sello implícito de las astronómicas sumas que se repartieron especialmente para la segunda vuelta, cuando el candidato reeleccionista empezó a verla gris con su contendor del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga.

El país todavía no sale de su asombro, al ver cómo ilustres desconocidos resultaron elegidos: senadores y sepresentantes, sin antes haber hecho ninguna carrera política, pero que merced a la sumisión y obediencia que rindieron al primer mandatario para su reelección, cumplieron su tarea al pie de la letra siguiendo sus instrucciones.

Lo más grave es que las obras que supuestamente se iban a desarrollar con tales presupuestos asignados a la topa tolondra sin ninguna consulta con las comunidades, en su mayoría duermen el sueño de los justos, valdría la pena que los organismos de control, especialmente la Contraloría, iniciara una investigación sobre este particular, todos los colombianos estamos esperando y confiamos que el actual contralor,- si es que está cumpliendo con su deber-, de un momento a otro nos dé a conocer sus resultados.

La advertencia que hizo el Jefe de Ministerio Público, coadyuvada con la del Presidente del Senado y el aplauso de la mayoría de los colombianos, es totalmente válida, la Contraloría General de la Nación, deberá tener muy en cuenta estas posiciones antes de proceder a avalar las cuentas durante el período que rige la Ley de Garantías Electorales, puesto que todo indica que el Congreso de la República no alcanzará a darle trámite legislativo.

Si no se le pone freno a la Ley de Garantías Electorales, en los meses previos a las elecciones del 25 de octubre, serán millones las compras de votos para elegir: alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles; desde luego que asistiremos una vez más a unas elecciones espurias, en las que la conciencia ciudadana se verá amordazada por la compra de votos, gracias al poder económico de los gamonales de turno patrocinados desde los altos poderes del Estado.

Gracias a estas prácticas corruptas es que varios gobernadores, cientos de alcaldes, diputados y concejales, se encuentran desempeñando sus cargos en forma irregular, puesto que, lograron su objetivo por el camino de las prácticas corruptas, compra, trasteo de votos y otras aberraciones electorales muy propias de la corrupción que se practica desde las altas esferas del poder hasta llegar a las bases populares.
 
Aunque la Ley de Garantías Electorales no ha sido la panacea para frenar los abusos de poder, sí podemos testificar que de algo ha servido, y bien valdría la pena preservarla para los próximos comicios regionales, máxime cuando su posible abolición parte de la iniciativa del primer mandatario de los colombianos, que esperamos que si es presentada a consideración del Congreso de la República sea rechazada de plano.

Merced a todos estos abusos es que después de concluidos los comicios regionales, las demandas por corrupción electoral no se hacen esperar, son miles los procesos que se adelantan contra los elegidos, lamentablemente, con la morosidad de la justicia, es muy seguro que se vuelvan a reelegir.

Sobre este punto es muy importante que los ciudadanos nos preparemos y si realmente hemos adquirido madurez electoral, debemos votar por candidatos que aporten verdaderos planes y programas de desarrollo para nuestras regiones, y no por los charlatanes de siempre que lo único que buscan es enriquecerse con las necesidades de sus electores.

Son cientos los municipios y veredas que se encuentran desde hace varios años esperando les llegue el agua potable, puestos de salud, la electrificación a sus veredas, o las vías de penetración, pero que lamentablemente, es el discurso de toda campaña electoral. En muchas ocasiones los dineros se han apropiado pero los politiqueros de turno se los roban.

(*) urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.