Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/11/14 12:42

    La guerra en pleno París

    Inquietan las ocurrencias de la representante María Fernanda Cabal sobre los ataques en París.

COMPARTIR

La peste había sido derrotada y desde la terraza el doctor Bernard Rieux escuchaba los gritos de alegría y veía como los cohetes surcaban la noche. Su educación médica le indicaba que la alegría disfrutada en la ciudad estaría siempre amenazada. «Quizá llegue un día en que para desdicha y enseñanza de los hombres, la peste despierte sus ratas y las envíe a morir a una ciudad alegre», pensaba Rieux. El abnegado personaje creado por Albert Camus en La Peste tenía la razón: la alegría de París volvió a ser blanco de los ataques. El fútbol, el ocio y la música se tiñeron de sangre.

Los gobiernos europeos no tienen respuestas políticas frente a una situación cuya génesis se encuentra más allá de su espacio territorial: Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen y zonas del Sáhel. Solo hay respuestas militares. La mayoría de los ciudadanos europeos y los investigadores que observan con sangre fría la violencia yihadista son conscientes de que ésta no se resuelve con la sola militarización de las ciudades y el refuerzo de los controles en los accesos a Europa.

«La guerra en pleno París» titula el diario Le Figaro a propósito de la espantosa noche que sacudió a París. El Daesh (acrónimo en árabe del ISIS en inglés o Estado Islámico) ha extendido el campo de batalla hasta el corazón de Europa y consigue adeptos en los crecientes guetos de mayoría inmigrante. El Daesh coopta para sus propósitos a jóvenes nacidos dentro del sistema que viven en carne propia la exclusión y el ninguneo. La rebeldía y el resentimiento son explotados por el fanatismo y algunos jóvenes son llevados por los meandros de la violencia sin sentido. Películas francesas y laureadas tales como El Odio (Premio César 1995), Entre los muros (Palma de Oro 2008) o Dheepan (Palma de Oro 2015) son retratos de cómo transcurre la vida en el extrarradio de París, más conocido como «Banlieue», lugares donde ocurrieron los cruentos disturbios en 2005 y las replicas posteriores.

Europa continúa a la bartola. De cara a los reclamos de las multitudes europeas no se perciben soluciones a la vista. La crisis griega la resolvieron los banqueros acorralando al gobierno de Syriza y apretando los cinturones de la población más vulnerable. A la crisis migratoria oponen vallas con serpentinas cortantes y campamentos de desplazados en tierra de nadie. A los matreros ataques del Daesh en el continente responden con más bombardeos en Siria e Irak. No son pocos los analistas que se preguntan en dónde carajo están las ideas que consiguieron fundar de las cenizas de la Segunda Guerra a una Europa libre, pacífica y colmada de bienestar.

Son muchísimos los lazos que unen a Europa con América. A numerosos americanos nos importa lo que pasa en nuestro continente y lo que pasa en Europa. Nos importa el mundo. Nos tomamos con seriedad estos temas y más si estos envuelven la muerte de inocentes. Inquietan las ocurrencias -bromas las llaman los medios colombianos– de la representante María Fernanda Cabal sobre los ataques en París. Mientras que el presidente Hollande reúne la célula de crisis en un sótano de París y activa el Plan Rojo Alfa, creado para casos de ataques múltiples, una congresista colombiana banaliza el mal. Mientras los parisinos abrían las puertas de sus casas a los que no podían volver a las suyas, María Fernanda hacia «bromas».

Creo que la congresista María Fernanda Cabal es una víctima. Una víctima de su entorno político. Una víctima de cierta política colombiana que no parece tener escrúpulos. Una víctima de las facciones que siguen pregonando el odio y la impiedad. Víctima del mundo político colombiano que no tiene la menor idea de lo que pasa más allá de sus sedes políticas. Víctima de los medios de comunicación que toman las cosas a la ligera. Víctima de ella misma.

Recordamos a nuestros amigos y amigas residentes en París.

En twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: https://yezidarteta.wordpress.com/author/yezidarteta/

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.