Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/06/13 00:00

    Votos por derechos ¿quién se le mide?

    ¿Alguien les ha preguntado a los candidatos a la Alcaldía de Bogotá qué tienen para ofrecerles a las personas con discapacidad?

COMPARTIR

Aunque muchos no se enteraron, porque este no es el tema que más vende en los medios de comunicación, hace algunas semanas Colombia se convirtió en el país número 100 en ratificar la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD). Eso significa no sólo que el país quede bien internacionalmente por reconocer los DDHH de las Personas con Discapacidad (PCD), sino también, y más importante, que decidió obligarse a ver con otros ojos a esta población.

¿Cuál de los candidatos se le medirá entonces a cumplir con la Convención haciendo propuestas que beneficien a las PCD? Por supuesto la relevancia de la CDPD no se limita a su potencial electoral; sin embargo, desde la lógica de las votaciones, no es irrelevante el número de personas a las que potencialmente podría interesar cierto tipo de propuesta de campaña. Menos aun cuando se trata de un grupo relativamente más organizado que otros, y que perfectamente puede votar por quien en verdad se interese por sus derechos.

Aunque existen divergencias grandes entre los distintos registros, el número de PCD en Bogotá para 2005, de acuerdo con el censo de ese mismo año, fue de poco más de 330 mil. De haberse mantenido la proporción, para 2011 habría en la ciudad cerca de 370 mil PCD. Sin embargo, estadísticas extraoficiales aseguran que el número es mucho mayor.

Para todas esas personas, el respeto y la garantía de algunos de sus derechos depende, en gran medida, del manejo que dé a ciertos temas la administración entrante. Es así como, las estrategias que adopte la nueva alcaldía en relación con al menos cuatro temas –movilidad y transporte, salud, educación y empleo-, resultarán esenciales para predecir las condiciones en las que se desarrollarán las vidas de las PCD en los próximos años.

Uno de los retos para la alcaldía es sin duda el de mejorar la movilidad y el transporte urbano. Además de discutir si se sigue adelante o no con el Proyecto de Metro para Bogotá, los candidatos tendrán que repensar de qué manera decisiones como la adjudicación del Sistema Integrado de Transporte Público –SITP- podrían armonizarse con la CDPD, que ordena que los sistemas de transporte sean accesibles. En el caso del SITP esto no parece claro, pues se estableció que el sistema contaría sólo con dos buses accesibles, de los 950 con los que funcionará en promedio cada zona. Me pregunto entonces ¿cuánto tendrá que esperar una PCD, en una de las zonas grandes como Usaquén, para que llegue el bus que le sirve?, ¡¿1 hora, 2, 3?!

Según el proyecto “Bogotá Cómo Vamos”, la ciudad ha alcanzado logros en las áreas de la salud y educación que se evidencian, por ejemplo, en la gratuidad de la educación y en la ampliación de la cobertura de salud. En esa medida, se esperaría que la administración entrante mantuviera lo alcanzado y continuara fortaleciendo estas áreas. Sin embargo, existen grandes brechas entre las condiciones de la generalidad de los ciudadanos y las de aquellos con alguna discapacidad. Mientras que el 96% de los primeros está afiliado al Sistema de Salud, sólo un 73% de los segundos lo está (según DANE y Min. Protección Social).

En relación con el empleo, la Convención dispone que las PCD deben contar con la posibilidad de trabajar en las mismas condiciones que las demás. Sin embargo, según el Registro de Personas con Discapacidad del DANE sólo una pequeña porción de los registrados a nivel nacional cuentan con empleo (el 15% frente a un 55% de tasa de ocupación nacional). De ese porcentaje la mayoría de hombres está empleada en actividades agrícolas, y de mujeres, en el sector de servicios. Estas cifras representan sin duda un reto para el próximo gobierno local, que debería no sólo buscar incrementar el porcentaje de PCD empleadas, sino también crear opciones laborales urbanas para ellos.

Pregunto de nuevo, ¿qué tienen para ofrecer los candidatos a la Alcaldía de Bogotá para las PCD?

* Investigadora del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad –DeJuSticia (www.dejusticia.org)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.