Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2005/01/23 00:00

    Victoria pírrica

    Colombia tenía derecho de caerle a Granda. Sólo que en la impaciencia de Uribe nos brincamos las opciones que nos hubieran llevado a mejor puerto

COMPARTIR

El forcejeo, por supuesto, pasará, y es muy probable que gane Colombia. En el papel. Porque en los hechos la captura de Granda no será más que un autogol de Uribe ante las Farc.

Si algo distingue a Chávez, en efecto, es su arrancar y frenar, su escalar la retórica y recular en el instante final. Así lleva siete años lidiando con los gringos y con cuanto adversario se ha topado. Y no lo hace por simple capricho, sino porque su gobierno tiene que navegar entre dos aguas: la de un proyecto revolucionario de izquierda y la de un mundo donde manda Bush.

Esta ambigüedad se da también respecto de las Farc, o sea que Chávez tiene unas razones para perseguirla, otras para tolerarla y otras para cultivarla. En contra de las Farc tiene Chávez tres razones poderosas: sus crímenes dentro

de Venezuela, la amistad de Colombia

y el certificado de sanidad internacional. Luego vienen dos razones que desde siempre ha tenido Venezuela para abstenerse de pelear con las Farc; una es táctica y se resume en el principio 'no molesten y no los molestamos'; la otra es estratégica y consiste en que, dado el problema del golfo, a Venezuela le sirve que

el Ejército de Colombia esté ocupado. Por último, con Chávez hay dos razones para querer la amistad de las Farc: la simpatía 'bolivariana' y el riesgo de una invasión gringa.

En este balance complejo y delicado, la captura de Granda fue, por decir lo menos, mal planeada. Primero porque en realidad 'el canciller' es un pájaro menor, y segundo porque Colombia se fue por la directa: no se contratan cazarrecompensas en el ejército del país vecino, menos aun cuando el Presidente de éste tiene motivos para temer jugadas de la CIA.

Colombia estaba en el derecho de caerle a Granda porque es un criminal. Sólo que, en la impaciencia y el efectismo propios del presidente Uribe, nos brincamos las dos opciones previas que nos hubieran llevado a mejor puerto. Hablemos para esto de tres 'modelos' posibles en materia de policía transnacional: el legal, el de guardar apariencias y el de actuar bajo cuerda.

- En el modelo 'legal' se invocan los tratados (Interpol, extradición) y se presiona al otro hasta que

actúe. Bajo esta opción seguramente Granda estaría libre, pero Colombia tendría un caso realmente sólido

ante la ONU y América Latina, lo cual apuntaría hacia un remedio serio y

duradero.

- En el segundo modelo hay el acuerdo de realizar la operación clandestina, pero un Estado se declara ofendido, el otro da excusas vagas y entre los dos entierran el asunto. Es una práctica común en todas partes, fue lo que hicieron Colombia y Ecuador con 'Trinidad' y es lo que muchos creímos al principio que habían hecho Uribe y Chávez esta vez.

- El tercer modelo se reserva para golpes de máxima importancia (tipo, digamos,

Eichmann o Somoza) o para el caso de un 'régimen hostil' (es lo que hacen día a día la CIA o la Mossad). Algo por ende que Uribe ha debido emplear si se tratara de caerle a 'Tirofijo', o si en lugar de Uribe fuera Bush o Sharon.

Al afirmar que Venezuela "da albergue a terroristas" (enero 16), Colombia oficializa el argumento del régimen hostil; y al invocar las resoluciones que la ONU y la OEA adoptaron a raíz del 9/11, Uribe está apelando a la doctrina Bush. Por eso llevamos las de ganar -en el papel-. Pero al plantear la cosa 'por las

malas', Colombia debilita su acción contra las Farc:

- Primero, porque la poca voluntad de ayuda que tuviera la Guardia Nacional ahora se irá -calladamente- al suelo. Agarramos a Granda, pero los 1.200 kilómetros de frontera que son la retaguardia de las Farc se volverán de hecho más porosos.

- Segundo, porque las Farc lograron cierto avance político en el país vecino: Granda es cuestión de 'soberanía', Uribe quedó de amigo de los enemigos de Chávez, y si la guerrilla tiene medio dedo de frente, dejará de delinquir en Venezuela.

- Tercero, porque jugar a las malas no depende de nosotros sino de Estados Unidos. Pero resulta que entre Chávez y Bush hay muchos otros pleitos (los MiG, la droga, Cuba.) y que los gringos en cualquier momento nos dejarán colgando de la brocha (por cuenta, por ejemplo, del petróleo).

Colombia pues ganó para perder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.