Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/06/06 00:00

    Vergüenza y tristeza

    El científico colombiano Rodolfo Llinás cuestiona la indiferencia con la que ha sido tratado el tema del secuestro de los científicos colombianos en la Serranía del Perijá.

COMPARTIR

Es con gran tristeza que he leído en la revista Science, una de las más importantes y de mayor circulación mundo, del secuestro de Hermes Cuadros Villalobos y Diego Calderón Franco, así como el baquiano José Alberto Saurith que los acompañaba en su expedición a la Serranía del Perijá, cerca de la frontera con Venezuela. Ellos permanecen retenidos desde el 17 de abril.

Hermes Cuadros es biólogo de la Universidad del Valle, con maestría en sistemática vegetal de la Universidad Nacional, y está vinculado como docente e investigador en la Universidad del Atlántico desde 1994 en el área de botánica. Autor del libro Palos de Curramba sobre los árboles de Barranquilla y alrededores, fue director del Jardín Botánico de Cartagena durante varios años.

Diego Calderón es un joven ornitólogo, estudiante de octavo semestre de biología en la Universidad de Antioquia, y padece de diabetes crónica por lo que requiere la aplicación diaria de insulina y una dieta estricta.

Tales individuos como la gran mayoría de los científicos en Colombia, cuyo valor es poco reconocido o totalmente ignorado, constituyen una de las ramas profesionales más puras y más generosas del país. Los científicos en Colombia trabajan, sin excepción, en condiciones subóptimas no solamente en lo concerniente a equipos y salarios, pero además con respecto al reconocimiento que el país les da. Tal grupo social soporta, en compañía de los docentes, una de las labores más importantes para el futuro del país. Son ellos y ellas los que tienen la labor de convertir a Colombia en una sociedad basada en conocimiento. Sin ellos y ellas Colombia no tendrá futuro.

Qué vergüenza y qué tristeza. ¿Tiene el mundo científico extranjero que anunciar nuestros problemas locales para que actuemos?

*Director del departamento de fisiología y neurociencia, escuela de medicina, New York University
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.