Martes, 2 de septiembre de 2014

| 2013/06/23 00:00

¡Welcome To Bogotá!

por Guillermo Rodríguez M.*

El jueves fue un agente de la DEA, hace dos meses un fotógrafo mexicano, mañana podemos ser cualquiera de nosotros

Con las condiciones actuales será difícil atraer nuevos turistas, decirles que son importantes y que tienen mucho que conocer, recorrer, comprar, negociar, compartir o aprender. Para que el próximo visitante no sea sorprendido por el hampón de turno o un asesino a media noche voy a sugerir el decálogo de la seguridad, al mejor estilo del alcalde Gustavo Petro, si ese que no le teme a la revocatoria y tampoco a las instituciones de control.

Para que se motiven a quedarse o a venir con más frecuencia a nuestra “pavimentada, decorosa, ordenada, limpia y moderna capital”. En este año, a través de los principales medios de comunicación hemos conocido la muerte de un mexicano y de dos estadounidenses, sin mencionar otros casos, a manos de hampones que hacen a sus anchas por las condiciones de seguridad de la capital. Para nadie es ya segura una ciudad en la que vale más un aparato celular que una vida humana.

Para que ciclo rutas si ya ni se tiene derecho y garantías para andar libremente en una bicicleta. ¡Qué vergüenza esta ciudad!, que triste imagen la que se llevan los extranjeros que pensaron que venir acá era un plan seguro, tranquilo y económico.

Triste decirlo que una ciudad con sus cerca de 8 millones de habitantes, esa que alguna vez fue llamada la Atenas Suramericana sea hoy para vergüenza de todos los Bogotanos una de las ciudades más inseguras del mundo para tomar un taxi, Bogotá no es segura, tranquila ni económica. No bastaba con los estándares de inseguridad que tiene cualquier metrópoli, no basto el caos vehicular, no basta que asesinen sacerdotes por un celular, no basta con la inseguridad que genera el microtráfico y la drogadicción que aquejan a tantos sectores de la capital, aquellos que respiraban ausencia de las mal llamadas ‘ollas’ pues hoy pululan por ese consumo inmesurado, y poco controlado, ese consumo que el burgomaestre de los capitalinos protege.

Bogotá una ciudad de contrastes, con cráteres en sus vías públicas que hacen apología a la Luna, condición que no se compadece con lo que pagamos en impuestos de vehículos y sobretasas a la gasolina, a ello sumemos las inmesuradas burbujas que aquejan a Bogotá la primera, la inmobiliaria ya usted puede encontrar en sectores pretenciosos apartamentos desde la módica suma de 2.000 millones al mejor estilo de Nueva York, los precios de los restaurantes no se compadecen con lo mejor de Washington o Paris, el costo de vida elevado, la burbuja de Bogotá toco hasta las estadísticas del alcalde en índices de criminalidad y seguridad. ¡Bogotá es más insegura que hace 15 años! Y eso el alcalde Petro no lo sabe.

Aquí el decálogo ‘Sálvese el que pueda’ (sugerido por Petro, el alcalde):

1. No use su equipo de celular en Bogotá. Advertencia: si va a caminar por la calle, déjelo en el hotel, en la cajilla de seguridad o sí puede por su propio bien, déjelo en el país de origen. Eso recomienda siempre al alcalde a todos los ciudadanos. Como quién dice, quede incomunicado y no dé papaya.

2. La administración Distrital no se hace responsable de sus pertenencias que deje en el hotel, mucho menos las que lleve consigo, relojes, cadenas, celulares, bicicletas. Advertencia, si puede mejor hospédese en la embajada de su país y resguárdese ahí.

3. Bogotá es linda, Bogotá es segura, pero también le ofrecemos planes turísticos que puede observar desde su residencia, por ejemplo Canal capital el canal de los Bogotanos, los del “m” les darán diatribas de lo que es Colombia, su sociedad, su clase política y su “maravilloso Alcalde”, Así ahorra dinero, evita un “costoso tour” por las selvas de Colombia como le paso hace unos días a dos ciudadanos españoles. Advertencia: sí va a viajar a Bogotá, será bajo su propio riesgo, evite ir a la zona rosa, al parque de la 93 o a Usaquén, solo recomendamos sitios afectos al alcalde, “Salsa Camaradas”, ‘Goce Bacano’ y ‘Quiebra Llanto’.

4. Deje a un tercero cercano la ubicación suya siempre, sus desplazamientos, a donde va y esté en permanente comunicación con sus familiares o amigos más cercanos, también con el botones de su hotel u hostal.

5. Si viene en bicicleta y la quiere mantener, déjela en el hotel o bien escondida, si le es posible manténgala con dispositivo de ubicación GPS. Advertencia: el alcalde Petro no se compromete a garantizar su seguridad.

6. Solo los bandidos pueden andar armados en Bogotá, ni piense en usar su derecho legítimo a la defensa.

7. No use efectivo, evite consumir y hacer compras, tal vez por ello pueda ser objeto de la delincuencia.

8. Si ve que hay un reten de taxis, no se asuste es el nuevo sistema “piloto” de la administración distrital que acudió a la cooperación de los taxistas, es que no todos son tan malos.

9. Si usa transmilenio o el sistema de transporte público lleve consigo algo más del dinero para el derecho a transportarse, tal vez ello pueda contribuir a salvar su vida, el hampa requiere aprender algo de su propiedad.

10. Siéntase cómodo en lugares públicos su intimidad no corre riesgo como su seguridad, si ve una cámara de vigilancia no se perturbe, ninguna sirve.

La lista podría ser interminable, las cuestiones a las autoridades también, el único derecho que tenia la gente decente en Bogotá era a su protección y derecho legitimo a defenderse en caso de un ataque injusto en manos criminales, ese derecho el Alcalde Petro lo quito al mejor estilo Petrista, (si como en las basuras), le dijo a los Bogotanos que aquí no se puede andar armado, como si los sicarios y fleteros sacaran salvoconducto para hacer sus ‘vueltas’.

Raro que un alcalde que hizo parte de un grupo armado ilegal no sepa que los delincuentes no andan con armas amparadas por la ley, claro que el ‘M’ las tuvo, las que se robo del cantón norte eso es lo más cerca que ha estado un delincuente a un arma amparada. Petro desconoce el derecho que le asiste a la gente decente a defenderse. También llama la atención que sus estrategias para persuadir y combatir a la criminalidad en Bogotá son nulas e inexistentes.

¿Cuál es la política para combatir el flagelo del fleteo en Bogotá? ¿Cuál es la política para combatir las mal llamadas ‘oficinas de cobros’ en Bogotá?

Alcalde así como usted se rajo en el manejo a la crisis de basuras, y en movilidad, también se está rajando en la implementación de políticas públicas que sean efectivas para combatir y neutralizar el crimen urbano. Los bogotanos no soportan tanta inseguridad.

El jueves fue un agente de la DEA, hace dos meses un fotógrafo mexicano, hace cerca de 18 meses un ciudadano ruso también por cuenta de un paseo millonario, mañana podemos ser cualquiera de nosotros. Por ahora lo único seguro que tenemos los Bogotanos es que su alcalde será revocado, y en eso el principal motor es la inseguridad ciudadana que aqueja a la capital.

., Gobierno Seguridad y Desarrollo, exmiembro del Directorio Nacional Conservador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×