Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/01/09 00:00

    ¿Por quién votaste para la Alcaldía de Bogotá?

    La idea que venía imperando a favor de algunos sectores o políticas económicas se derrumban y en ese sentido para ellos su única identidad pierde validez.

COMPARTIR

La controversia que ha generado la decisión que tomó el procurador Ordóñez sobre el alcalde Petro, con el nivel de comentarios callejeros, clubes o reuniones, ha estado basada en gran medida sobre tabúes y mitos de toda clase.

Asumir un punto de vista en contra o a favor de una u otra posición en algunos casos depende del grupo de personas en donde se desarrolla la conversación. En este caso se pueden ver conductas de conveniencia pero sólo por evitar episodios de discusiones políticas más no por estar de acuerdo. 

También existen aquellos grupos donde pesa el constructo social en donde el tema cultural es muy importante y las tradiciones pesan más que la razón. Aquellos se sienten impulsados por el efecto rebaño. En otros términos se puede decir que hay ausencia de criterio en esa porción de la sociedad. 

Con respecto a este grupo es conveniente que sepan que aquí no se trata de estar de acuerdo por simple aceptación social sino que hay asuntos de mucho más fondo. Las verdades, mitos y tabúes que tal vez pueden estar asociados con la historia política, enseñanza que se engendra en el grupo familiar o grupo de amigos pesan más que una razón sobre un análisis técnico enfocado en la operación, el diseño de los contratos, la estructura de mercado y las finanzas del modelo de basuras. En estos casos es muy difícil cambiar una concepción octogenaria en unos pocos minutos. 

Decir si el voto fue a favor o en contra de Petro es otra de los temas que puede generar polémica. Por ejemplo, una pregunta muy usual: ¿tú por quién votaste?

Si respondes: Por Petro, es muy posible que te abran los ojos y te hagan una preguntan con sentido de exclamación: ¡¿Por Petro?! En este caso aquellos que hacen la preguntan y esperan una respuesta diferente sienten que la idea que venía imperando a favor de algunos sectores o políticas económicas se derrumban y en ese sentido para ellos su única identidad pierde validez. Algo así como no estar en facebook. Asimismo sienten que su escalón social puede estar amenazado. Pero están engañados porque no funciona con ese concepto.

También podemos encontrar análisis de opinión, realizados por algunos columnistas, donde presentan una interpretación positiva sobre la gestión de Petro, pero hacen la aclaración: ¡pero yo no vote por Petro! 

Lo más común es escuchar: “Petro es muy mal gerente”, “Petro improvisó”. Bueno, estas frases se han convertido en el “principal” argumento y casi que la única expresión que tienen personas como el Procurador para opinar sobre la gestión que ha hecho el alcalde Petro. Esas profundas frases se han ido pronunciando de boca en boca en algunos grupos sociales y la seguridad para repetirla se obtiene de imágenes que se han difundido en televisión a través de noticieros. Sin embargo, por los comentarios al parecer no se han percatado que las imágenes televisadas son presuntamente sobre los mismos sitios. En otras palabras, ¿cómo podemos saber si tres o cuatro puntos causaron un caos sanitario?

El contexto creó indicadores que llegan a la percepción. Por ejemplo, en los días previos a la fecha límite (18-12-12) se construyó la expectativa de la terminación del contrato con los operadores y la puesta en marcha del nuevo modelo como también se promulgó incredulidad sobre su eficiencia. Ellos apuntan en la misma dirección enfocada en un día. En este sentido al combinar imágenes, con expectativas y sumada la avalancha noticiosa, genera un efecto de rechazo en aquellos que nunca antes han escuchado alguna noticia o por lo menos no la recuerdan, relacionada con un caos en basuras. Así las cosas, resulta sorprendente e inadmisible.

Bien lo dice Robert Shiller, nobel en economía: “Nuestro sistema de atención es quijotesco y caprichoso”. También dice: “Las noticias suelen funcionar como disparadores de una cadena de eventos que modifican la opinión pública acerca del mercado”. Esta opinión en medio del gran desorden jurídico deja ver que se pueden confabular acciones que pueden llevar a un efecto perverso. 

Pero no sólo Shiller comenta sobre estos asuntos de la opinión pública. Sicólogos como Solomon Asch, Morton Deutsch y Harold Gerard en sus investigaciones encontraron que muchas personas actúan y opinan al creer que todos los demás no pueden estar equivocados. A lo anterior los sicólogos también le suman el efecto de autoridad y llegan a la conclusión que el ciudadano es propenso a creerle a la autoridad o a la mayoría aun cuando estén equivocados.

En este orden de ideas, el episodio Petro-Ordóñez, en mi parecer apenas comienza. ¿Hay una versión más avanzada del carrusel de la contratación?

*Magister en economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.