Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/02/25 00:00

Ya arrancó la campaña

En la agenda pública se debe entrar en la discusión de lo que se avecina en términos electorales.

. Foto: .

Corren tiempos difíciles para la política. Existen pocos temas tan sensibles en la opinión como las campañas electorales. Quienes tengan sus aspiraciones inician  por estos tiempos a planear sus alianzas, avales y sobretodo el financiamiento.

En coyunturas como la electoral donde los asuntos económicos acrecientan y las cuentas públicas empiezan a moverse a todo motor, resulta difícil defender la noción respecto a que la democracia “cuesta” dinero y que el normal funcionamiento de las instituciones democráticas requieren legítimamente de financiamiento. 

La mayoría de las veces, el tema del financiamiento de las campañas políticas llega a la agenda publica de la mano de escándalos y denuncias. Sin embargo, precisamente para evitar esos sucesos que tanto afectan a la credibilidad de la política, los actores clave de la sociedad tales como la academia, instituciones públicas y organizaciones privadas deben entrar en la discusión real de lo que se avecina pero sobretodo de cómo prepararnos correctamente para la agenda política y electoral que llega.

El escenario que se avecina tiene particularidades, primero, vamos a estrenar nuevas reglas para las próximas elecciones debido a la implementación de la reforma política del 2011 y segundo, las últimas encuestas muestran como año tras año, los partidos políticos reciben la peor calificación en términos de confianza ciudadana en Colombia. No podemos acostumbrarnos a esta última caracterización en la que hemos asumido que la democracia puede sobrevivir sin grandes niveles de confianza de los ciudadanos en las instituciones políticas. Este tema es estructural y nos debe poner en la urgente tarea de iniciar a fondo la discusión. 

 A los partidos políticos les resta solo nueve meses para que dentro de este termino entreguen sus avales y tomen demás decisiones, por lo que se debe iniciar ya el proceso de acordar e impulsar las reglas y actuaciones más reales y apropiadas para la democracia en el país, bajo la elemental premisa que los partidos políticos son la correa de transmisión de la ciudadanía con el Estado debe ser el primero paso. 

La selección de las próximas candidaturas no puede ser atravesada por su viabilidad financiera sino por su contundencia programática e ideológica, asuntos que se deja para lo último y solo para los volantes. Los partidos, deben sacar a flote sus mejores cuadros políticos con los planteamientos sobre lo crucial, la economía, educación, infraestructura y transporte, las regiones y la paz por solo mencionar algunos. 

Los partidos son la vía o la piedra en el zapato para una mejor democracia en Colombia. Los intentos experimentales que se han hecho para reemplazarlos o para prescindir de ellos han sido fácilmente derrotados. Las sociedades que mejor funcionan son aquellas que mejores sistemas de partidos tienen, y al mismo tiempo, los mejores sistemas de partidos son el soporte de las mejores democracias.

Los fines deben ir ligados a los medios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×